Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Permitían visitas muy largas”, claman familias de fallecidos infectados en Jarrio

La plataforma “Salvemos Nuestro Hospital” documenta tres casos más de pacientes que ingresaron sin virus y murieron padeciendo covid-19

Hospital de Jarrio. | T. C.

Hospital de Jarrio. | T. C.

Las quejas de familias de pacientes ingresados en el Hospital Comarcal de Jarrio por dolencias ajenas al coronavirus, y entonces sin el virus, pero que finalmente resultaron fallecidos con covid-19 no deja de crecer. Las denuncias públicas se van acumulando y ahora otra familia relata su “duro” periplo. La fallecida, de 98 años y residente en el geriátrico Abhal de Luarca, ingresó el 14 de enero por un golpe en una pierna. “Entró con PCR negativo”, señala su hija. Estuvo hospitalizada en el centro coañés hasta el 27 de enero.

Justo un día antes le hicieron la prueba para operar y el resultado fue positivo. Finalmente, murió en el Hospital San Agustín de Avilés sin la compañía de ningún familiar y sedada. “Es decir, entró sin coronavirus y se murió no sé si a causa directa de la enfermedad covid-19, pero sí con un virus que no tenía”, dice su hija, quien asegura que la responsabilidad para frenar estos casos “es de todos”.

La mujer, con residencia en Navia, está muy preocupada con una parte de la gestión del centro hospitalario de Jarrio porque durante una temporada –en enero– se permitían “visitas de mucho tiempo”. Asimismo, detalla que se compartían habitaciones, “cuando son muy pequeñas”, y que en ellas permanecían los familiares de las dos personas ingresadas “durante mucho rato”. “Además, los pacientes son personas mayores que tal vez no se ponen bien la mascarilla”, señala la mujer, preocupada por la posibilidad de que se vuelva a repetir la misma situación.

La plataforma “Salvemos Nuestro Hospital”, que critica desde hace años la gestión del Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa) en este centro del Occidente, aseguró ayer que puede documentar al menos tres fallecimientos en estas mismas circunstancias. Este número se suma a los tres casos hechos públicos por este diario con los testimonios de las familias. A estas muertes se añaden otras situaciones “dramáticas”, dice la plataforma, para los familiares. Se trata de personas “mayores contagiadas en el centro” que ingresaron sin estar infectadas por el coronavirus y que fueron trasladadas, a la espera de ver cómo evoluciona su contagio, al Credine de Langreo. Al menos existen dos de estos casos. Pese a todo ello, la gerencia del hospital coañés consideró el pasado sábado que el brote original, que se localizó en el departamento de Cirugía del hospital, está controlado. También se ha hecho un nuevo cribado a todos los profesionales y todas las pruebas, siempre según la dirección del hospital, son negativas.

El centro sanitario ha endurecido también las medidas de seguridad. Se aplican protocolos más restrictivos para las visitas y se hacen pruebas para detectar la presencia del virus antes de dar el alta a pacientes y diez días después. Asimismo, el Sespa señaló ayer que el Hospital de Jarrio dispone desde el inicio de la pandemia de una zona de aislamiento para pacientes con coronavirus.

En las últimas semanas, fuentes médicas confirmaron un repunte de casos de covid-19 derivados al Hospital San Agustín de Avilés desde Jarrio.

Compartir el artículo

stats