Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ministerio de Educación pide ventilación cruzada "permanente" en las aulas escolares, más de lo que indica el Principado

El Gobierno revisa las instrucciones de protección frente al covid en los centros educativos y prioriza la ventilación natural antes que la mecánica o que los purificadores de aire

VENTILACIÓN EN LAS AULAS

El Ministerio de Educación ha revisado las instrucciones para establecer medidas de prevención, higiene y promoción de la salud frente al coronavirus en los centros escolares. Y lo ha hecho en base a las últimas evidencias, sobre todo en lo relativo a la dinámica de la transmisión por aerosoles, según se explica en la instrucción publicada este mes. Unas evidencias que, según los autores del documento, "hacen necesario reforzar algunas medidas existentes e incorporar otras nuevas" como es en el tema de la ventilación de los espacios.

El Ministerio sigue la línea del CSIC la misma que siguió Principado pero va más allá de lo que ha ido Asturias al determinar que los centros deberían tener "permanentemente" una ventilación cruzada de puertas y ventanas opuestas en cada sala. La explicación que se da desde el Ministerio para orientación de todas las comunidades es que la ventilación natural "es la opción preferente para favorecer la circulación de aire y garantizar un barrido eficaz por todo el espacio". También se señala que "es más recomendable repartir los puntos de apertura de puertas y ventanas que concentrar la apertura en un solo punto" y se especifica que, a falta de ventilación natural permanente se debe realizar con una frecuencia de "al menos durante 10-15 minutos al inicio y al final de la jornada, durante el recreo, y siempre que sea posible entre clases, garantizando además una buena ventilación en los pasillos".

El añadido textual del Ministerio

"Sobre la ventilación del centro: la nueva evidencia sobre la transmisión del SARS-CoV-2 por aerosoles hace necesario enfatizar la importancia de la ventilación y reforzar algunas recomendaciones relacionadas.

2.1. La ventilación natural es la opción preferente. Se recomienda ventilación cruzada, si es posible de forma permanente, con apertura de puertas y/o ventanas opuestas o al menos en lados diferentes de la sala, para favorecer la circulación de aire y garantizar un barrido eficaz por todo el espacio. Es más recomendable repartir los puntos de apertura de puertas y ventanas que concentrar la apertura en un solo punto. Se deberá ventilar con frecuencia las instalaciones del centro, a poder ser de manera permanente, o al menos durante 10-15 minutos al inicio y al final de la jornada, durante el recreo, y siempre que sea posible entre clases, garantizando además una buena ventilación en los pasillos; y con las medidas de prevención de accidentes necesarias. El tiempo de ventilación mencionado de 10-15 minutos es orientativo y debe adaptarse a las condiciones y características de cada aula. En situaciones de alta transmisión comunitaria de SARS-CoV2, se debe valorar la priorización de la ventilación natural por su efectividad en la prevención de la transmisión por encima de aspectos como las condiciones de temperatura y humedad necesarias para el confort térmico o a los requerimientos de eficiencia energética". 

En el caso de que la ventilación natural no fuera suficiente, el Ministerio se decanta por indicar, primero, "que se utilice ventilación forzada (mecánica), debiendo aumentarse el suministro de aire exterior y disminuir la fracción de aire recirculando al máximo". Y "únicamente si no es posible conseguir la ventilación adecuada mediante ventilación natural o mecánica, se podrían utilizar filtros o purificadores de aire (dotados con filtros HEPA)".

Las nuevas evidencias sobre la dispersión de aerosoles también lleva al Ministerio a incidir en los espacios de comedor. Sobre ellos dice que "puesto que son espacios en los que no se utiliza mascarilla en todo momento, es necesario reforzar las medidas de prevención, tanto la limitación del número de personas que comparten espacios interiores, como la distancia interpersonal y la ventilación". La indicación que se hace es que se sea riguroso en que sean espacio que "permitan la distancia interpersonal de al menos 1,5 metros, salvo en el caso de pertenecer a un mismo grupo de convivencia estable; que se asignen puestos fijos durante todo el año para el alumnado; y que se refuerce la posibilidad de utilizar las propias aulas para comer, de forma que se mantengan grupos de convivencia estable".

El Principado hizo a mediados de enero su propia revisión del tema de la ventilación de los colegios e institutos, sobre todo por la presión que venían ejerciendo las asociaciones de familias, y trasladó a los representantes del profesorado un documento con pautas de cómo ventilar las aulas para combatir el covid. En el documento regional no se obliga a tener las ventanas y las puertas de las clases permanentemente abiertas ya que los expertos regionales piden “ventilar al menos 15 minutos al principio y la final de la jornada (mañana o tarde), 5 minutos entre clases y durante todos los descansos, abriendo las ventanas y puertas durante el tiempo que se estime necesario según las características de cada espacio”.

Así se comporta la ventilación cruzada

La ventilación cruzada, consistente en la apertura de ventanas y puertas en lados opuestos de la habitación, es más efectiva que la apertura en un solo lado y por tanto preferible. En muy pocas ocasiones se alcanza la ventilación suficiente sin ventilación cruzada.

Otro escenario menos efectivo: ventanas abiertas, puertas cerradas

Los expertos del CSIC han presentado, para apoyo de las comunidades educativas, simulaciones de cómo puede llegar a variar la concentración de CO2, que es el elemento indicativo de la renovación del aire, según diferentes escenarios tipo que se pueden comprender en las siguientes simulaciones.

Otro escenario menos efectivo: todo cerrado (R1)

Otro escenario menos efectivo: puerta abierta (R2)

Otros escenario menos efectivo: puerta y ventanas abiertas (R3)

El escenario más efectivo: puerta y ventanas abiertas con ventilación cruzada (R4)

El documento insiste en que “solo se podrá optar por sistemas de filtrado de aire portátiles o purificadores”, como los que están comprando los padres de numerosos centros de Asturias para evitar que sus hijos pasen demasiado frío, “cuando no haya posibilidades de ventilación natural, ni forzada central o individual”. Por forzada central los especialistas entienden la “renovación de aire interior con aire exterior (mediante el uso, por ejemplo de un ventilador), o tomando aire del aula y sacándolo (por extracción)”. La ventilación forzada individual, por su parte, consiste en el uso de “sistemas que extraigan el aire interior y lo expulsen al exterior mientras introducen aire fresco en el sistema (climatización)”. La solución final, concluye el texto, puede ser “una combinación de opciones”.

Compartir el artículo

stats