Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reclaman desinfectar a fondo Medicina Interna de Jarrio al “seguir produciéndose contagios”

“Están exponiendo a pacientes y trabajadores, el bicho está en el hospital”, dicen fuentes sanitarias, que critican la “falta de información”

Hospital de Jarrio.

Hospital de Jarrio.

El malestar en torno al brote de covid-19 detectado en el hospital comarcal de Jarrio a principios de año no deja de crecer. Pese a que el sábado la gerencia del centro hospitalario de referencia para el Noroccidente dio por controlada la situación, fuentes sanitarias apuntan a que el problema sigue y se concentra ahora en el ala de Medicina Interna, donde reclaman medidas excepcionales por “seguir produciéndose contagios”, al menos la pasada semana.

“Están exponiendo la vida de los pacientes y de los trabajadores; no hay derecho”, apunta una de las fuentes consultadas por este periódico, que pide preservar su identidad. Eso sí, denuncia con contundencia la gravedad del caso: “Lo que está pasando es de juzgado de guardia, el bicho está en el hospital y nos estamos jugando la salud”.

Entre las medidas excepcionales que solicitan está vaciar la zona de Medicina Interna –ahora ocupada por pacientes– y contratar a una empresa especializada para una limpieza y desinfección a fondo y especializada. Además, se quejan de que siga habiendo dos pacientes por habitación y que, hasta hace nada, los profesionales llevaran una equipación propia de zonas limpias pese a estar detectándose casos.

Los responsables del área sanitaria explicaron el sábado que el brote surgió inicialmente en la planta de especialidades quirúrgicas, donde la situación se da por controlada al no registrarse nuevos casos desde hace 16 días. No obstante, sí que confirmaron la existencia de casos positivos –sin concretar el número– en la planta de especialidades médicas. Precisamente donde está el ala de Medicina Interna y donde ahora parece concentrarse el problema. “Si en cirugía fue un brote de unos cuantos, aquí salen día sí, día no”, apuntan las fuentes consultadas.

Cuando un paciente da positivo se le deriva a otro hospital, al no ser Jarrio centro de referencia para enfermos de covid. En concreto, los casos detectados en las últimas semanas se han derivado al hospital San Agustín, de Avilés, al Centro Neurológico Credine, de Langreo, y también, apuntan algunas fuentes, al antiguo hotel de Corvera habilitado para contagiados. El problema es que algunos pacientes reciben el alta y, aunque se marchan con una PCR negativa, días después dan positivo, lo que provoca contagios en el seno familiar. En este sentido, la gerencia de Jarrio indicó que, además de extremar las medidas de seguridad y restringir “aún más las visitas”, se ha reforzado la atención en estos domicilios, haciendo una segunda PCR a los diez días tras el alta. Según las denuncias de los familiares, algunos de los pacientes contagiados acabaron falleciendo. Hay fuentes que apuntan a cinco casos, tres de ellos del concejo de Valdés. Lo cierto es que entre la plantilla hospitalaria abunda el malestar por “la falta de información” por parte del Sespa respecto a la situación de Jarrio.

Compartir el artículo

stats