Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así será el acto más solemne de la Universidad de Oviedo por culpa del covid: sin abrazos, retransmitido y sin cambio de vestimenta

Villaverde, que tomará posesión como rector en una ceremonia minimizada por la pandemia, explicó hoy al Principado sus planes más urgentes

Por la izquierda, Humberto Rodríguez Solla, Cristina González, Borja Sánchez e Ignacio Villaverde, ayer durante la reunión en la sede de la consejería de Ciencia, Innovación y Universidad. | Luisma Murias

Por la izquierda, Humberto Rodríguez Solla, Cristina González, Borja Sánchez e Ignacio Villaverde, ayer durante la reunión en la sede de la consejería de Ciencia, Innovación y Universidad. | Luisma Murias Luisma Murias

El Principado y la Universidad no tienen “ni un minuto que perder”. Por eso, ayer mismo y antes de producirse el nombramiento oficial del nuevo rector –previsiblemente saldrá hoy en el Bopa–, se reunieron el consejero de Ciencia, Borja Sánchez, y el ganador de las elecciones universitarias, Ignacio Villaverde, con el objetivo de situar la institución académica “en el centro de la transformación social y económica de Asturias”. Fue una “primera toma de contacto”, en la que Villaverde también puso sobre la mesa la necesidad de reorganizar “de inmediato” la estructura administrativa de la Universidad, que es propia, según dijo, “de hace cien años”, y de acometer su transformación digital. Sin estos dos pasos, avanzó el nuevo rector, “casi el 90% de nuestros objetivos no los podremos alcanzar en el tiempo deseado”.

Por tanto, por ahí, por la renovación de su estructura administrativa y por la transformación digital, empezará Ignacio Villaverde a construir su modelo de Universidad. El constitucionalista se expandió más en el primero de los retos: “Tenemos la misma estructura organizativa que hace cien años; muy piramidal, muy jerarquizada, muy pensada para una administración pública que ya no existe”. Y para abordar los desafíos del siglo XXI, agregó, “necesitamos modificar esa estructura”. “Sería un error hacer un nuevo parcheo en la relación de puestos de trabajo. Lo que tenemos que hacer es cambiar el balón, el balón ya tiene tantos parches que no rueda”, remató. Villaverde también piensa en revisar el proyecto de presupuestos para este año –actualmente está prorrogado– y “adaptarlo” a la nueva estructura de rectorado.

Villaverde: “Tenemos la misma estructura organizativa que hace cien años; muy piramidal, muy jerarquizada, muy pensada para una administración pública que ya no existe”

decoration

Durante la reunión, que se alargó más de una hora, el Consejero insistió en que quiere que el Principado y la Universidad “vayan de la mano”. Por eso, vio “bien” la creación, en el esqueleto organizativo de Villaverde, de un nuevo vicerrectorado de Relaciones Institucionales y Coordinación, que buscará precisamente reforzar esa colaboración. El encargado de acometer esa tarea será el químico Humberto Rodríguez Solla, que ayer también estuvo presente en el encuentro junto a la directora general de Universidad, Cristina González.

Asimismo, Borja Sánchez sacó en la conversación una de las iniciativas tratadas esta semana en la conferencia sectorial de Política Digital, “en la que España puede ser líder y la Universidad de Oviedo tiene un grandísimo recorrido”: el humanismo tecnológico. El titular de Ciencia, Innovación y Universidad explicó que “esta ventana que se nos abre” consiste en “no olvidar que las personas están en el centro de cualquier acción tecnológica”. Es decir, detrás de la “automatización, de la robotización, de la inteligencia artificial...”. “Si ya están hablando de humanizar algoritmos y sabemos que eso va a llegar, tenemos que ir un paso adelante y posicionar a la Universidad en este sentido”, enfatizó. Sánchez insistió hasta en tres ocasiones, en una intervención de siete minutos ante los medios de comunicación, que la prioridad de su Gobierno es situar a la Universidad de Oviedo “en el centro de la transformación social y económica que va a abordar Asturias de la mano de las dos transiciones principales: la digital y la ecológica”.

El consejero Sánchez llama a aprovechar la vía del humanismo tecnológico: “Si ya están hablando de humanizar algoritmos y sabemos que eso va a llegar, tenemos que ir un paso adelante y posicionar a la Universidad en este sentido”

decoration

El Consejero cerró con el nuevo rector un calendario de reuniones, que incluirá “al menos una mensual” entre ambas instituciones. “Tanto a la Universidad como al Principado les interesa que vayamos de la mano con una estrategia común. Y lo primero que haremos es tener un documento escrito donde se plasme esa relación de colaboración, esa relación de respeto institucional, ese ir de la mano hacia las metas que plasmemos ahí”, concluyó Borja Sánchez, quien aclaró que el mismo espíritu reinó en el mandato de Santiago García Granda.

Un acto solemne sin abrazos ni cambios de vestimenta

El acto de toma de posesión de Ignacio Villaverde como nuevo rector de la Universidad de Oviedo, programado para este viernes a las 12.00 horas, será el menos numeroso de la historia como consecuencia de la pandemia. Habrá el tradicional cortejo académico, pero será muy reducido, solo reservado para Villaverde; el rector saliente, Santiago García Granda; miembros de ambos equipos, exrectores y el presidente del Principado, Adrián Barbón. La celebración tendrá lugar en el paraninfo del edificio histórico y habrá poca presencia de público, en contraste con lo que vivió García Granda el 16 de mayo de 2016.

Entonces, el ahora rector en funciones asumió su cargo en la biblioteca ante más de 150 doctores revestidos. Este viernes los invitados estarán en otra sala y la Universidad retransmitirá el acto en directo, a través de su canal de Youtube. A la ceremonia también asistirá el consejero de Ciencia, Borja Sánchez, y la directora general de Universidad, Cristina González. “Tendremos que alterar un poco el protocolo porque la toma de posesión siempre conllevó abrazos e imposición de atributos, y parece que no es lo más apropiado ahora”, manifestó ayer Villaverde. De hecho, el constitucionalista ya irá ataviado de rector –no llevará la toga roja de su área de conocimiento– para que no haya cambios de vestuario en pleno acto. Asimismo, el traspaso del bastón de mando y de la medalla se hará posándolos en una mesa.

Compartir el artículo

stats