Salud reforzó desde ayer el control de medidas anticovid en los comedores escolares de centros públicos, privados y concertados. Para ello, la Agencia de Seguridad Alimentaria, Sanidad Ambiental y Consumo ha incorporado a su plantilla a nueve profesionales más –siete veterinarios y dos farmacéuticos–, hasta alcanzar un total de 64 inspectores.

A los controles habituales relacionados con la seguridad alimentaria, se sumará la vigilancia de las medidas implantadas para evitar la transmisión del virus y, especialmente, las destinadas a garantizar una adecuada ventilación en comedores y aulas. Es en los comedores donde existe un mayor riesgo de contagio, ya que los niños se desprenden de sus mascarillas. Precisamente, las normas sobre ventilación cambiaron, al pedir Sanidad y Educación que se abran las puertas y ventanas de forma permanente, y no a ratos.