Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un tercio de los pacientes de covid en la UCI tienen menos de 60 años

La proliferación de la cepa británica del virus, explicación más plausible para el aumento de personas jóvenes en unidades de críticos

Personal de la UCI del HUCA en un box con un paciente infectado por el coronavirus. | Irma Collín

Personal de la UCI del HUCA en un box con un paciente infectado por el coronavirus. | Irma Collín

Esta información ha sido elaborada por: Myriam MANCISIDOR (Avilés), Sandra F. LOMBARDÍA (Gijón), Miguel Á. GUTIÉRREZ (Langreo) y Pablo ÁLVAREZ (Oviedo)

Que el covid no es una enfermedad exclusiva de personas mayores es conocido desde hace tiempo. Sin embargo, en esta tercera ola pandémica se está viendo con mayor nitidez esta realidad. También en Asturias. Un dato muy concreto: en torno a un 30 por ciento de los 124 pacientes que están ahora mismo en las unidades de cuidados intensivos (UCI) de los hospitales de la región tienen menos de 60 años.

¿Por qué esta proliferación de enfermos graves relativamente jóvenes? La respuesta de los médicos no es concluyente. Por el momento, la explicación que consideran más verosímil es la entrada en juego, desde el pasado mes de diciembre, de la cepa británica del coronavirus. No se la considera más agresiva en sí misma, que las variantes tradicionales del virus causante del covid, pero sí más contagiosa. Y existe consenso en que, desde su violenta irrupción en Asturias por Avilés y su comarca, ha tenido un singular impacto sobre las franjas de población más joven.

La edad media de los enfermos de covid ingresados en las UCI asturianas en esta tercera ola es de 63 o 64 años. “Por debajo de la registrada en los primeros compases de la pandemia” precisan los especialistas del Hospital San Agustín, de Avilés. La explicación, según los expertos avilesinos a pie de cama, estriba en el aumento de contagiados por la llamada “cepa británica”. Otra posible causa de que cada vez ingresen personas de menos edad en las UCI: el mayor control de los contagios entre los ancianos, incluyendo la vacunación en residencias. “Tal vez las personas mayores a las que les tenía que tocar ya les tocó, pero no hay estudios científicos al respecto”, manifestaba días atrás el jefe de la UCI avilesina, Manuel Valledor.

Hipertensión y sobrepeso

Como antecedentes, muchos de los nuevos pacientes sufren hipertensión y sobrepeso, que son los dos factores de riesgo más frecuentes para la UCI. En Avilés hay estos días 27 enfermos críticos por el nuevo coronavirus, de los que 8 (un 30 por ciento) son menores de 60 años. La previsión es que en los próximos días aumente el número de camas vacías en el San Agustín. Estaban mejor las cosas en las plantas de hospitalización, con 47 ingresados por covid, casi la mitad que hace una semana. Tanto es así que una de las cuatro plantas destinadas a estos pacientes –la quinta sur, concretamente– ya se ha cerrado.

En el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) también hay aproximadamente un 30 por ciento de menores de 60 años entre los pacientes de la UCI infectados de coronavirus. La jefa de este departamento, Dolores Escudero, no aprecia diferencias sustantivas de edad con relación a las olas anteriores, por lo que tampoco observa factores novedosos recientes. Según el responsable de Medicina Interna del HUCA, Álvaro González Franco, en términos generales, “el único factor diferencial de esta tercera ola respecto a las previas es la variante británica”. Eso sí, el doctor Franco matiza que habría que analizar con más detalle si realmente hay más infectados jóvenes en las unidades de críticos.

En el Hospital de Cabueñes, de Gijón, son menores de 60 años el 17 por ciento de los enfermos de coronavirus ingresados actualmente en las unidades de críticos. Un dato relevante: en su inmensa mayoría son varones.

Lo que tienen observado en el Hospital Valle del Nalón, de Riaño (Langreo), es que “ya en la segunda ola había más pacientes jóvenes en la UCI que en la primera”. Y añaden fuentes del centro que “la obesidad es uno de los rasgos comunes”. El hospital langreano tiene cinco camas de UCI con enfermos covid, de los que dos son menores de 60 años sin que consten patologías específicas previas que los hagan más vulnerables.

Compartir el artículo

stats