Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ni bendición en Ramos ni vigilias tras el toque de queda: la Iglesia asturiana ante la Semana Santa

La Diócesis asturiana recomienda una oración especial en Viernes Santo destinada a los enfermos de Covid y los sanitarios | Recomienda a las parroquias que desistan de retransmitir por redes sociales sus celebraciones litúrgicas

El Arzobispo, Jesús Sanz Montes, oficiando la misa de Ramos el pasado año en la Santa Cueva de Covadonga.

El Arzobispo, Jesús Sanz Montes, oficiando la misa de Ramos el pasado año en la Santa Cueva de Covadonga.

No habrá bendiciones el Domingo de Ramos ni podrán realizarse vigilias o actividades religiosas después del toque de queda. La Diócesis asturiana ha publicado las recomendaciones litúrgicas para esta Semana Santa, que volverá a estar marcada, al igual que la del año pasado, por la incidencia de la pandema de Covid-19.

Se trata de indicaciones “para evitar el exceso de una actuación que sería inadecuada como si nada estuviera pasando, o el defecto de una inanidad que nos dejaría sin celebrar debidamente el corazón de la liturgia cristiana”, señala el Arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, en un escrito dirigido a las parroquias.

Domingo de Ramos

Se omite la bendición de los Ramos. La lectura de la Pasión la hará un solo lector: en este caso el sacerdote que preside la Misa

Misa crismal (Martes Santo)

Se celebrará en la Catedral de Oviedo a las 11.00 de la mañana. En ella participarán el consejo episcopal, el cabildo de la Catedral, los Arciprestes, la permanente del Consejo Pastoral Diocesano y Seminarios, así como cuantos fieles quieran acudir, “hasta completar el aforo permitido en la Catedral”.

La Diócesis insta a los sacerdotes a que recojan los óleos bendecidos este año, dado que el año pasado no se celebró la Misa Crismal. Estos óleos serán trasladados a las parroquias por los arciprestes.

Jueves Santo

Se omite el lavatorio de los pies. Tras la comunión se omite la procesión del Santísimo, que podrá ser adorado por los fieles posteriormente. Allí donde se celebre una Hora Santa, “habrá que tener en cuenta el horario establecido por las autoridades civiles como “toque de queda”.

Viernes Santo

La adoración de la Santa Cruz se hará exclusivamente con el beso del sacerdote celebrante. El resto de fieles hará “un gesto de piedad hacia la Cruz desde sus sitios”.

Oración especial en Viernes Santo

La Diócesis sugiere la siguiente oración:

“Oremos también por los enfermos de la Covid-19, por todos los que están a su cuidado, por los profesionales de la sanidad, por los sacerdotes y voluntarios cristianos que trabajan en esta circunstancia por los demás, por los que están buscando una solución desde la ciencia a esta pandemia, por las fuerzas de seguridad, por los que han muerto, por sus familiares y amigos, para que el Señor, dueño de la vida y de la muerte sostenga nuestra esperanza y nos dé abundantemente su gracia”

Vigilia Pascual

Se suprime la bendición del fuego, se omite la procesión y las aclamaciones. La liturgia bautismal se limita a la renovación de las promesas, omitiendo la procesión a la pila bautismal y la aspersión. Allí donde se celebre el sacramento del Bautismo se preparará una fuente con agua solo para los bautizandos. Para el horario de la Vigilia Pascual téngase en cuenta la hora marcada por las autoridades civiles como “toque de queda”.

Retransmisión de celebraciones, solo la del Arzobispo.

La Diócesis recomienda que solo se retransmitan por redes sociales las celebraciones presididas por el Arzobispo. El año pasado se retransmitieron diversas celebraciones desde parroquias y “junto a los resultados positivos, también se han observado aspectos problemáticos”. En esta ocasión la Diócesis recomienda a los fieles que no puedan acudir a su templo que sigan las retransmisiones de las celebraciones de la Catedral, presididas por el propio Sanz Montes.

Compartir el artículo

stats