Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un año de pandemia en Asturias | Una joven con síntomas de coronavirus llegó al HUCA llorando: "Lo siento, lo siento"

Fue el primer caso sospechoso en Asturias

La joven con síntomas de coronavirus llegó al HUCA llorando: "Lo siento, lo siento"

La joven con síntomas de coronavirus llegó al HUCA llorando: "Lo siento, lo siento"

Andaba por Madrid, en unos días de asueto, el jefe del laboratorio de Virología del HUCA, Santiago Melón, cuando las noticias del coronavirus de origen chino empezaron a inquietarle. “Esto va a llegarnos”, pensó. Eran los primeros días de enero de 2020. Al regresar al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), Santiago Melón acordó con su equipo poner en marcha la tecnología necesaria para diagnosticar el virus de Wuhan en cuanto apareciera por estos lares. Al final, no solo nos llegó sino que, casi 14 meses después, el SARS-CoV-2 ha infectado a unos 43.200 asturianos y ha segado cerca de 2.100 vidas. Y los virólogos asturianos llevan realizadas unas 520.000 pruebas PCR para detectarlo. Esta es una de las historias que ha dejado este año imborrable para aquellos que lo han vivido y que se quedará marcado en su memoria en las décadas venideras.

“Lo siento...”

La pandemia de covid-19 penetró con fuerza en Europa a través de Italia. El 24 de febrero apareció la primera asturiana sospechosa de estar infectada: una avilesina de 25 años que fue trasladada al HUCA al presentar un cuadro catarral. Había estado en Venecia. Los sanitarios de emergencias médicas trasladaron desde Avilés hasta el Hospital Universitario Central de Asturias a una joven que presentaba síntomas compatibles con el coronavirus. Al parecer la chica que había estado en Venecia en los últimos días. La joven, de 25 años, había llegado por su propio pie a Urgencias. llorando y gritando: “Lo siento, lo siento”. Finalmente, se comprobó que no estaba infectada.

La joven presentaba un cuadro catarral según los facultativos. Una vez en el centro sanitario fue aislada en la zona de triaje de Urgencias y posteriormente trasladada en ambulancia al Hospital Universitario Central de Asturias, donde se realizarán los análisis de microbiología para confirmar si se trata o no de un caso de coronavirus.

En el entorno de las Urgencias hospitalarias, ningún otro paciente pareció darse cuenta de lo que estaba ocurriendo. "Normalidad absoluta", apuntaba un matrimonio desde la sala de espera. Los médicos, por su parte, insistían en el mensaje de tranquilidad: "La clínica es de cuadro infeccioso respiratorio. Puede ser cualquier cosa hasta que se confirme el coronavirus", aseguraron a preguntas de este diario. "Si todo el que viene de Italia con catarro va a ser caso sospechoso esto va a ser muy duro", aseguraban en círculos sanitarios.

Según el protocolo establecido por el Principado, un área de aislamiento del HUCA era el destino inicial de los pacientes de la región que presenten síntomas sospechosos de infección. La zona de aislamiento estaba emplazada en el servicio de Urgencias. Consistía en un box dotado con todo tipo de medios de soporte, equiparable al compartimento de una UVI. Fue habilitado tiempo atrás, con motivo del brote de ébola, y aún no estaba estrenado.

Un año ha pasado ya de ese momento. Ahora, la tercera ola del coronavirus parece estar acabándose en Asturias. Las medidas impuestas por el gobierno del Principado de Asturias han hecho efecto y cada vez hay menos contagios. Así lo dicen los datos del Observatorio de la Salud del Principado. Si bien los expertos epidemiólogos no se atreven a pronosticar cuándo acabará esta tercera tanda de contagios el modelo matemático del profesor de la Universidad de Oviedo Juan Luis Fernández permite dar una aproximación: la tercera ola acabará en marzo y la cuarta será menos intensa pero más larga. Fernández se atreve incluso en un artículo publicado en LA NUEVA ESPAÑA que puedes leer en este enlace a pronosticar el fin de la pesadilla. El coronavirus podría irse en julio dejándonos así disfrutar de un verano con una normalidad más parecida a la prepandémica .

A la hora de predecir el futuro hay varias claves que hay que tener en cuenta. La primera, obvio, las medidas restrictivas. Tal y como avanzó hace semanas LA NUEVA ESPAÑA (aquí lo puedes leer) el gobierno regional tiene previsto ir relajando prohibiciones pero con la mano firme. Es la denominada estrategia "cero covid" que siguen muchos gobiernos nacionales y que enfatiza la idea de que una vez controlados los contagios no se pueden cometer errores como los de Navidad: levantar demasiado la mano supone volver a la pesadilla.

Compartir el artículo

stats