Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

López Muñiz: “Los verdaderos superhéroes son esos héroes anónimos de la sanidad”

El decano de Medicina recoge el premio a la Facultad como “Asturiana del mes”, y Villaverde, en su primer acto como rector, la ensalza como “mascarón de proa de la Universidad”

La Facultad de Medicina, “Asturiana del mes” por su labor formando profesionales de la salud Amor Domínguez

Prólogo ilusionado y epílogo ilusionante. El primer acto público del nuevo rector de la Universidad de Oviedo, Ignacio Villaverde, coincidió ayer en LA NUEVA ESPAÑA con el cierre de las celebraciones por los 50 años de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud, representada por su decano, Alfonso López Muñiz, y su equipo. Un aniversario que fue el motivo principal, precisamente, por el que la Facultad fue galardonada como “Asturiana del mes” de septiembre, a lo que se añadía el papel esencial que tantos profesionales formados en ella tienen en la batalla contra el coronavirus, y a la concesión de la medalla de oro de Oviedo.

Villaverde, a las pocas horas de su toma de posesión, se sumó a los parabienes sobre la Facultad personificándolos en la figura de su decano –que forma parte de su equipo rectoral–, vívida representación de “lo que debe ser la Universidad y los universitarios”, alguien “moderado, trabajador, de gran tesón y paciencia, que nunca desfallece, que incluso en los peores momentos te dice: ‘Esto es fácil, no pasa nada’ ”. Y añadió: “Vuestra Facultad es el mascarón de proa de la Universidad, ya desde que Castelao diseñó esa maravilla de edificio que cuesta mucho mantener, no como la de Derecho, que parece Alcalá-Meco. Una Facultad que nos ha colocado en el mundo en muchas ocasiones”. “Cuesta trabajo encontrar personas, y honestas”, dijo el Rector, “personas como Alfonso, que siempre está al otro lado del teléfono y te da lo que necesites sin pedir nada a cambio. Pura generosidad”. Tiempo para la emoción: “Estoy orgulloso de tus años como decano, y de ser amigo tuyo”.

Por la izquierda, Pilar Mosteiro, Elías Delgado, Juan Argüelles, José Luis Llorente, José María López Muñiz (hermano del decano), Pilar Saiz, Juan Cobo, Gonzalo Martínez Peón, Alfonso López Muñiz, Ignacio Villaverde y Ángeles Rivero. | Irma Collín

Tras este preámbulo de elogios, Ángeles Rivero, subdirectora general de este periódico, y su director, Gonzalo Martínez Peón, procedieron a entregar los atributos del reconocimiento: portada del periódico que recoge la concesión de la distinción, una caricatura del premiado realizada por el dibujante Pablo García, y una estela discoidea diseñada ex profeso para este premio por el escultor José Manuel Legazpi. Rivero destacó que este 50.º aniversario pone de relieve la importancia de una cantera de “héroes anónimos que sostienen nuestra sanidad, justamente cuando nos enfrentamos a la mayor amenaza sanitaria que hemos vivido”.

López Muñiz recordó que antes de que empezara la pandemia ya había dicho que “los verdaderos superhéroes no era Superman o Iron Man, sino esos héroes anónimos de la Sanidad. Con mucho más motivo ahora. Héroes que, en muchos casos, no hubieran tenido medios para estudiar la carrera de no existir la Facultad en la región”. Y evocó aquella Asturias de escuálido nivel científico, donde las dificultades eran máximas, “pero se salió adelante, y ahora tenemos a miles de profesionales repartidos por todo el mundo ayudando a la gente”. También la década que lleva como decano fue dura: acreditar todos los grados, nuevos planes de estudio, adaptar un edificio a los nuevos tiempos (“integramos al estudiante de ocho de la mañana a ocho de la tarde, hace allí su vida”). Llegó entonces el momento de reposar y repasar los logros de esos 50 años y... la pandemia: “Noches sin dormir, las que queráis. Pasé la Semana Santa en la cama con la nueva programación. Un año complicado, pero no deja de ser un reto y es una alegría comprobar que hemos estado a la altura para afrontarlo”.

“Las celebraciones terminan hoy aquí, en nuestra tercera casa”

Alfonso López Muñiz destacó que el 50.º aniversario “acaba donde tenía que acabar: en LA NUEVA ESPAÑA. Nuestro último acto y el primero del Rector tras su toma de posesión por la mañana”, poniendo a este diario como testigo clave a la hora de contar la historia de la Facultad. Por eso había enseñado a Villaverde una portada de este periódico de hace 50 años: “Empiezan las clases de la Facultad de Medicina”. Tiró de humor para recordar que había en aquellos primeros momentos estudiantes noruegos y suecos, “y, claro, la foto recogió a la alumna sueca ‘tomando apuntes’ ”. El documento gráfico de ese momento fue esa portada de LA NUEVA ESPAÑA. De ahí que el decano y su equipo se sintieran ayer en su “tercera casa”, dejando constancia de ello con la entrega al periódico de la medalla conmemorativa de los 50 años. Fue justo en el Club Prensa Asturiana, donde, recordó, se produjo una curiosa anécdota en una conferencia suya en la Semana de la Ciencia, cuando un crío hizo “una muy buena pregunta, y cuando le preguntamos a él qué quería ser él de mayor, respondió... ‘¡Registrador de la propiedad!’ ” López Muñiz, “agradecido y emocionado”, concluyó: “No hay mejor forma de terminar el 50.º aniversario que en nuestra tercera casa”. Bienvenidos a ella.

Compartir el artículo

stats