Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El hospital de campaña de Gijón ultima su cierre tras bajar los ingresos

El Credine de Langreo, con una ocupación también mínima, asumirá los nuevos enfermos

En solo un mes, el hospital de campaña de Gijón y el centro del Credine de Langreo han pasado de registrar picos máximos de ocupación a respirar aliviados ahora con unos mínimos que ya han permitido a Salud estudiar el cierre provisional durante esta próxima semana uno de ellos, el gijonés. El recurso, ubicado en la sede habitual de la Feria de Muestras, ha dejado de asumir nuevos ingresos desde el pasado jueves y funcionaba ayer con 7 ingresados, que se prevé que podrán ser dados de alta en los próximos días. La idea, salvo novedad, será mantener la instalación, con las 144 camas de las que dispone, para evitar la saturación hospitalaria en caso de un repunte inesperado de ingresos. Hasta entonces, Salud empieza a volver sobre sus propios pasos y dejará de nuevo al Credine como centro de referencia para estos enfermos leves, que ayer también funcionaba con tranquilidad con otros 7 ingresados.

El hospital de campaña de la Feria de Muestras de Gijón se instaló en la primera ola, pero se quedó sin estrenar. Y en la segunda, pese a ser la más dramática registrada en esta pandemia, había saldado su balance con un máximo de 58 ingresados. Fue en noviembre, cuando Cabueñes seguía rozando el colapso y Salud tuvo que recurrir a la red sanitaria privada y concertada ante la falta de camas. La actual tercera ola, sin embargo, fue la que puso a prueba el complejo: a inicios de este mismo mes el hospital de campaña sumó más de 70 ingresados al mismo tiempo.

La buena evolución de los enfermos –el perfil suelen ser personas de edad avanzada, así que el recurso notó especialmente la efectividad de las vacunas–, sin embargo, derivó en un aluvión de altas en las últimas dos semanas. Ahora, el protocolo es de desescalada pero con cautela. El centro no asume ingresos desde el jueves y, suponen los profesionales, se quedará vacío antes del próximo viernes, pero se espera que se mantengan equipos mínimos de guardia por si se ve necesaria su reapertura. Los sanitarios piden prudencia y mantener la instalación hasta, aproximadamente, el mes de mayo.

Hasta entonces, y salvo novedad, será el Centro de Referencia para personas con Discapacidades Neurológicas (Credine) de Langreo el que asuma este perfil de enfermos. Ambos recursos llegaron a sumar más de 120 hospitalizados a la vez. Ahora, la cifra no llega los 15. Cabe mencionar que Salud utiliza también ahora el antiguo Hotel Kris de Corvera, un tercer recurso de apoyo que sirvió para atender a ancianos infectados en residencias en estado muy leve o asintomático.

Compartir el artículo

stats