Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los expertos reclaman usar ya la vacuna de AstraZeneca para mayores de 55 años

Los epidemiólogos y los virólogos piden “aprovechar todo lo que sirva para frenar el virus” y acelerar el ritmo de inmunización en Asturias

La vacunación del vecino más longevo de aller. Ricardo Luis Arias, que el próximo día 29 cumplirá 102 años, recibió ayer la segunda dosis de la vacuna en el centro de salud de Moreda. | | LEONCIO CAMPORRO

Epidemiólogos y virólogos lo tienen claro: la vacuna AstraZeneca también se puede administrar a los mayores de 55 años. Afirman que, al igual que las de Pfizer y Moderna, ha superado los ensayos clínicos y tiene el visto bueno de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), con lo que está testada tanto su fiabilidad como su efectividad. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, anunció ayer que mañana, viernes, se reunirá la Comisión de Salud Pública, en la que están representadas las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad, para valorar de nuevo si se da luz verde a la inoculación de la vacuna de AstraZeneca en personas de entre 55 y 65 años. “Haremos lo que recomienden los expertos”, añadió Darias.

Asturias es la segunda comunidad autónoma con mayor incidencia del covid-19, solo por detrás de Madrid, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad. Darias señaló ayer que España “ha entrado en una ralentización” del descenso de contagios en las últimas semanas, mientras que tres comunidades autónomas se encuentran en un “ligerísimo avance” de casos.

El consejero de Salud del Principado, Pablo Fernández, señaló, tras la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), que “la situación es preocupante” y que en el caso de Asturias está estabilizada, aunque hay ralentización en el descenso de casos y está relacionada directamente con la transmisión de la variante británica, que ya se está detrás de más del 90 por ciento de los positivos en el Principado. “Tenemos que intentar que la meseta en la que estamos se convierta en descenso para seguir vacunando” con el objetivo, además, de “incrementar el ritmo”. En Asturias, añadió el Consejero, más del 9 por ciento de la población ya ha recibido alguna vacuna, y casi el 5 por ciento ya ha completado las dos dosis para la inmunización.

Pablo Fernández no se refirió sin embargo a la vacuna de AstraZeneca, aunque varias comunidades autónomas, como Cataluña, Andalucía y Madrid, han pedido que se pueda inocular a mayores de 55 años.

España restringió la administración de esta profilaxis a personas de entre 18 y 55 años. Para ello se basó en que los ensayos clínicos de la fase III sólo habían aportado datos suficientes para los grupos etarios de 18 a 55 años. Alemania, por su parte, elevó el límite de edad a los 65 años y otros países adoptaron la misma decisión.

Un estudio realizado con más de un millón de personas inmunizadas con esa vacuna en Escocia concluyó que es igual de eficaz que las otras dos en todas las edades. La Agencia Europea del Medicamento ya la recomienda para todos los mayores de 18 años, y todos los países han rectificado su postura inicial, excepto España.

El epidemiólogo Pedro Arcos, con amplia experiencia en otras alarmas sanitarias, como el VIH y el ébola, entre otras, remarcó ayer que una vez que una vacuna se pone en el mercado “es porque cumple con todos los requisitos de seguridad y eficacia. Aquí se trata de acelerar el proceso de vacunación, y vacunar al mayor número de personas en el menor tiempo posible. En Asturias se están haciendo bien, y si tuviéramos más vacunas se podría vacunar a muchas más personas, porque además la población es muy receptiva y habría un elevadísimo grado de colaboración”.

El también epidemiólogo Daniel López Acuña, exdirector de Acción Sanitaria en Situaciones de Crisis de la Organización Mundial de la Salud (OMS), también se mostró partidario de eliminar el límite de los 55 años de edad para administrar la vacuna de AstraZeneca, una vez que tiene el visto bueno de la Agencia Europea del Medicamento y existe experiencia con cientos de miles de personas vacunadas en el Reino Unido.

Santiago Melón, jefe del Laboratorio de Virología del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), se manifestó igualmente favorable a que se inocule la vacuna de AstraZeneca. “Es igual de segura que las otras. Todo lo que esté validado, y que sirva para frenar la transmisión del virus, debe aprovecharse”, señaló.

Los expertos también coincidieron en que los efectos secundarios que se le adjudican a esta vacuna son idénticos a los que provocan las de Pfizer y Moderna. “Es importante que la población no se deje llevar por comentarios o estrategias de marketing. Se trata de acelerar el proceso de vacunación, que es lo importante”, señaló Arcos.

Compartir el artículo

stats