Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias, entre las comunidades que más usa la aplicación Radar Covid, pero ¿funciona?

La herramienta del Gobierno para controlar los contagios sólo ha llegado a un 17% de la población y los usuarios critican su mal funcionamiento: “No sirve para nada” | Un 6,5% de los asturianos utilizó la plataforma para comunicar un positivo

¿Funciona la app Radar Covid?

Un piloto rojo salta al desconectar el bluetooth del móvil. Dice “Notificaciones de exposición inactivas”. Es la aplicación del Gobierno para rastrear los contagios, llamada Radar Covid. Este es el único atisbo de vida en seis meses de una herramienta pensada para controlar al virus. Asturias es la segunda comunidad autónoma que más utiliza esta plataforma y la que más códigos pide para poder introducir infectados en la app. Pero, ¿sirve para algo? Varios análisis y estudios aseguran que podría ser útil, pero apuntan a su fracaso actual. 

Por poner un ejemplo: en cinco meses la plataforma registró 42.000 positivos. Sólo en un día, el jueves 21 de enero, en plena tercera ola, se registraron 44.357 casos en todo el país. Estas cifras no sorprenden si tenemos en cuenta que solo unos 7 millones de españoles han descargado la aplicación. Esto supone un 17% de la población y el Gobierno ya advirtió que necesitaba un 20% de acogida para comenzar a trabajar con ella de forma eficaz. A la falta de aceptación se suman los fallos en el sistema que denuncian los usuarios. 

“Yo intenté comunicar un positivo, allá por septiembre de 2020, y nadie me supo dar el código, ni los sanitarios del  rastreo, ni en mi centro de salud”, comenta una usuaria de la aplicación. El código es lo que hace que la aplicación funcione. La cosa va así: un positivo en covid debe notificarlo en Radar Covid mediante un código que garantiza su privacidad. Entonces la herramienta avisa a todas las personas que han pasado más de 15 minutos a menos de dos metros del infectado. Lo sabe por las señales de bluetooth del móvil. Sin código, no se puede notificar el positivo y la aplicación no sirve para nada. La casuística es muy variada. “Un contacto directo que tiene la app instalada, metió el código y nunca nos llegó el aviso de exposición a todos los que estuvimos en contacto”, comenta un usuario. Otra persona con fallos del estilo: “De vez en cuando entro para ver mi estado y cuál ha sido mi sorpresa cuando un día me encontré que he estado en contacto directo con un positivo y la aplicación no me ha notificado nada. Hoy sería el penúltimo día de cuarentena... “

¿Cómo funciona Radar Covid, la 'app' de rastreo del coronavirus?

¿Cómo funciona Radar Covid, la 'app' de rastreo del coronavirus? Agencia ATLAS

En el caso concreto de Asturias, 2.684 personas notificaron ser positivos en la aplicación desde su implantación, en septiembre de 2020. La región es la segunda comunidad autónoma, tras el País Vasco, que más usa la app para notificar positivos, lo ha hecho con el 6,5% de los asturianos que la tienen instalada y que ha pasado la enfermedad. Por otro lado, el Principado encabeza la lista de solicitud de códigos para introducir casos covid en la plataforma. Como curiosidad, el punto álgido del uso de Radar Covid en el Principado fue el 25 de enero, tras las Navidades y en plena tercera ola. 

¿Por qué no termina de funcionar? Un estudio publicado por la revista Nature, hace hincapié en lo útil que podría llegar a ser esta herramienta, pero admite que en la vida real no hay “evidencia de su efectividad”. Destacan que con las campañas de comunicación adecuadas podría tener una mayor penetración y, por tanto, utilidad. 

“El europeo es, por regla general, bastante reacio a entregar privacidad a cambio de lo que sea, aunque ese algo sea la seguridad sanitaria”

decoration

“¿Se hizo una buena campaña de marketing para concienciar a la sociedad de la importancia de utilizar Radar Covid?”. Esta es la pregunta que se hace el asturiano Pablo F. Iglesias, experto en seguridad informática y reputación online. Considera vital explicar a la población su uso para evitar “potenciales miedos infundados” sobre su privacidad o el robo de datos. “El europeo es, por regla general, bastante reacio a entregar privacidad a cambio de lo que sea, aunque ese algo sea la seguridad sanitaria”, apunta Iglesias. De hecho, la aplicación tampoco está funcionando en Italia o Alemania. Dentro de España, las diferencias de gestión de la pandemia en cada comunidad autónoma también han influido en la implantación de la plataforma y el reparto de códigos a juicio de Iglesias.

-¿Usted se ha descargado la aplicación?

-Yo era bastante crítico con el desarrollo de sistemas de "contact tracking" nativos en los sistemas operativos móviles. Aún con todo, entendía que era mi deber como ciudadano instalarla en mi teléfono, y por tanto lo hice en cuanto estuvo disponible. Llegué también a instalársela a mi madre. Al final acabé por borrarla hace cosa de un mes. En mi defensa diré que vivo en un pequeño pueblo con mi pareja y ambos teletrabajamos.  

Son muchas las personas que han optado por eliminar la aplicación. El resumen perfecto de la situación lo hace un persona en una reseña sobre la app: “A día de hoy, tras un año de pandemia, puedo decir que no sirve para nada, principalmente porque nadie la usa, no se promociona en ninguna parte y yo paso de seguir quemando la batería del móvil con el GPS y el bluetooth encendidos todo el día”. 

Compartir el artículo

stats