Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigan qué ocasionó el mortal reventón de una rueda en Aller: un accidente de soldadura, principal hipótesis

Una proyección que se incrustó en el neumático pudo provocar el fatal estallido que se cobró la vida de Josín Pérez, de 43 años, en Bello

Tragedia en Aller: fallece un hombre de 42 años al reventar la rueda de un remolque que estaba arreglando

La tarde empezó tranquila en la localidad allerana de Bello. Chema Díaz había salido ya del oficio religioso de Sábado Santo y estaba paseando apoyado en su bastón. Escuchó una “explosión muy fuerte”. Aún más atronadora la oyó su amigo Jaime López, vecino “de casi toda la vida” de la vivienda de fachada azul en la que se produjo.

Esa “explosión” que escucharon los vecinos fue el reventón de una rueda de un remolque que hirió de muerte a José María Pérez Lombraña, “Josín” o “Chechu” para los que le conocían y querían. Los hechos se están investigando, pero todo apunta a un fatídico accidente mientras estaba soldando en el bajo de la casa de sus suegros: una proyección de la soldadura pudo perforar el neumático y hacerlo estallar. La presión de la rueda rondaba los cuatro kilos, que se descargaron con estrépito sobre la parte superior del cuerpo de Lombraña. A sus 43 años, deja mujer y dos hijos.

“La explosión fue muy fuerte, supe que había pasado algo muy grave”, afirma Jaime López

decoration

Domingo de Pascua y el reloj pasa ya de las once. En otras circunstancias, Bello estaría lleno de vecinos paseando al sol, de risas y de chácharas. Pero, ayer, en esta localidad allerana había mucho silencio. Chema Díaz y Jaime López conversan con la mirada gacha y el gesto triste a la puerta de la casa del primero. Una vivienda bonita, de dos plantas, que está a escasos cincuenta metros de la casa de los suegros de Lombraña. López mira camino arriba, como si lo estuviera viendo: “Hace solo unos días que se paró aquí a hablar un poco conmigo. De lo de siempre, de que qué mal esto del coronavirus, de los nenos... de todo. Y ahora mira...”. “A ver, el estallido sonó muy fuerte... Y enseguida escuché a la suegra del chaval, que estaba dando gritos. Supe enseguida que había pasado algo grave, muy grave”, añadió el vecino.

Lombraña estaba solo en el garaje –en el bajo de la casa– cuando se produjeron los hechos. La investigación determinará exactamente lo que ocurrió. Rogelio Cuesta, presidente de la patronal del automóvil en Asturias, considera que la hipótesis más certera es que una proyección de la soldadura penetrara en el neumático. “Pudo hacerlo reventar en el acto. Eso es más probable que un reventón por el calor del soplete, por muy cerca de la rueda que estuviera”, señaló.

Rogelio Cuesta, presidente de la patronal del automóvil en Asturias, considera que la hipótesis más certera es que una proyección de la soldadura penetrara en el neumático: “Pudo hacerlo reventar en el acto"

decoration

A la explosión y a los gritos en la casa de fachada azul siguió la llegada de la UVI móvil: “Los sanitarios llegaron prontísimo. No tardaron ni quince minutos, yo creo”. Para entonces, el pueblo ya se encontraba al tanto de lo que estaba ocurriendo y fueron muchos los vecinos que siguieron de cerca la maniobra del helicóptero del SEPA: “Llegó a aterrizar cerca de la casa, en una parcela que hay, pero le hicieron una seña y marchó. También llegaron dos patrullas de la Guardia Civil”, interviene Chema Ordóñez en la conversación. “El golpe tuvo que ser muy fuerte, qué mala suerte. Un chaval que era tan tan...”.

Tan familiar y tan bueno. Era lo que más repetían ayer por Bello. Tenía un trabajo que le gustaba, un matrimonio desde la juventud y dos hijos que eran su alegría. Un chico y una chica, de 17 y 15 años, respectivamente. Su familia política es muy apreciada en Bello y en el concejo. Especialmente su cuñado, muy conocido por su labor minera. José María Pérez Lombraña está siendo velado en el tanatorio Los Arenales (Oviedo). La celebración de la palabra será esta tarde, a las 16.15 horas. El adiós para José María Pérez Lombraña, “Josín”.

Compartir el artículo

stats