Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los cotos piden renovar el reglamento de la caza: “Está obsoleto, es del año 91”

“No vale con poner parches, hay que actualizar la norma”, dicen las sociedades, que instan al Principado a “implicarse económicamente”

Un cazador, con sus perros, durante una batida. | LNE

Un cazador, con sus perros, durante una batida. | LNE

Los cazadores asturianos reclaman un giro en la gestión de la caza. Quieren que el Principado reforme el reglamento actual, que está “obsoleto”, pues es del año 1991, y que se “implique económicamente” en la actividad. “La Administración se está ahorrando un montón de dinero; todo sale del bolsillo de los socios y el dinero no nos da”, afirmaron ayer representantes de unos treinta cotos de la región en una reunión telemática organizada por la asociación Fadovisa (Fundación para el Manejo, Desarrollo y Conservación de la Vida Silvestre y su Hábitat). Muchas sociedades –las del Noroccidente ya lo anunciaron– se plantarán ante Medio Rural y no renovarán este año la concesión de los cotos.

Al colectivo no le sirve el anuncio de la Consejería de que va a “flexibilizar” el pliego de condiciones y a eliminar uno de sus puntos más conflictivos: la exigencia de tener más de cien socios para gestionar un coto. Un cambio que obligaría al Principado a tocar el reglamento de caza y en el que, según señalaron fuentes de Medio Rural, ya están trabajando. “Hay que aprovechar y actuar en todos los aspectos lesivos. No vale con poner parches”, manifestaron los afectados en la reunión de ayer.

Las cuadrillas de toda Asturias demandan una norma “acorde al siglo XXI”, ya que la actual, del año 1991, ha quedado totalmente desfasada. La caza ya no es lo que era hace treinta años y el número de socios mengua temporada tras temporada. En la actualidad, no se superan las 11.000 licencias y la edad media de los aficionados es de 55 años. “Antes de hacer una adjudicación es básico que el reglamento se cambie. Necesitamos que los políticos se mojen”, pidieron.

¿Y qué cambios debería incluir, según los profesionales, esa actualización de la norma? Tres “básicos”: “corresponsabilidad en la contratación de personal, corresponsabilidad en los daños y que los cánones cinegéticos reviertan de verdad en la mejora de los cotos”. La situación económica de las asociaciones de cazadores, aseguran, es crítica. Y es por ello por lo que, aunque quieran, “no pueden” renovar la gestión de los cotos. Este año caduca la adjudicación de 28 de los 58 que hay en total en Asturias. Están en juego 318.107 hectáreas, casi el 30% del territorio regional, en las que la plaga del jabalí iría a más. Por ahora, las sociedades que gestionan 13 de estos cotos, en el Noroccidente, los dejarán por falta de implicación del Gobierno regional.

Los cazadores se quejan, en este sentido, de que la consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial les exija firmar la adjudicación de un coto por diez años, cuando “es imposible comprometerse a tanto tiempo” en la situación en la que se encuentran las sociedades. “Deberían de sacar concesiones anuales o bianuales, por lo menos hasta que aprueben una nueva norma”, dicen. La contratación de guardas es uno de los puntos que más les ahogan económicamente, junto a los daños. “Las condiciones laborales de los años 90 no tienen nada que ver con las actuales. Por lo que no tiene sentido mantener un reglamento que está anticuado”, comentan. Y si la normativa marco está obsoleta, el pliego de condiciones de adjudicación de cotos, que se apoya en ella, es “inviable”. “Los técnicos no pueden hacer nada si el político no cambia la norma. No se puede empezar la casa por el tejado”, denuncian. El colectivo reclama también un reglamento de daños.

Los detalles


  • El origen de la polémica. Este año caduca la adjudicación para que las sociedades de cazadores gestionen 28 de los 58 cotos que existen en la región. El pliego de condiciones propuesto por el Principado para actualizar esa gestión genera malestar en el colectivo, pues aseguran que cada vez son menos socios (y por lo tanto, tienen menos dinero) y cada vez tienen que pagar más. Como consecuencia de ello, 13 cotos del Noroccidente se quedarán sin gestión, y detrás de ellos podrían ir los restantes.
  • Las cesiones del Principado. Ante el levantamiento de los cazadores, la consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial ha prometido que “flexibilizará” las condiciones para acceder a la gestión de los cotos y eliminará la exigencia de tener como mínimo cien socios, especialmente sangrante para concejos con poca población. También ha anunciado que en breve concederá ayudas.
  • Las peticiones de los cazadores. A las cuadrillas no les vale lo anterior. Reclaman fundamentalmente que el Principado les ayude económicamente en la contratación de personal y en hacer frente a los daños. Y para ello urgen actualizar el reglamento. 

Compartir el artículo

stats