Con una mezcla de ilusión y enfado los pescadores asturianos lanzarán este domingo sus cañas para capturar al rey de los ríos: el salmón. La temporada de pesca con muerte, que durará hasta el 15 de julio, llega con las aguas revueltas. La mayoría de sociedades rechazan las nuevas restricciones impuestas por la consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial. Destacan fundamentalmente tres: cada vez ponen más cotos, en las zonas libres el cupo baja a dos y prohíben la ninfa, un tipo de señuelo muy efectivo, durante el último mes (del 15 de junio al 15 de julio). Estas limitaciones suponen un “palo” para los ribereños, que sostienen que el Gobierno regional “no gestiona, sino que prohíbe”. Los ríos bajan más secos que llenos y todas las miradas están puestas en el cielo: “Hace falta que llueva”.

En concreto, Enrique Berrocal, presidente de la sociedad de pescadores Las Mestas del Narcea, afronta la temporada con “ilusión”, por “volver a los ríos”. Aunque general está en contra de las nuevas restricciones. Pone como ejemplo, el cambio de zona libre a coto de “La Cerezalina”, que es “donde más pescábamos”. “Supuestamente lo hacen para que no estemos amontonados. Pero si quitan terreno, más amontonados estaremos”, se queja. Berrocal tampoco comparte que solo dos de los cuatro ejemplares establecidos como cupo para toda la temporada puedan provenir de zonas libres. Esto se significa que solo quien tenga un coto –pescan tres, mientras que en las zonas libres pescan los que quieran– podrá llegar al límite máximo de cuatro ejemplares.

Berrocal asegura que el Nalón-Narcea está “guapísimo”, sin embargo, añade que “sería conveniente que lloviera”. “Ahora mismo el río tenía que estar alegre y está más bien seco. No hay mucha diferencia a como lo encontramos en julio o agosto. Y esto no es bueno ni para el salmón, porque ejercemos más presión sobre él, ni para la pesca, porque todos nos concentraremos en las zonas bajas”, explica.

Antón Caldevilla, presidente de la sociedad de pescadores “El Esmerillón” del Sella, no oculta su enfado. “Empezamos la temporada muy cabreados con la administración. Este año, aunque haya los mismos salmones que en 2020, vamos a pescar 300 ejemplares menos como mínimo. Y eso es un palo para las riberas”, protesta. Caldevilla se refiere a la prohibición de usar ninfa a partir del 15 de junio. Pero los ribereños del Oriente están “molestos” por más cosas: las limitaciones en el cupo y los acotamientos. “El Cares es uno de los ríos que más cotos y menos zonas libres tiene. Pues ahora quitaron como área libre otra: ‘La Concha’”, critica.

Caldevilla reta al Gobierno autonómico a que “sea valiente” y “ quite la pesca ya”. Porque “lo que hacen no es gestionar, sino prohibir”. “Piensan que porque pesquemos menos, habrá más salmones. Y no; nosotros no tenemos la culpa de todo. Influyen muchos otros factores: el cambio climático, la contaminación, el cormorán, las lubinas...”, argumenta. La sociedad “El Esmerillón” tiene hoy 1.300 socios y prácticamente la mitad son de fuera. “Los traemos nosotros de otras comunidades; viene aquí con la familia y duermen y consumen aquí. Están matando a la gallina de los huevos de oro”, insiste Caldevilla. Al igual que el Nalón-Narcea, el Sella baja con poca agua “desde hace ocho o diez días”. Y así no podrán remontar los salmones. “Hace falta que llueva”, dice.

Emilio Fernández, presidente de la sociedad de pescadores “La Socala” del Esva, también es crítico con el Principado. “Esperábamos que mantuviesen la normativa de 2020, con restricciones ya fuertes. Pero no fue así. Ahora solo dejan pescar dos salmones en zonas libres. Eso es discriminatorio. ¿Qué hace la gente que no puede pagarse un coto?”, manifiesta. Más de lo mismo pasa con la prohibición de la ninfa. “Solo se podrá usar la mosca. Y hay muy pocos que sepan y muchos menos que sean efectivos. Cuando los salmones cada vez entran más tarde”, señala. Esto se traducirá en que este año se pescarán menos ejemplares y eso, en su opinión, puede utilizarlo la consejería para ahogar aún más al colectivo.

El Esva, que presenta “muy buen caudal”, se enfrenta a otro problema local, como es la escasa profundidad que hay bajo el puente del pozo Gabarrón, en el coto de Piedrablanca, a raíz de unas obras recientes. “Dejaron mucha anchura debajo del puente y el agua pasa con poca profundidad. Como no llueva, tememos que eso impida que los salmones suban”, indica.

Pablo Osendi, al frente de la asociación de pescadores “El Banzao” de Tineo, cree que es una “incógnita” lo que pasará esta temporada, aunque algún salmón ya se vio por el Esva. Osendi no entra mucho en detalles, pero sí que considera que las restricciones aplicadas a la ninfa son “excesivas”, pues es la técnica más utilizada.

Román Herrero, que lidera la asociación de pescadores Fuentes del Narcea, hace un análisis de la temporada opuesto al de sus compañeros. Ve “razonable” prohibir la ninfa durante el mes final, puesto que el objetivo debe ser “conservar el mayor número de salmones”, y también opina que está “bien” los recortes en el cupo. Es más, dice que desde su punto de vista “se están sacrificando más ejemplares de los que se deberían”, en referencia al Narcea, que atraviesa una “crisis”. “Hay que hacer compatible la pesca con la conservación”, opina.

Herrero pone el foco en este río, cuyos cotos “despiertan poco interés” por las escasas capturas que da. “El año pasado salieron más salmones en tres días en ‘La Cerezalina’, en el Nalón, que en toda la temporada en los cinco cotos del Narcea. Está claro que algo se ha hecho mal durante estos veinte años y ya hemos exigido a la Consejería que elabore un plan de gestión”, comenta.

Cuatro pujadores para el campanu de Asturias


La subasta del campanu de Asturias, el primer salmón echado a tierra en la temporada de pesca tradicional, cuenta con cuatro pujadores inscritos para el próximo domingo 11 de abril en la que será la primera puja online de la historia debido a las restricciones de la crisis sanitaria del covid-19. Se trata de tres restaurantes de Salas, Oviedo y Cangas del Narcea y una empresa salense que pujarán por el ejemplar. Si bien, la dirección de la Feria del Salmón “Asturpesca-Capenastur” de Cornellana (Salas) continúa sondeando a posibles subasteros. Además, en la jornada del inicio de la temporada tradicional de la pesca del salmón en Asturias, el Ayuntamiento de Salas obsequiará al pescador del Campanu de Asturias con un trofeo y un equipo de pesca valorado en 1.000 euros. También disfrutará de un menú para dos personas en un restaurante de la localidad. Además, en los negocios hosteleros se ofrecerá durante todo el fin de semana elaboraciones en base al salmón en Salas y Cornellana.