Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La plantilla del IDEPA, preocupada porque la Agencia de Ciencia colisiona con su labor

El comité de empresa del instituto de promoción económica plantea varios interrogantes sobre la entidad que proyecta el Gobierno autonómico

Edificio de IDEPA.

Edificio de IDEPA. LNE

La plantilla del Instituto de Desarrollo Económico del Principado (IDEPA) ha expresado su preocupación porque las actividades propuestas para la nueva Agencia de de Ciencia e Innovación del Principado “colisionan” con su labor y funciones. Así lo ha transmitido el comité de empresa del IDEPA, que cuenta actualmente con medio centenar de trabajadores, en un escrito realizado sobre el anteproyecto de la ley autonómica para la creación de la citada agencia, que dependerá de la consejería de Ciencia e Innovación que dirige Borja Sánchez. En cambio, el IDEPA depende de la consejería de Industria, Empleo y Promoción Económica.

El comité de empresa del IDEPA, del que forman parte CSIF, UGT y CC OO, considera que algunas de las funciones que el anteproyecto de ley atribuye a la futura agencia de Ciencia e Innovación entran en duplicidad con las establecidas por ley autonómnica de 2002 del IDEPA, que establece entre sus fines, por ejemplo, el de “contribuir a la relación y coordinación entre la Administración del Principado de Asturias y los departamentos de investigación y desarrollo de productos y secciones de desarrollo empresarial de las empresas regionales públicas y privadas”. Fruto de la preocupación existente sobre la posible colisión de funciones, el sindicato CSIF ha solicitado una entrevista con el consejero de Ciencia, Borja Sánchez, para tratar este asunto, entre otros de su área de competencias.

En el programa de la FSA

La creación de la agencia de Ciencia e Innovación formaba parte del programa con el que la Federación Socialista Asturiana concurrió a las elecciones autonómicas de 2019 y fue precisamente una de las primeras propuestas que anunció Adrián Barbón en precampaña. Se trata también de un compromiso al que se ha referido en varias de susintervenciones el consejero de Ciencia, Borja Sánchez. Tanto el presidente del Principado como el el consejero tienen depositadas grandes expectativas en esta Agencia. En la declaración de intenciones del Ejecutivo autonómico precisamente se hace referencia a que la creación de este nuevo departamento persigue la sistematización y actualización del sistema preexistente para evitar “duplicidades, promoviendo la coordinación para fomentar y vertebrar las políticas de investigación y desarrollo tecnológico e innovación en la administración pública asturiana”.

“Un mensaje claro”

El comité de empresa del IDEPA entiende que “evitar la dispersión de los agentes de ciencia e innovación no pasa por omitir la existencia de organizaciones que ya prestan ese servicio y que podrían aglutinar los diferentes intereses sin necesidad de crear una nueva entidad”. También señala que la plantilla de esta empresa pública “está en contacto con las empresas, clusters, Centros Tecnológicos, grupos de investigación y administración” y que debería “recibir un mensaje claro sobre las implicaciones que esta Agencia tendrá en su trabajo” así como el esquema de colaboración previsto con la consejería de Industria, Empleo y Promoción Económica, que preside el IDEPA. Los representantes de la plantilla también preguntan en su escrito sobre el anteproyecto legislativo de la Agencia de Ciencia “si tiene sentido aislar la polítca de promoción empresaria de la I+D+i de las políticas de promoción de inversiones, internacionalización y atracción de nuevos negocios que desarrolla el IDEPA.

Los objetivos de la futura agencia regional


  • Respuesta a la dispersión. La creación de la Agencia de Ciencia e Innovación del Principado de Asturias trata de dar solución a la dispersión competencial existente articulando una adecuada organización administrativa más eficaz y eficiente que permita reordenar, reconstruir, fortalecer y financiar el sistema científico asturiano.
  • Retroceso de una década. El retroceso a nivel nacional en la I+I durante los últimos diez años, junto al efecto devastador de la pandemia en la economía, exigen la introducción de medidas contundentes, impulsadas desde el gobierno regional con el consenso de los agentes sociales y económicos, con el propio ecosistema científico tecnológico así como con la sociedad, para la reconstrucción y el fortalecimiento del sistema de ciencia e innovación.
  • El papel de la Administración. La clave para maximizar la eficacia de los fondos en la reconstrucción económica pasa por los mecanismos a través de los que se despliegan. Para ello toma relevancia contar con las herramientas capaces de absorber crédito destinado a la I+I provenientes, que deben acompañarse de reformas estructurales, centradas en las Administraciones Públicas.

Compartir el artículo

stats