Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“¿Podremos servir cenas?”: la pregunta de los hosteleros a Barbón ante su anuncio de ampliar horarios

Las medidas irán en consonancia con el retraso del toque de queda

"¿Podremos servir cenas?": Los hosteleros ven más contras que pros que las medidas que plantea el Principado Amor Domínguez

“Si no hay cenas hasta las 11 de la noche, las medidas ayudan, pero que sean rentables es otra cosa”, ha asegurado el presidente de la patronal de hostelería y turismo, Otea, José Luis Álvarez Almeida.

El anuncio del Gobierno de que ampliará a las 23.00 horas el inicio del toque de queda a partir del sábado ha generado inquietud entre los hosteleros. El Principado no ha concretado aún (prevé hacerlo hoy en una rueda de prensa de la consejería de Salud) cómo se aplicará la flexibilización de horarios a la hostelería, aunque el Presidente, Adrián Barbón, puso el foco en las terrazas principalmente. Sin embargo, si el cierre se amplía únicamente hasta las diez de la noche, los restaurantes consideran que tendrán poco margen para servir cenas, con lo que la flexibilización beneficiaría sobre todo a sidrerías y bares.

Álvarez Almeida ha considerado positivo el anuncio de ampliaciones de horarios y aforos, pero apuntó que los hosteleros querrían tener diálogo con el Gobierno para poder hacer previsiones a más largo plazo.

En este sentido, Almeida ha señalado: “Nos gustaría hablar de una desescalada con organización y tiempo, saber qué va a pasar a partir del 9 de mayo”, fecha en la que expira el estado de alarma, lo que supondría el fin del toque de queda y los cierres perimetrales. “Pienso, por ejemplo, en los establecimientos que organizan bodas: quien tenga una boda el 14 de mayo, ¿podrá hacerla de noche? Parece que no, pero eso debería estar previsto”, indicó Almeida, quien añadió además la proximidad de las Primeras Comuniones. “Las habrá en mayo. ¿Podremos poner mesas de seis, de ocho, de diez?”, apuntó. “Todo lo que sea una desescalada nos parece bien, pero creemos que debe abordarse de una manera más amplia que una mínima reunión sobre si en las terrazas podrán sentarse cuatro o seis o si nos dejarán abrir hasta las diez”, añadió el presidente de la patronal de la hostelería en Asturias.

Asturias relaja las medidas

Toque de queda

El toque de queda se amplía una hora, de 23.00 a 6.00 horas.

Ampliación horarios hostelería

Ajuste del horario de apertura de los bares y establecimientos hosteleros -con más tiempo de atención al público- al menos en lo que respecta a la ocupación de mesas y espacios en el exterior.

Reapertura de los establecimientos turísticos

Reapertura de los establecimientos turísticos.

“Abrir solo hasta las diez o diez y media puede incluso perjudicarnos porque el personal tendrá que trabajar más horas y no nos da tiempo a servir un turno de cenas. Nadie se sienta a cenar a las 8.”. Es la opinión de Diego Javita, de la sidrería ovetense de “El Bosque”, en Oviedo. Para que sean efectivos los cambios consideran más apropiado cerrar a las once o las doce de la noche. Sin embargo, sí ve positivo que se amplíe el límite de personas en una sola mesa.  

En Gascona, dicen los hosteleros, la ampliación del horario es vital porque “la gente viene a esta calle cuando sale de trabajar y de siete a ocho se entra en pánico y todo el mundo viene corriendo a tomar una sidra”, explica Alberto Álvarez, de la Pumarada.

Para los clientes cualquier rebaja de las restricciones es positiva para poder “salir un poco más”. “En este país vivimos de la hostelería y ya que este sector es un pilar de la economía hay que darle un respiro para que pueda vivir”, comenta Elena Rodríguez mientras toma algo en un local. 

Cautela entre los hosteleros de los diferentes concejos

Los hosteleros asturianos recibieron con cautela el anuncio del Gobierno de que relajará las restricciones ampliando el toque de queda y los horarios. Mientras que la medida se considera “un pasito hacia la normalidad”, las cuentas tampoco cuadran a algunos. En Oviedo los hosteleros de la zona de Gascona ven más contras que pros en los cambios anunciados por Barbón.

La incertidumbre reinó ayer también entre los hosteleros de la comarca avilesina ante la posibilidad de que se amplíe el horario pero también contrariados si cierran el interior de los establecimientos. No obstante esperan que los horarios de los establecimientos hosteleros comiencen a ampliarse. “Vamos pasito a pasito mejorando un poco pero lo pasamos y lo estamos pasando muy mal. Queda un mes para que termine el toque de queda, así que esperemos ir a mejor”, señaló Begoña Redondo, con un bar en Sabugo, en Avilés. 

En Gijón, Félix Marcos, portavoz de la plataforma Hostelería con Conciencia, resumía las medidas anunciadas ayer por el Principado con las mismas palabras que sus compañeros en otras zonas de Asturias. “Da la sensación de caos, porque no se han dejado las cosas claras”, afirma. “Cuando se habla de un sector tan importante como la hostelería asturiana, las medidas que se anuncian deben ser concisas y certeras, porque si no se genera incertidumbre”, apunta. Marcos confesó, como otros hosteleros de la ciudad, sentirse sorprendido por la ampliación horaria de las terrazas “cuando los casos están repuntando en varios lugares de Asturias”. “Tenemos que ser prudentes, porque no sabemos qué vamos a encontrarnos”, zanja el hostelero. 

Mateusz Adam Smietana regenta un establecimiento en el centro de Sama. Para él, la relajación de medidas anunciada por Barbón es insuficiente. “Lo suyo sería volver un poco a la normalidad, y para eso quitar el toque de queda es fundamental. No se puede mandar a la gente a las 10 o a las 11 a casa”, indica el hostelero. Lamenta que “son muchos meses que estamos trabajando casi al 40% de lo habitual, se acabó la noche, no hay cenas…”. Y añade que no solo el sector hostelero requiere ya de un retorno hacia una cierta normalidad: “Vale que se mantengan las mascarillas y la distancia, pero la gente necesita ya salir, ir a cenar, tomar una copa… Hay que dejar atrás el miedo”.

José Balmori, que regenta un restaurante en Llanes, celebra la noticia: “La mitad de este negocio es terraza; dos horas más de facturación supondrán que no tenga que echar o poner a media jornada a dos trabajadores”, subraya. Admite que “la Semana Santa fue muy mala” y considera que “lo bueno sería que anunciasen una flexibilización del aforo del interior”. A su juicio “la dicotomía entre salud y economía tiene que reflejarse en las dos caras, porque si la segunda tampoco habrá la primera”.

Compartir el artículo

stats