Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La futura Agencia de Ciencia asumirá el control de toda la política de investigación

El IDEPA, que gestiona algunos programas y cuya plantilla ve colisión con el nuevo organismo, se centrará en la promoción empresarial

Edificio de IDEPA.

Edificio de IDEPA. | LNE

El Gobierno regional quiere que el IDEPA (el Instituto de Desarrollo Económico del Principado de Asturias) se centre en las labores de promoción empresarial, mientras que toda la gestión de la investigación e innovación se centralice en la futura Agencia de Ciencia e Innovación, que el Principado creará por ley y cuyo proyecto regulador llegará próximamente a la Junta General. El Ejecutivo de Adrián Barbón tiene claro que la creación de agencia es una “prioridad” del mandato y que se impondrá pese a las “resistencias al cambio” en ciertos ámbitos de la administración.

La creación de la Agencia de Ciencia e Innovación ha despertado recelos entre la plantilla del IDEPA (dependiente de la consejería de Industria), que ve colisión con algunas de las tareas encomendadas por ley a este órgano de promoción. Sin embargo, el Ejecutivo considera que no habrá interferencia, pero que el mando sobre la investigación científica y el I+D+i en Asturias estará en manos de este nuevo organismo que impulsa la consejería de Ciencia, Innovación y Universidad.

La Agencia tendrá un carácter eminentemente administrativo y de coordinación, lo que no implica que deba asumir todas las líneas y programas de investigación existentes. Y tendrá una misión clave: agilizar y ordenar la concesión de becas y financiación para los investigadores.

El consejero de Ciencia, Borja Sánchez, recalcó ayer que la Agencia es “una herramienta fundamental e irrenunciable” y constituye uno de los objetivos de esta legislatura. “Trabajamos en su tramitación para que sea lo más rápida y ágil posible, aunque hay que recordar que se creará a través de una ley, con el procedimiento y tiempos que implica”, detalló el consejero.

Borja Sánchez no ve “ningún problema de duplicidad ni colisión con otros organismos”. El Consejero señaló que “justamente la creación de esta consejería hace necesario establecer un instrumento ágil que permita un desarrollo y un itinerario integrado de la política de investigación e innovación en los ámbitos de especialización identificados en la Estrategia de Especialización Inteligente, así como maximizar la transferencia de conocimiento al tejido productivo”.

La batuta en investigación

En otras palabras: el consejero de Ciencia quiere que la nueva Agencia acompañe todo el proceso de investigación e innovación en Asturias; será quien lleve la batuta de la ciencia que impulse el Principado, sin que ello signifique que deba tocar todos los instrumentos. “La consejería de Ciencia ha sido creada para garantizar el avance en las políticas de investigación e innovación, y para catalizar un incremento de la inversión”, destacó Borja Sánchez. “Para ello se potenciará la colaboración y coordinación con todos los organismos implicados en el sistema científico y tecnológico y en los ámbitos en los que se necesario”, añadió. Por tanto, se buscará tejer una red de colaboración y coordinación con instituciones como la Universidad de Oviedo, el Idepa, el Serida (Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario), la Finba (Fundación para la Investigación y la Innovación Biosanitaria de Asturias) o las agencias estatales (como el CSIC).

Borja Sánchez se fija en un modelo: el Consejo Europeo de Investigación, creado para sufragar la investigación e innovación en la Unión Europea.

La Universidad de Oviedo también respalda la creación de la Agencia de Ciencia e Innovación al ver en ella un instrumento que “podría ayudar a ordenar y coordinar el ecosistema científico asturiano, así como a trabajar desde la colaboración y no desde la competencia”, señalaron fuentes próximas al equipo rectoral de Ignacio Villaverde. La Universidad también cree que podría agilizar la gestión administrativa, lo que redundaría en el éxito de sus investigaciones.

Compartir el artículo

stats