Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Acaba el aislamiento de los geriátricos de Asturias, que vuelven a abrir sus puertas y sus admisiones

El Principado ha decidido normalizar los ingresos, permite más visitas y amplía las salidas y usos de espacios comunes en residencias de mayores

"¿Volveremos a poder jugar al parchís?": acaba el aislamiento en las residencias de mayores de Asturias Amor Domínguez

El Principado ha decidido que ya es momento de levantar el aislamiento protector al que se había sometido, por la pandemia, a las residencias de ancianos. La Consejera de Derechos Sociales y Bienestar, Melania Álvarez, ha indicado hoy que se han actualizado las medidas de seguridad frente a la covid-19 en las residencias de mayores para aliviar las restricciones en vigor. Así, a partir de mañana se permitirán más visitas, se ampliarán las salidas y el uso de espacios comunes y se retomarán los ingresos ordinarios.

La consejera de Derechos Sociales y Bienestar ha dicho que todas las medidas estarán, eso sí, vinculadas a las limitaciones surgidas de los niveles de riesgo de cada municipio. Asimismo, deberá ser actualizado una vez finalice el estado de alarma el próximo 9 de mayo. "Parece razonable que en municipios donde la incidencia del covid sea más elevada procedamos a tomar precauciones también en las residencias", añadió. Cómo serán esas restricciones en los casos especiales de municipios con algo riesgo de transmisión del virus serán detalles que se conocerán más adelante, dijo la Consejera.

“Tal y como nos comprometimos, sensibles a la durísima situación que han atravesado las personas residentes y sus familias durante los últimos meses y conscientes del positivo cambio que ha supuesto el proceso de vacunación en las residencias de Asturias, a partir de mañana los centros darán un paso más hacia la normalidad que tanto ansiamos”, ha asegurado Álvarez, que como expresión gráfica de normalidad dijo que "se va a poder volver a jugar al parchís en los centros".

El régimen de visitas de las personas residentes que no están en aislamiento se mantendrá con normalidad en todos los centros, si bien podrá modificarse en caso de que se detecten positivos por coronavirus.

Por otra parte, se permitirán las salidas al entorno del centro, organizadas de acuerdo con un criterio de precaución, y también salidas de fin de semana, que serán puntuales y sin pernocta. La medida, como queda dicho, podrá limitarse en caso de que el municipio se encuentre en situación de riesgo máximo por covid-19 (4+).

Las zonas comunes, salas de estar y de uso terapeútico, comedores y bibliotecas, entre otros espacios, recuperan su actividad habitual y solo se limitirán su utilización y aforo en caso de que se detecte algún contagio.

En cuanto a los ingresos, se normalizan los ordinarios y se exigirá a cada persona que solicite plaza una prueba PCR negativa realizada en un periodo no superior a 72 horas. En caso de que la persona no haya sido vacunada, tendrá que guardar aislamiento preventivo de 14 días y se le repetirá la PCR para comprobar el resultado negativo. 

Compartir el artículo

stats