Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los perceberos lloran al “amigo” Ramón Suárez, muerto en plena faena en Valdés

La mar se tiñe de luto por el mariscador de Luarca, de 62 años: “Era una persona tranquila, íntegra y muy noble; se le echará de menos”

Ramón Suárez Fernández, faenando al percebe. | Reproducción de D. Álvarez

Ramón Suárez Fernández, faenando al percebe. | Reproducción de D. Álvarez

Los compañeros del mariscador de Luarca Ramón Suárez Fernández, de 60 años y fallecido repentinamente el jueves por la mañana mientras faenaba en la playa valdesana de Chao, lo recuerdan con cariño destacando con especial interés que era muy querido y amigo de todo el mundo.

De hecho, hacen hincapié en que entre ellos solían referirse a él como “el amigo” por la entrañable forma que tenía de saludarles a diario cuando se encontraban: “¿Qué tal, amigo?”, les solía decir.

“Se le va echar en falta, todavía estamos todos afectados por su pérdida, pasando el mal trago”, reconocía su pesar el patrón mayor de la Cofradía de Pescadores Nuestra Señora del Rosario de Luarca, Manuel Jesús Iglesias, que recordó que este iba a ser para Ramón Suárez su último año dedicado al marisqueo, puesto que tenía previsto jubilarse.

Su compañero de trabajo, con el que salía durante toda la costera desde al menos los últimos cuatro años, Jacobo, asegura que era “una persona tranquila, era íntegro y muy noble, le gustaba hablar con todo el mundo y no era una persona que se enfadara”.

Ramón Suárez.

Ramón Suárez.

Reconoce que tenían “una buena conexión”, algo necesario para el trabajo que realizaban al percebe, que requiere tener confianza con el compañero para decidir conjuntamente el lugar donde ir a faenar cada día o cómo ir moviéndose y saltando de un piedra a otra en el desarrollo del trabajo. El destino quiso que Jacobo estuviera junto a Ramón Suárez cuando este se encontró indispuesto mientras faenaban. Asegura que vivir ese momento afecta aún más al recuerdo de su compañero de faena y amigo. No obstante, señala que “todo sería aún más duro si su muerte fuera debida a un accidente por culpa del mar”.

Ramón Suárez, de 60 años, perdió el conocimiento de forma repentina cuando faenaba en la playa Chao de Valdés, y todo indica que podría haber sufrido un infarto en ese momento.

La incredulidad se ha apoderado de sus amigos y todo el sector pesquero de la zona. Otro compañero, Jairo García, coincide en recordarlo como una persona “sencilla, alegre y muy tranquilo, nunca lo vi enfadado”. Rememora especialmente la alegría que le transmitía encontrarse con él: “Siempre saludaba con una sonrisa y te decía: “¿Qué tal, amigo?”, era muy querido entre todos los compañeros”.

La vinculación de Ramón Suárez al mar venía de su infancia, puesto que vivía en San Martín, un pueblo muy próximo a la costa.

“Vivía al lado del mar y comenzó a pescar con la caña y luego con un chalán ya empezó a hacerlo de forma más profesional, vinculándose así al mar”, señala Jacobo, que lo recuerda unido, prácticamente toda su vida, a la pesca y al marisqueo. Además, en los últimos años durante la época estival también se dedicaba a labores de rescate marítimo, siendo el patrón de una embarcación de salvamento en Luarca.

Su despedida tendrá lugar hoy sábado, a las cuatro de la tarde, en la iglesia parroquial de Santiago de Arriba.

Compartir el artículo

stats