Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las peticiones de ayuda a los comedores sociales casi se duplican con la pandemia

La Fundación Alimerka destina más de 190.000 euros a las cocinas económicas de la región

Delante, de izquierda a derecha, Natalia López, Luis Torres, Antonio Blanco y José García-Inés; detrás, Carlos Muñiz, sor Marisela Cueto (Asociación Gijonesa de Caridad), José Luis López (miembro de la junta directiva de la Cocina Económica de Oviedo) y sor Fernanda García (responsable del comedor de la Cocina Económica de Oviedo). | Miki López

Delante, de izquierda a derecha, Natalia López, Luis Torres, Antonio Blanco y José García-Inés; detrás, Carlos Muñiz, sor Marisela Cueto (Asociación Gijonesa de Caridad), José Luis López (miembro de la junta directiva de la Cocina Económica de Oviedo) y sor Fernanda García (responsable del comedor de la Cocina Económica de Oviedo). | Miki López

Las peticiones de ayuda a los comedores sociales de Asturias crecieron de forma alarmante en el último año, con motivo de la pandemia, y casi duplican las peticiones recibidas en situación “normal”. Los tres comedores sociales asturianos (cocinas económicas de Oviedo y Gijón y Amicos de Mieres) atienden a unas 700 personas de media diaria con comidas y cenas que ahora se entregan en packs para llevar.

Con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas más vulnerables a través de la alimentación, la Fundación Alimerka aumentará su apoyo a los comedores sociales durante 2021 mediante un nuevo programa con un presupuesto de más de 190.000 euros. Además de los tres comedores sociales asturianos, serán beneficiarios de esta nueva ayuda la Asociación Leonesa de la Caridad y los comedores de Cáritas Zamora y Atalaya Intercultural de Burgos.

Antonio Blanco , director de la Fundación Alimerka, se mostró preocupado por el incremento de demanda de ayudas, especialmente por parte de hombres “en riesgo de exclusión severa y familias que han caído en la pobreza por la pandemia”, tal como dijo en la presentación del nuevo proyecto, en la Cocina Económica de Oviedo. Blanco subrayó la importancia de esta aportación dadas las “dificultades de las entidades para ofrecer un menú equilibrado en estas circunstancias”, teniendo que elaborar bolsas individuales y bajo una incertidumbre económica que la Fundación quiere paliar. La intención de la Fundación Alimerka es que los comedores alcancen una estabilidad que les permita organizarse a largo plazo, sin depender tanto de donaciones puntuales, de manera que puedan contar con alimentos variados y saludables con los que componer menús mensuales equilibrados. Cada entidad dispondrá de una cuenta de cliente en Alimerka con un saldo mensual y puede ir realizando pedidos en función de sus necesidades. El presidente de la Cocina Económica de Oviedo, José García-Inés, agradeció la iniciativa y apuntó que su entidad ha registrado un importante incremento de demanda que cifró entre un 30% y un 40% más que antes de la crisis sanitaria, aunque, a su juicio, “la solidaridad de la gente también se ha incrementado”. El presidente de la Asociación Gijonesa de Caridad, Luis Torres, destacó la urgente necesidad de ayuda, que en su caso alcanza también otros servicios que prestan 40 trabajadores en plantilla y más de 100 voluntarios. “En Gijón atendíamos a unas 200 personas a diario; esa cifra ha caído hasta las 30, que son los que tienen verdadera necesidad. Son personas que no tienen siquiera alguien con quien hablar”, explicó. Carlos Muñiz, presidente de la Asociación Mierense de la Cocina Solidaria (Amicos), se mostró “muy orgulloso de tender esos puentes entre los que tenemos y los que no tienen nada” y calificó la situación de “muy preocupante”.

Los tres comedores de Asturias también reciben productos a través de “Alimentos sin Desperdicio”, la iniciativa que gestiona los excedentes de los supermercados. En el acto también participaron sor Marisela Cueto, responsable de la Asociación Gijonesa de la Caridad; sor Fernanda García y Florentino Menéndez, responsable del comedor y cocinero de la Cocina económica de Oviedo, y Natalia Pérez, trabajadora social de Amicos.

Compartir el artículo

stats