Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los que quedan a medias de AstraZeneca: confiados, pero ¿y ahora?

Los equipos de vacunación admiten que el nuevo criterio trastoca planes, pero no detiene el ritmo de inmunización

La vacunación con AstraZeneca se traslada al área de docencia del HUCA Irma Collín

Una información elaborada por M. MANCISIDOR / S. F. LOMBARDÍA / C. LAMUÑO / M. Á. G. / A. ILLESCAS / E. SAN ROMÁN

Confiados, convencidos de que el beneficio es mayor que el riesgo, pero sumidos en la incertidumbre. Así están los que ya han recibido la primera dosis de AstraZeneca y ahora permanecen en el limbo de la espera por la segunda, al quedar suspendida la vacunación en su rango de edad.

Le pasa a Diego Rúa Vicente, profesor de 31 años en el colegio Santo Tomás de Avilés. Ya cuando se produjo la primera suspensión cautelar de vacunaciones con AstraZeneca le pillaron casi con el brazo dispuesto para recibir la primera dosis. “En el colegio la tienen puesta los profesores de infantil y los de más de 55 años; todos están bien, aunque con incertidumbre sobre la segunda dosis”, explica. El docente avilesino asegura que no tiene “ningún miedo a ninguna vacuna poque es mejor eso que coger el covid”.

Confiada se muestra también Nieves Sanz, directora de las escuelas infantiles de Viesques y los Escolinos de Gijón. Recibió su primera dosis de AstraZeneca hace dos semanas: “Soy maestra, no médico, así que me voy a fiar de lo que me recomienden”. Lleva con humor todo el lío con las vacunaciones. A sus 58 años, suponía hace semanas que su turno tardaría, porque por entonces se vacunaba por debajo de los 55. “Y cuando cambiaron el criterio y me vacunaron, van y al poco la suspenden. Qué se le va a hacer. De nada me sirve tener miedo, porque trabajo en las aulas: estoy expuesta al Covid como lo puedo estar a la gripe o a un brote de piojos. Lo mejor es estar tranquila y tener cuidado”, defiende.

Datos de vacunación en Asturias

Datos a 07/04/2021

9,3% vacunados con dos dosis (pauta completada)
Total inmunizados: 95.081
Dosis entregadas Dosis administradas
342.625
Pfizer241.925
Moderna32.700
AstraZeneca68.000
272.976 79,7%

En un sinvivir se encuentra Esteba Díaz, residente en Pola de Siero y policía en el concejo desde hace 35 años. Ya sopló las 55 velas y le pusieron la primera dosis de AstraZeneca la semana pasada. De hecho, fue uno de los primeros del cuerpo de agentes municipales en recibir la inmunización, pero ahora siente que se queda “en el limbo”.

Una enfermera pone una dosis de AstraZeneca en Laviana.

Díaz recibió el pinchazo con esperanza y “sin efecto adverso alguno”, aunque cree que dadas las informaciones “debería aclararse la situación” El agente municipal debería ponerse la segunda dosis en el mes de julio, “pero, ¿ahora qué?”. Si le dieran a elegir, pediría recibir la segunda dosis también de AstraZeneca “y punto; s nos dijeran que es voluntario, lo haría”.

Precisamente esa pregunta, la repitieron ayer una y otra vez en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). “Se va a vacunar con AstraZeneca, ¿está de acuerdo?. Ayer, quienes reciben la vacuna británica en Oviedo ya no lo hacen con el resto de los vecinos en el “autovac” habilitado en el aparcamiento del hospital, sino que cuentan con un espacio específico en uno de los boxes del área de docencia.

Sentados, quienes reciben la vacuna, responden a preguntas: si han sufrido trasplantes, son pacientes oncológicos o están recibiendo diálisis. Algunos vecinos llegan con inquietud, otros con incertidumbre.

Fuentes del área sanitaria de Oviedo admiten que la suspensión de la vacuna británica para menores de sesenta ha sido “un mazazo” para los planes de vacunación, que ahora tendrán que rehacer. “Ha trastocado muchísimo, aunque la mayoría de los colectivos profesionales ya estaban casi finalizados”, explican, al tiempo que admiten que hay gente que rechaza la vacuna o no acude a la cita: “El otro día se devolvieron 25 viales de AstraZeneca, hubo cien personas que no se presentaron”.

Nieves Sanz, profesora en Gijón.

Nieves Sanz, profesora en Gijón.

El ritmo sigue, en cambio, en las Cuencas, donde “apenas se están poniendo reparos” a la aplicación de esta vacuna. “No me he enterado del pinchazo y de momento todo bien”, explica Juan García desde el ferial de Laviana, convertido en uno de los puntos de vacunación. Luisa Fernández, a la espera de recibir la inyección, se mostraba “algo inquieta, porque oyes muchas cosas, aunque todo el mundo que se ha puesto la vacuna no ha tenido problemas”. En el valle del Nalón hay puntos fijos en el ferial de Laviana, el polideportivo de El Entrego y la estación de autobuses de La Felguera. En el parque de Redes, las vacunaciones se efectúan en el centro de salud de Coballes, en Caso. En Mieres sigue funcionando el gran “vacunódromo” del ferial de Santullano, un gran recinto que centraliza a todos los vecinos de Mieres, Aller y Lena.

Tampoco en el área sanitaria del oriente de Asturias se prevén incidencias respecto al plan de vacunación, porque las dosis se están aplicando en el rango de edad en el que están autorizadas.

Expectación y tranquilidad, ese es el sentir entre los más 14.000 asturianos que aguardan saber qué pasará con su segunda dosis de AstraZeneca. Más ejemplos, los de cuatro docentes de Avilés y su comarca:

Rubén Velasco es el director del colegio de educación especial San Cristóbal, en Avilés. Hace semanas ya recibió la primera dosis y la segunda le correspondería hacia el 5 de junio. “Personalmente no tengo miedo. De acuerdo a los datos es más arriesgado no vacunarse que si”, dice el responsable del centro avilesino, que desconoce si la segunda dosis que recibirá será de la misa firma que la primera.

El policía local Esteban Díaz, de Pola de Siero, que espera a conocer qué pasará con su segunda dosis de vacuna. | A. I.

El policía local Esteban Díaz, de Pola de Siero, que espera a conocer qué pasará con su segunda dosis de vacuna. | A. I.

Alba Novel, de 27 años, también cuenta ya con la primera dosis de la AstraZeneca. Ejerce en el centro de educación infantil Sagrada Familia de Las Vegas (Corvera). Se la inocularon el pasado marzo. “Entonces me puse contenta e ilusionada, considero que es un paso más adelante para inmunizar a la población. Sí es cierto que tuve leves efectos secundarios, pero en ningún momento me llegué a preocupar. Confío plenamente en la vacuna”, señala la joven.

Iziar López, compañera de Novel, también ha recibido igualmente el primer pinchado de AstraZeneca. Como sus colegas, no duda: “Hay que confiar en los expertos. Confío plenamente en la vacuna y tenga ganas ya de recibir la segunda dosis”.

Sara Álvarez Pando también en profesora, y trabaja con los más pequeños. “Recibí la primera dosis y con la segunda estoy un poco a la expectativa. Creo que una sola dosis justo de ésta (AstraZeneca) que no llega al ochenta por ciento de efectividad es escaso para nosotros, que trabajamos con un colectivo para el que la mascarilla no es obligatoria”, señala.

Compartir el artículo

stats