Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El campanu se resiste en un Narcea guapo pero sin peces y en un Sella “como chocolate”

Las lluvias deslucen una jornada de elevada afluencia pero en blanco para los pescadores, quejosos por las restricciones de cupos y artes en esta campaña

Lalo Díaz y Miguel Corral, pescando en el Narcea. | Mara Villamuza

Lalo Díaz y Miguel Corral, pescando en el Narcea. | Mara Villamuza

El campanu se hace de rogar en Asturias y la de este domingo fue una jornada en blanco para los pescadores, decenas de aficionados que se echaron bien temprano al río con el ánimo de disfrutar de una buena jornada y, por qué no, capturar el primer ejemplar de la temporada. No pudo ser.

La crecida del nivel del agua en todos los ríos salmoneros de la comunidad autónoma tiró por tierras todas las ilusiones de sacar el campanu en el dia de la apertura de la pesca tradicional –con muerte– en aguas continentales asturianas. Así sucedió hace tres años también.

En las dos principales cuencas asturianas, Sella y Narcea, la jornada quedó en blanco, estuvo marcada, no obstante, por el elevado número de aficionados y también por las críticas que protagonizaron las conversaciones de estos por restringir el uso de la ninfa en la recta final de la campaña y reducir el cupo de salmones a tres.

En el Sella, no hubo capturas por las malas condiciones del río, como chocolate por la lluvia; en el Narcea, pese a presentar buen aspecto las aguas, porque según los ribereños no hay peces. Así que toca esperar.

12

Madrugón a pie de río para sacar el campanu de Asturias

“Los hay por ahí. El que tenga un poco de conocimiento de lo que es la pesca seguro que no está echando”, manifestaba en torno al mediodía Ángel Fernández Soto, más conocido como “Canalón”, observando desde el puentín, en la travesía de Cangas de Onís, la crecida y turbiedad del Sella. “Este martes, seguro que sale el campanu, ya que va a mejorar el tiempo y también el río. Quizás, en el coto Tempranes”, se atrevió a pronosticar el popular ribereño cangués.

Las lluvias persistentes de las últimas horas dejaron “impescable” la cuenca del Sella tras haber crecido el nivel de agua en unos 80 centímetros, además de arrastrar turbiedad. Otro ribereño de Cangas de Onís, José Luis Somoano, “Paxa”, lo tuvo claro nada más ver el agua. Él fue quien se encargó bien temprano del sorteo (7.15 horas) de los turnos de pesca en el lance de El Puente Romano, al que asistieron una veintena de pescadores.

También se registró bastante animación en otras zonas libres como Rozaones o El Barcu, en el curso medio del Sella, con otra veintena de deportistas en el preceptivo sorteo. “Si merma y hay ocupación de cotos por parte de pescadores de la región saldrá este martes”, aseveró Luis Eduardo López Alvare, delegado de la sociedad “El Esmerillón”.

Arranca la temporada salmonera en Asturias

En la otra punta de Asturias, por la ribera del Narcea, hubo sin embargo, según los entendidos, buenas condiciones para la pesca en una jornada marcada por la presencia de bastantes pescadores pese a la lluvia y el frío. Había ganas de sacar las cañas y a las 7 de la mañana no cabía ni un coche en el aparcamiento del pozo Carbajal, en Salas. Casi hay suerte a la altura de la localidad salense de Laneo al mediodía, pero nada. El centro de precintaje de La Rodriga espera la llegada del primer salmón del 2021 este martes.

“Es una pena que no salga ninguno porque el río está precioso para pescar, tengo el número 17 en el sorteo y mira que tenía gente delante y nada”, comentó María Nieves Colubi, aficionada desde hace 50 años, mientras esperaba su turno para el lance en el pozo Carbajal. Allí, apelaron a la paciencia durante todo el día pues había muchas cañas. Pero no salían los salmones. Eso generó frustración entre algunos de los aficionados como el ribereño Iván Menéndez, quien apuntó que el problema es que no hay peces: “Los ríos están muertos, muy guapos y con mucha arboleda pero no hay salmones, estamos aquí 40 tíos y nada”, dijo. Por su parte, Ovidio José Arias, de Gijón, puso el foco de atención sobre los depredadores naturales de la especie, “sobran cormoranes”.

10

Inicio de la temporada del salmón en el Sella J.M.Carbajal

“Es pronto, hay que dar tiempo al pez”

Pero también los hubo que se lo tomaron con más calma como Sergio Alonso, de Oviedo, sin prisa ninguna: “Es pronto para que haya salmones, si sale alguno ya será con mucha suerte”. Así lo observa también el presidente de la sociedad de pescadores “Las Mestas del Narcea”, Enrique Berrocal. Según explica, la principal entrada de salmones se produce a partir de mayo, “no es tan fácil, en 1998 salió a finales de marzo y hasta el 27 de abril no dio el siguiente, hay que dar tiempo a la temporada”, afirmó.

Y en esas estaba el pescador corverano, Faustiniano Fernández, con poca esperanza de echar un salmón a tierra en la jornada inicial “porque es pronto”. Al lado, Antonio Rodríguez, asentía con la cabeza.

Por más que quisieran los pescadores, los salmones no se dejaron capturar, como dijo Lalo Díaz, “el río muy guapo pero no sabemos donde están”.

Más vigilancia que capturas: “Así se asustan los salmones”

La Guardia Civil peina las riberas de las cuencas para evitar artes furtivas l Tristeza en Quinzanas sin el mirador del puente

Los ríos, bajo lupa. La Guardia Civil de Asturias realizó un intenso despliegue en el inicio de la temporada de pesca tradicional, que mantuvo los ríos vigilados desde antes de ayer, cuando se comprobaron las márgenes de las cuencas fluviales para evitar el furtivismo en la jornada inaugural. También la Guardería de Medio Natural del Principado de Asturias desplegó a sus agentes para vigilar las zonas de lance, que recorrieron durante todo el día. 

La amplia dotación de la Benemérita en los ríos asturianos sirvió para que algunos aficionados bromeasen –“así se asustan los salmones”– con que el campanu de Asturias no se echó a tierra por la presencia de los efectivos, que durante la jornada del sábado peinaron las riberas de los ríos asturianos en busca de artes prohibidas de pesca, así como se realizaron vigilancias en los principales pozos salmoneros con el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) y dotaciones de seguridad ciudadana que se sumaron al dispositivo. Todo para evitar el fraude y hacer de la pesca del primer ejemplar un lance justo. 

Ovidio José Arias, Andrés Antuña, Amador Castañón, Antonio Rodríguez y Faustiniano Fernández, ayer, en el bar de Puente Quinzanas (Pravia). | Mara Villamuza

Una pesca del salmón que fue muy diferente en Quinzanas, en Pravia, donde recientemente se ha retirado el puente que cruza sobre el río Narcea debido a su mal estado. Una infraestructura que es uno de los puntos preferidos por los pescadores, desde donde ven con mayor facilidad los salmones que hay en el pozo a la hora de hacer las varadas. “Se hace raro pescar aquí desde abajo y no desde el puente, normalmente vengo a Quinzanas y es muy diferente este año”, dijo José Romero, caña en mano a pie de rió, en la plataforma creada para las grúas que levantaron el paso, cuyas obras se reanudarán en verano. 

“El puente ayuda a ver los salmones, desde arriba se pueden apreciar mejor y, de hecho, los conteos se hacen así”, precisó Miguel García. Puente Quinzanas es uno de los sitios más destacados para la pesca salmonera en el Narcea y los aficionados creen que, pese a la falta del puente, este 2021 seguirá dando ejemplares. Unas capturas salmoneras que serán intensamente vigiladas por la Guardia Civil y la Guardería durante toda la temporada, que arranca sin coronar al rey del río en la comunidad. 

Dos agentes de Medio Natural, en el pozo Carbajal (Salas). | Mara Villamuza

Trucha por salmón en el Cares

Casi pica uno en el pozo Piedra Blanca del Esva para jolgorio de los pescadores, mientras que un zancao fue devuelto al Eo 

Jornada en blanco en todos los ríos asturianos. Y eso que la jornada del domingo comenzó de lo más animada y con algún que otro susto. En la cuenca del Cares-Deva se convirtió en protagonista en el primer día hábil para la pesca tradicional de salmón una trucha. El gran ejemplar fue capturado en el lance de El Tilo, engañado a mosca artificial. Su tamaño hizo pensar que era el campanu. Pero no. En otro lance del río saltó otra falsa alarma, pues se trató de una zancada, con posterior vuelta al río Cares. “Riada en Monejo. Cero salmones”. Así evaluó la jornada Alberto González Ramos, quien tenía ese coto en la cuenca del Cares-Deva. 

En el Eo y Esva hubo falsas alarmas. Un zancao, un salmón que va hacia el mar tras el desove, fue soltado en el Eo por la mañana. En el Esva, casi pica en el pozo Piedra Blanca, donde hubo muchos pescadores.

El guarda Ramsés Martínez, con la trucha que propició la confusión en el Cares. | J. M. Carbajal

Compartir el artículo

stats