Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las primeras vacunas monodosis llegan el martes y empezarán por los septuagenarios

Asturias percibe un rechazo a AstraZeneca inferior al de otras regiones | Langreo empeora y seguirá cerrado al menos hasta el fin de semana

Una enfermera prepara una vacuna de AstraZeneca en el HUCA. | Irma Collín

Una enfermera prepara una vacuna de AstraZeneca en el HUCA. | Irma Collín

Las primeras dosis de la vacuna de Janssen, que únicamente requieren de la inyección de una dosis, llegarán a España el martes y se distribuirán entre las comunidades autónomas de inmediato, según expresó ayer la ministra de Sanidad, Carolina Darias, que hizo un llamamiento a la calma a las personas que ya han recibido la primera dosis de la vacuna de AstraZeneca. Las vacunas monodosis se aplicarán siguiendo el criterio que establece la estrategia del Ministerio, de modo que se irá inyectando en las personas de ochenta años primero y descendiendo posteriormente año a año según la edad.

La ministra también apuntó las posibles soluciones que sopesa el Gobierno para quienes hayan recibido ya la primera dosis de AstraZeneca y estén a la espera de la segunda, al haberse suspendido la vacunación con el producto de este laboratorio en ciertas franjas de edad. La incógnita afecta a unas 14.200 personas en Asturias. Según Darias, hay varios escenarios: uno, quedarse con la primera dosis, aprovechando que se le calcula un porcentaje de protección del setenta por ciento, y el otro aplicar una segunda dosis en el tiempo oportuno con otra vacuna de tipo ARN mensajero –es decir, las de Pfizer y Moderna–, una decisión que ya han adoptado otros países como Alemania o Francia.

Mientras esa decisión sigue pendiente, el objetivo de pisar el acelerador en la vacunación ha llevado a Asturias a superar sus propios récords. Durante la jornada del pasado viernes se inyectaron en el Principado 10.697 dosis, la cifra más alta hasta ahora desde que se inició la campaña el 27 de diciembre. A primera hora de la mañana de ayer ya se habían administrado en total casi 300.000 dosis (295.653), cada vez más cerca del veinte por ciento de la población asturiana, y la segunda dosis había inmunizado plenamente a más de 97.000, con lo que pronto tendrá la pauta completa uno de cada diez habitantes de la región. Con las cifras actualizadas ayer, por lo demás, uno de cada cuatro asturianos de entre sesenta y ochenta años y el cuarenta por ciento de los mayores de sesenta.

El objetivo generalizado es no permitir que los temores despertados en parte de la población por los posibles casos de trombosis asociados a AstraZeneca no incremente el rechazo a esta vacuna en los grupos de edad que la siguen recibiendo al considerarse que no existe en ellos un riesgo relevante. Los equipos de vacunación y sanitarios han lanzado mensajes animando a no detener la inmunización. Tras los cambios entre los grupos de edad que pueden recibirla (el miércoles se limitaba a los de 60 a 65 años y ahora se ha establecido entre los 60 y los 69), en algunas comunidades se ha detectado un efecto rechazo, especialmente elevado en Madrid (hasta un 63 por ciento de los citados rechazaron recibir esta marca de vacuna, según algunas fuentes). No ha ocurrido así en Asturias, según fuentes sanitarias. La región sigue vacunando a pleno ritmo y con una tasa de rechazo más baja que en otras comunidades, en gran parte gracias al esfuerzo del personal sanitario. La región ha podido reforzar sus puestos de vacunación desde hace más de un mes proponiendo incorporarse temporalmente a la campaña a enfermeros jubilados. Y este grupo, que roza el centenar, defiende la importancia de mantener “una actitud positiva” que contrarreste los constantes cambios de decisión por parte de las administraciones.

Uno de estos voluntarios es Rafael Lacasa, histórico enfermero de Cabueñes que se había jubilado en febrero del año pasado, justo a las puertas del inicio de la pandemia. “Estuve 42 años en el hospital, toda la vida, y me sentía extraño estando tan tranquilo en mi casa mientras veía cómo estallaba esta guerra. Después me preguntaron si quería ayudar y solo pude decir que sí”, relata. Cuenta que en el Palacio de los Deportes de Gijón donde trabaja, e intuye que de igual forma en el resto de puestos de vacunación, “esta semana se van a poner más vacunas que nunca”. El acelerón sigue en marcha y los voluntarios, la mayoría de entre 65 y 68 años, están acudiendo a trabajar en fines de semana y festivos. “El ánimo está siendo muy bueno y eso es muy importante. Hay muy buen ambiente y se nota. No estamos viendo muchas reticencias por parte de los pacientes, yo creo que la mayoría siguen queriendo vacunarse”, asegura.

Ascenso de la incidencia

Por otro lado, los 136 casos de contagiados por coronavirus notificados ayer, y correspondientes al pasado viernes, suponen un mínimo descenso respecto a los 161 y los 148 de los días precedentes, pero hacen que la incidencia acumulada se eleve hasta el nivel más alto desde el pasado 19 de marzo –164 positivos por 100.000 habitantes en tasa a catorce días–. Se produjeron 27 ingresos en planta y 6 en Unidades de Cuidados Intensivos, aunque se concedieron 23 altas hospitalarias. En total, 160 personas permanecen hospitalizadas y 65 en las UCI, lo que supone una ocupación aún reseñable, en gran medida por pacientes de larga duración procedentes de las anteriores oleadas de la pandemia. La positividad de las pruebas practicadas volvió por encima del cinco por ciento y falleció un hombre de 59 años.

En la autoridad sanitaria asturiana sigue preocupando especialmente el empeoramiento de la situación epidemiológica de Langreo pese a estar sometido al cierre perimetral y a las restricciones del sistema “4Plus” desde el 31 de marzo. El concejo cabecera de la cuenca del Nalón notificó ayer su número de casos diarios más alto desde el 4 de enero (25) y acerca su incidencia acumulada a catorce días al máximo de la tercera ola. Es por eso que, dado que necesita siete días por debajo del límite establecido en la normativa –325 casos por 100.000 habitantes–, su fecha de apertura, inicialmente prevista para el martes, se retrasará al menos hasta el próximo 17 de abril, el sábado.

Compartir el artículo

stats