Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así se preparan los concejos asturianos para limitar a 30 km/h la velocidad en sus vías urbanas

La orden de la DGT entrará en vigor el próximo 11 de mayo y la multa si en las calles limitadas se superan los 50 km/h: dos puntos y 300 euros

Los límites de velocidad en las ciudades cambiarán el 11 de mayo Elena Vélez

El próximo 11 de mayo entra en vigor el nuevo límite de velocidad máxima de 30 kilómetros por hora en las calles con un solo carril por cada sentido de la marcha, una medida que supone “un gran salto en la mejora de la seguridad vial en las ciudades” y servirá como el elemento sustancial de cambio “para favorecer modos de movilidad sostenibles evitando que las calles inciten a circular rápido, mejorando la seguridad de los ciclistas, peatones y repartidores”, según explicó ayer el director general de la DGT, Pere Navarro, en la presentación de la guía que explica los nuevos cambios que se van a introducir.

Se parte, explicó Navarro, de una modificación del reglamento de tráfico “que afecta a todas las vías urbanas y travesías”, que contempla un cierto margen de maniobra para que las ciudades puedan incluir excepciones. La modificación se publicó hace seis meses en el BOE y tras el período de moratoria tocaría, el 11 de mayo, su entrada en vigor. También prevé que haya un límite de 20 kilómetros por hora en aquellas vías en las que no hay una diferencia clara entre la acera y la calzada. Solo se mantiene el límite de 50 por hora en las vías que tengan dos o más carriles en cada sentido.

El nuevo criterio también conlleva sanciones. Según la DGT, para quien a partir de ahora circule a 61 km/h por una vía en la que se debe ir a 30, la sanción puede ser de 400 euros y una pérdida de 4 puntos de carné. Si se circula entre 51 y 61 km/h, la pérdida de puntos puede ser de dos puntos y 300 euros.

En Asturias, algunos ayuntamientos ya establecieron el límite de 30 por hora en algunas vías. Oviedo es una de las 28 capitales de provincia en la que está establecido este límite, incluso en calles con bastante tráfico, como Federico García Lorca, antigua Calvo Sotelo, que conecta con una de las entradas principales al casco urbano, informa C. LAMUÑO. Sin embargo, que esta normativa entre en vigor no quiere decir que se vaya a aplicar de inmediato.

Es preciso, indican fuentes de la Jefatura Provincial de Tráfico, que cada ayuntamiento incluya los nuevos límites en una ordenanza municipal. Pere Navarro, en la rueda de prensa de ayer por la mañana, aseguró que el día 11 ya se podría multar a quien superase la velocidad de 30 por hora. La Jefatura asturiana quiere dejar claro que “no va a estar persiguiendo a los ayuntamientos para que aprueben la medida, se respeta la autonomía municipal”.

Si se generalizasen estos límites (y se respetasen), las ciudades ganarían en tranquilidad, se humanizarían, que es por otro lado otro de los objetivos del Gobierno. A tener en cuenta, además, está el hecho de que los muertos de tráfico en las ciudades han subido un 6 por ciento, especialmente los atropellos, aunque en las vías interurbanas han descendido, debido al parón de movimientos por la pandemia.

Aplicación

Pero, ¿cómo se adaptarán los ayuntamientos asturianos? A los gijoneses y su Ayuntamiento las nuevas limitaciones de velocidad no les pilla desprevenidos. De hecho, ya se contemplan en muchas vías de la ciudad y las que, de manera generalizada, se imponen en la recién aprobada ordenanza de movilidad sostenible, a la que el Pleno dio su visto bueno definitivo hace menos de un mes gracias a los votos de PSOE e IU desde el gobierno y Podemos y Ciudadanos desde la oposición. De hecho, la implantación de los 30 por hora puede adelantarse en Gijón al 11 de mayo si la ordenanza sale publicada antes en el BOPA.

La ordenanza fija el tope de 30 kilómetros para todas las vías con un único carril por sentido y en uno de los carriles cuando haya más de uno en alguno de los sentidos. El límite se baja a 20 en vías de plataforma única, que cada vez son más en Gijón ante el avance de los procesos de peatonalización y que serán, a medio plazo, todas las que conforman el casco histórico del barrio de Cimadevilla, informa R. V.

El Ayuntamiento de Mieres ya tiene encargadas las señales que colocará en el casco urbano. La intención del gobierno local de IU es colocar indicadores en los accesos a la ciudad. En principio, en cinco puntos estratégicos, cubriendo las conexiones con la Autovía, la vieja carretera N-630 y las conexiones comarcales con el valle del Nalón. Los gestores municipales subrayan que están en “total sintonía” con la iniciativa de Tráfico, y destacan que desde hace tiempo diversas calles de la zona centro de Mieres ya tienen limitada la velocidad a 30 por hora. Se trata de viales con muchos peatones y próximos a centros escolares, informa D. MONTAÑÉS.

Avilés estrenó en la primavera de 2020, en pleno confinamiento, los primeros “carriles 30” de convivencia entre bicicletas y vehículos a motor. Comenzó así en la ciudad la delimitación de la velocidad a 30 por hora en las calles de un sentido de circulación que discurren por la almendra central de Avilés, una medida complementaria a la peatonalización. “En Avilés hay poca señalización que revisar porque se aplica la norma genérica de cada vía, salvo en algunos casos puntuales que sí está marcado a 50, como la avenida de Portugal. Entendemos que tendremos pocos cambios que hacer, aunque está en revisión con la Policía Local”, señalaron fuentes municipales. El Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS), pendiente de aprobación, prevé que todo la ronda interior del casco urbano sea “zona 30”, para fomentar la convivencia de circulación entre ciclistas y usuarios de vehículo privado, informa A. P. GION.

El Ayuntamiento de Siero lleva una cierta ventaja en la aplicación de la normativa que entrará en vigor el 11 de mayo. Con el inicio de la pandemia, fue necesario atender las peticiones de la hostelería para ampliar el espacio que las terrazas ocupaban en la vía pública. Así, ya entonces, hace meses, se determinó la limitación de velocidad a 30 por hora en las calles urbanas de dos sentidos en la Pola, Lugones y El Berrón. En las zona de acceso a todas ellas están, de hecho, señalizada dicha limitación. Hay avances también en otras áreas como la urbanización de La Fresneda, donde en parte del callejero de sentido único también rige ya una restricción. La Policía local, no obstante, está trabajando ya en detectar aquellos puntos que restan por adaptar para aplicar la normativa que deberá cumplirse ya a corto plazo, tal y como explicó ayer el edil sierense Víctor Villa, que destacó que el municipio “va bastante adelantado y lo tiene ya encaminado”, informa P. T.

Nueva normal de la DGT

Colocar señales

El Ayuntamiento de Langreo está analizando dónde colocará las señales que limitarán a 30 por hora la velocidad en el casco urbano. La instalación comenzará en breve, aseguró el equipo de gobierno. La Policía Local estudia también si serán necesarios badenes para reducir la velocidad en alguna zona, informa E. PELÁEZ.

El Alcalde de Cudillero, Carlos Valle, espera más detalles de la nueva normativa para hacer los cambios y, en su caso, instalar nueva señalización. No obstante, asegura que en la villa “se notará poco”, indica. En algunas zonas del centro ya existen límites de 30 por hora. A ello se suma el empedrado de parte de la travesía principal y la plaza de la Marina, que obliga a aminorar la velocidad. “Estamos estudiando lo que podemos hacer, pero creemos que las indicaciones no nos afectarán”, opina. En Cudillero, la calle que comunica el barrio alto con el bajo es muy empinada y estrecha, lo que dificulta circular a 50, informa S. ARIAS.

Y el Ayuntamiento de Ribadesella está listo para aplicar la nueva normativa. La limitación a 20 por hora en las calles unidireccionales se estableció al peatonalizar el casco urbano. Y la prohibición de sobrepasar los 30 por hora ya está en vigor. “No obstante, revisaremos todas las calles por si hubiera alguna que se nos pudiera escapar”, explica Luis Fuentes Álvarez, teniente de Alcalde de Ribadesella. Una revisión que se efectuará con la Policía Local, informa A. M. SERRANO.

Compartir el artículo

stats