Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“¡Que se faiga la lluz!”: la creación de la primera Biblia traducida al asturiano

Un equipo encabezado por Ramón d’Andrés culmina el volcado de las Sagradas Escrituras a la llingua, un trabajo iniciado en 1988

Ramón d’Andrés, con un ejemplar de la primera Biblia en asturiano.

Ramón d’Andrés, con un ejemplar de la primera Biblia en asturiano.

“Al principiu, Dios creó’l cielu y la tierra. La tierra yera un vaciu sin forma; too yera una mar fonda cubierta d’escuridá y l’espíritu de Dios esnalaba penriba de les agües.

Y dixo Dios:

–¡Que se faiga la lluz!”

Este es el comienzo, en asturiano, de la Biblia que se presentará el próximo miércoles día 21 en el Real Instituto de Estudios Asturianos (RIDEA), en Oviedo. Es la primera traducción íntegra de la Biblia en llingua y la culminación de un trabajo que arrancó nada menos que en 1988. Después de numerosos avatares se edita ahora por la Sociedad Bíblica de España y con Ramón d’Andrés, profesor titular de Filología Asturiana de la Universidad de Oviedo, como revisor general lingüístico y cotraductor al asturiano.

Al principio fueron tres: el jesuita Federico González-Fierro Botas, el pastor evangélico Rubén Fernández Valle –ambos ya fallecidos– y José Luis Andavert, ahora ya jubilado, pero que entonces dirigía la Sociedad Bíblica de España. Este fue el equipo inicial, al que se fueron incorporando otros especialistas. El proyecto, que recibía financiación regular de Cajastur y la Consejería de Cultura, quedó estancado al llegar la crisis económica de 2008. Antes, en 2002, había perdido a su pionero: se había producido la muerte del jesuita gijonés González-Fierro, fallecido en un accidente de tráfico en Rusia cuando iba a incorporarse como profesor al seminario de Novosoibirsk. En 2014, José Luis Andavert lo reactivó. Aunque la traducción estaba casi completa en ese año, el equipo encabezado por D’Andrés constató que necesitaba muchas correcciones. “Los textos habían pasado por muchas manos y eran formalmente impublicables. El uso lingüístico no era el más correcto y a veces fallaba la fidelidad a la traducción. Hubo que desmontarlo todo y volverlo a montar”, indica el revisor general de la obra.

Ramón d’Andrés admite que la labor fue “una gran responsabilidad, al fin y al cabo es uno de los pegollos de la cultura y la civilización occidental, mírese por donde se mire”. Añade que entre sus objetivos estaba lograr una traducción que cualquier lector, “con unos mínimos conocimientos de asturiano, pueda leer con comodidad”. También que el registro no fuera “ni muy culto ni muy populachero”. Buscaban un asturiano “equilibrado”. Junto a Ramón d’Andrés participaron en esta tarea Xosé Suárez Fernández, Miguel Rodríguez Monteavaro, Rafael Rodríguez Valdés y el sacerdote José Manuel García de Jesús, que se encargó de la revisión doctrinal y teológica de la traducción. “Se empleó a fondo para que todo cuadrara”, subraya D’Andrés.

La Biblia es un mundo de géneros y estilos narrativos y, si tuviera que elegir en esta traducción a la llingua, Ramón d’Andrés reconoce que los Evangelios “son una narrativa de corte popular que se presta mucho a traducirse al asturiano con un lenguaje popular muy guapu.”

UN EJEMPLO DE LA TRADUCCIÓN


Primer Carta a los Corintios


L’amor

Anque yo falara les llingües de los homes y de los ánxeles, si nun tengo amor, soi como una campana que toca o como unos platos que ruxen muncho. Anque tuviere’l don de profecía y conociera tolos misterios y ciencies y anque tuviera una fe que moviera montes, si nun tengo amor, nun soi nada. Anque repartiera tolo que tengo y m’entregara pa que me quemaren si nun tengo amor, nun m’aprovecha.

L’amor ye daqué pacífico, bondoso, nun tien envidia, nun s’allaba nin s’enchipa, nun ambiciona nin busca lo propio, nun s’enfada, nun lleva cuenta del mal, nun s’allegra de la inxusticia, présta-y la verdá, pásalo too, créelo too, espéralo too, aguántalo too.

L’amor nun muerre enxamás, mientres que’l don de profecía va desapaecer, el don de llingües va terminar, y el saber va desfacese. El saber tien una llende, como la tien tamién el don de la profecía, pero cuando venga lo perfecto, lo que tien llende va desapaecer.

Cuando yera un neñu falaba como un neñu, pensaba como un neñu, caletraba como un neñu, pero cuando me fixi grande dexé les coses de neñu.

Agora vemos a escures, como per un espeyu, dempués veremos cara a cara; agora conozo en parte, pero dempués voi conocer de la mesma manera que Dios me conoz.

Agora vivimos na fe, na esperanza y nel amor, pero de too ello, lo más grande ye l’amor.


Compartir el artículo

stats