Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Principado otorga un nuevo reconocimiento a los expresidentes

El gobierno regional honrará la memoria de los tres mandatarios regionales fallecidos dedicándoles sendas salas en el edificio de Presidencia

Barbón: "En los momentos más difíciles del confinamiento, incluso yo me venía abajo"

Los expresidentes del Principado pierden el prefijo. A partir de ahora, los máximos mandatarios regionales seguirán siendo llamados presidentes, un tratamiento que les corresponderá con carácter vitalicio y que deberá prestarles cualquier persona, institución o asociación, igual que sucede a nivel nacional o en otras Comunidades Autónoma. Esta cortesía institucional ha sido anunciada esta mañana por Adrián Barbón en el acto de conmemoración del 35º. aniversario de la reforma del edificio de Presidencia. Barbón también ha explicado que se honrará la memoria de los tres mandatarios regionales fallecidos -Rafael Fernández, Sergio Marqués y Vicente Álvarez Areces- dedicándoles un salón del edificio a cada uno de ellos. El despacho de Presidencia, el único que no ha cambiado de uso en este periodo, llevará el nombre de Pedro de Silva, primer inquilino en ocuparlo.

En el acto de conmemoración también intervinieron el arquitecto Fernando Nanclares, encargado junto a Nieves Ruiz del proyecto de rehabilitación del edificio, el expresidente Pedro de Silva y el propio Barbón. El primero destacó que en la rehabilitación primó la "funcionalidad" y sobriedad, pese a que también se utilizaron "mármoles y piedra caliza color beige, adecuados a la importancia de la institución".

Una lectura muy similar hizo De Silva. "Se trata de un edificio sin exuberancia ni magnificencias; un edificio humilde", destacó del edificio. El expresidente también puso la nota de humor con la percha del derbi que mañana enfrenta al Sporting y al Real Oviedo. "Que gane el mejor. Yo no voy a decir quién es el mejor para mí, porque no quiero herir la sensibilidad del Alcalde de Oviedo, que está hoy aquí", apuntó con una socarronería que hizo escapar la risa de los presentes.

Barbón destacó cuatro aspectos del edificio. "Es discreto, como los asturianos; austero y sin grandes estancias, porque es un espacio de trabajo; está unido a la Junta por el famoso pasadizo secreto, que de secreto no tiene nada; y cercano a la ciudadanía, ubicado en el corazón de Oviedo", desgranó sobre la que fue su casa durante la pandemia, ya que el presidente Barbón pasó gran parte del confinamiento en el edificio institucional, momentos que recordó con gran emotividad. "Lo último que veo cuando salgo del despacho son los retratos de los expresidentes y también son lo primero que veo cuando llego. En los momentos más difíciles, incluso cuando me venía abajo, repasaba la biografía de cada uno de los presidentes, y veía que todos pasaron momentos difíciles. En esos momentos yo cogía fuerza".

El presidente también anunció, tal y como se había publicado en el Boletín Oficial del Principado de Asturias hace dos días, que tres salones del edificio de Presidencia llevarán los nombres de los tres expresidentes fallecidos: Rafael Fernández, Sergio Marqués y Vicente Álvarez Areces y que el despacho del Presidente llevará el de Pedro de Silva.

Compartir el artículo

stats