Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"El alumnado con discapacidad está bien atendido por más que nos digan que no", defiende la consejera de Educación

Carmen Suárez sigue "pensándose" si recurrir la sentencia del TSJA que condena al Principado por actuar contra la educación inclusiva y afirma estar en contra del modelo de atención a la diversidad que defienden los jueces

La consejera de Educación, Carmen Suárez, hoy en la Junta General del Principado

La consejera de Educación, Carmen Suárez, hoy en la Junta General del Principado

“El alumnado con necesidades educativas especiales está atendido con los recursos que tenemos y con los presupuestos que tenemos por más nos que digan que no”. Con estas palabras la consejera de Educación, Carmen Suárez, volvió a insistir esta mañana, en la Junta General del Principado de Asturias, que los apoyos intensivos a niños con discapacidad no han sido recortados este curso, al contrario de lo que afirman las familias. Sobre la reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia (TSJA) que ha condenado al Principado por actuar contra la educación inclusiva, la Consejera dijo tres cosas: que están “pensando” recurrir el fallo; que el tribunal “no anula las instrucciones de inicio de curso”, sino que “solo en lo que ataña a la familia demandante”; y que su departamento no comparte el modelo educativo que proponen los jueces. 

La sentencia, expresó Suárez en respuesta a una pregunta de Vox, “hace un análisis sobre el modelo (de atención a la diversidad) que el tribunal considera que es el más conveniente”. “Yo lo respeto, pero no estoy de acuerdo con el modelo que dicen sus señorías. Nuestro modelo es otro, es el inclusivo, y eso no es poner lo colectivo por delante de lo individual, es compartir lo individual y lo colectivo”, manifestó. La Consejera profundizó aún más en otra interpelación que le hizo el PP: “Ya desde la Logse se entiende que el fomento de la exclusión es cuando sacas a los alumnos fuera del aula”. Y añadió: “Asturias está incluida en los informes del Ministerio como una de las comunidades que mejor aborda la inclusión. La sentencia habla de que damos recursos en su conjunto a los centros y no diferenciados para los alumnos. Pero es que, ¿por qué los tengo que diferenciar?”. 

Sus argumentos indignaron a Vox y PP, cuyos representantes la acusaron de “abandonar” al alumnado más vulnerable. El diputado de Vox, Ignacio Blanco, pidió en varias ocasiones su dimisión. “Cualquier consejero hubiese dimitido con la sentencia del TSJA, que es demoledora. El Presidente ya la debería haber cesado. Está usted en el primer puesto de los peores consejeros de Educación”, espetó Blanco. La popular María Gloria García, por su parte, no se quedó atrás en las críticas: “No hay recursos suficientes en atención a la diversidad. Lo dice este grupo parlamentario, lo dice esta diputada, lo dicen los sindicatos, lo dicen las familias y lo dicen los colegios. Pero probablemente estemos todos equivocados...”. 

 El origen de toda esta polémica está en una contundente sentencia del TSJA, que ganaron los padres de un alumno de Oviedo con trastorno del espectro autista (TEA). La familia decidió iniciar una pelea contra la consejería de Educación en los tribunales al perder su hijo el apoyo intensivo que venía recibiendo en los últimos años en función de sus necesidades: cinco horas semanales de pedagogía terapéutica (PT) y otras cinco de audición y lenguaje (AL). Esa pérdida de formación se produjo, según el TSJA, por un cambio de criterio del Principado a raíz de la pandemia, consistente en limitar los recursos destinados a PT y AL en función de criterios colectivos de cada centro y no al análisis individualizado de cada estudiante con discapacidad.

La titular de Educación, según señaló hoy, ve la sentencia “en términos positivos”, para “mejorar”, pero lo cierto es que está más en desacuerdo que a favor de los argumentos que dan los jueces. Carmen Suárez avanzó que “restaurarán la situación que se nos pide (la del hijo de la familia demandante)”, aunque dijo que se podía haber hecho “antes”. “El centro tenía efectivos para abordarlo”, al igual que, según su criterio, los hay para atender a todos los demás en Asturias. “Tenemos los recursos suficientes para atender (a los alumnos), exceptuando que haya alguna cuestión que haya que mejorar”, reiteró. Suárez quiso aprovechar su intervención para aclarar que, según su lectura, la sentencia “no anula las instrucciones de inicio de curso”, en lo relativo a la limitación de personal y horas de docencia de apoyo en Pedagogía Terapéutica (PT) y Audición y Lenguaje (AL). Solo lo anula, opinó, para favorecer al menor de la sentencia.

Compartir el artículo

stats