Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consejero Alejandro Calvo se alinea con los ganaderos, a un día de la gran protesta para frenar al lobo

El Principado rechaza la protección del cánido, cuyo ataques a las reses traen de cabeza a los titulares de explotaciones en Asturias

Luis Planas y Alejandro Calvo, reunidos este jueves, en Madrid.| Principado de Asturias

Luis Planas y Alejandro Calvo, reunidos este jueves, en Madrid.| Principado de Asturias

Los ganaderos asturianos tienen este viernes tarea doble. Además de atender a sus reses –cuestión no sencilla y laboriosa–, deberán apurar al máximo para estar en Oviedo a las once de la mañana para defender un oficio que dicen amenazado por la proliferación del lobo por el territorio y los ataques al ganado.

“Menos lobos, más ganaderos” es el lema de la gran protesta en coches, en torno al parque San Francisco, convocada por Coag y Asaja, sindicatos agrarios que han hecho un llamamiento a toda la sociedad asturiana a sumarse porque el lobo “es un problema de todos” al poner en peligro un oficio del que no solo dependen los propios ganaderos, sino sus familias y numerosas empresas que viven del sector, además de ser clave en el abastecimiento del sector alimentario.

Con ellos se ha alineado el Consejero de Desarrollo Rural del Principado, Alejandro Calvo, quien este miércoles reiteró en Madrid –tras una reunión con el Ministro Luis Planas– la intención del gobierno regional de evitar que el lobo se convierta en especie protegida –lo que evitaría las batidas contra el animal, pedidas insistentemente por los ganaderos– como pretende el Ministerio de Transición Ecológica.

Calvo aseguró que su departamento trabajará para “sostener de una manera clara y efectiva” el plan de gestión del lobo ibérico en Asturias, que se opone a su inclusión en el Listado de Especies Silvestres en régimen de Protección Especial (Lespre).

En este sentido, el consejero señaló que es conocida la postura del Principado, que se ha unido al resto de comunidades del Norte. “Tenemos la obligación de renovar estos instrumentos de gestión con el nuevo programa para 2021 y 2022 y pediremos que tenga un sostén jurídico importante pero manteniendo nuestra posición contraria a la catalogación”, reiteró.

Líneas de la Política Agraria Común

En cuanto a la Política Agraria Común (PAC), de la que ahora se fijan la líneas de aplicación, el Consejero defendió ante el Ministro Planas el modelo de explotación familiar sostenible propio del Principado. A tales ganaderías deben ir, según Calvo, los fondos de la PAC, porque son las que “de manera real” viven y trabajan en el campo, excluyendo a los grandes perceptores “que no los necesitan”. También advirtió del “problema del relevo generacional”, para el que la PAC cuidará la incorporación de jóvenes.

Compartir el artículo

stats