Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Yo sí que era el negro de Vox": El relato del exempleado del partido de Abascal en la Junta que denuncia un ritmo de trabajo "aterrador"

Fernando Fernández asegura que presentará una denuncia por fraude a la Seguridad Social: “Tenía contrato de media jornada pero estaba explotado en casa, por las tardes y hasta de madrugada”

Ignacio Blanco, presidente y portavoz de Vox.

Ignacio Blanco, presidente y portavoz de Vox.

Un exempleado del grupo parlamentario de Vox en la Junta asegura que denunciará al partido “por fraude a la seguridad social” por tenerlo contratado durante media jornada en el parlamento y trabajar, en cambio, tenerlo “explotado” durante las tardes en casa “y hasta de madrugada”. “Yo sí que soy el auténtico negro de Vox”, ha afirmado a este periódico Fernando Fernández de la Pradilla Iglesias, que fue asesor de medios económicos del grupo parlamentario de ese partido.

Según el relato de Fernández de la Pradilla, fue contratado por la Junta General como personal del grupo parlamentario de Vox por media jornada: cuatro horas diarias. “Mi trabajo era elaborar todo tipo de informes para los dos diputados, Ignacio Blanco y Sara Rouco; estuve ocho meses y acabé dimitiendo en mayo del año pasado, en plena pandemia. Lo hice porque no quería seguir trabajando así,” relata el exasesor. Según su testimonio, se llevó una “profunda decepción” y no era capaz de seguir “un ritmo de trabajo aterrador, propio del esclavismo de la época del algodón”.

El exasesor parlamentario carga contra el presidente de Vox y portavoz del partido en la Junta, Ignacio Blanco, que “era conocedor de que yo estaba contratado a media jornada, pero tras esa jornada, en mi casa, tenía que ponerme a teletrabajar para Ignacio Blanco y Sara Rouco a instancias del coordinador parlamentario, Juan Castilla”. Fernando Fernández asegura que muchos días trabajaba “incluso por las noches, y también festivos y fines de semana”. En una denuncia pública que trasladó hoy, afirma que puede atestiguar mediante llamadas telefónicas y correos electrónicos que trabajaba para el grupo parlamentario fuera de su jornada laboral.

Intentó alcanzar un acuerdo con Ignacio Blanco, a quien envió un burofax que el portavoz de Vox no firmó para que constase su recepción. “Pero se lo envié también al correo electrónico del grupo parlamentario y al suyo propio”, afirma. En ese escrito insta a Ignacio Blanco a regularizar la situación “con la seguridad social, cotizando por la totalidad de la jornada que trabajé y también devengando las nóminas que he dejado de percibir por una situación de la que usted era plenamente consciente”, según la carta a la que ha tenido acceso este periódico.

“Ignacio Blanco debe dimitir y reconocer sus errores, y si no lo hace el resto de diputados debería apercibirlo públicamente”, asegura Fernando Fernández, para quien “Vox ha cometido un fraude con la seguridad social”. “Los políticos de la Junta tienen la obligación de ser ejemplares ante la sociedad a la que representan”, abunda.

Además, relata cuestiones internas del funcionamiento del grupo parlamentario y de la labor del coordinador parlamentario, Juan Castilla, “que es quien dirige la política de Vox Asturias según los dictados de Madrid”. También afirma que existió una estrategia interna en el grupo parlamentario para orillar al que fuera presidente, Rodolfo Espina. “En una reunión, en la que no estaban los diputados, Juan Castilla nos amenazó a los presentes con que él se enteraría de cualquier información que se filtrara del grupo parlamentario al señor Rodolfo Espina”. “Nos dijo: ‘Cristalino, ¿lo entendéis? El que lo filtre me acabaré enterando y estará fuera”, ha afirmado el exasesor parlamentario dispuesto a denunciar judicialmente al partido por fraude a la seguridad social.

Vox rechaza las acusaciones

Vox ha expresado su rechazo a este relato. En un escueto comunicado se ha limitado a afirmar que "Vox rechaza estas acusaciones y asegura que todos sus empleados contratados en las diferentes administraciones públicas se ciñen en su actividad laboral a lo establecido en dicha institución". El partido añade además que "se reserva el derecho a actuar" contra quien lance acusaciones infundadas contra él. Vox califica de "falsas" las declaraciones "de una persona que tiene el único objeto de dañar a la formación política que le dio empleo".

Compartir el artículo

stats