Uno de los secretos más desconocidos y, a la vez, interesantes de Parque Principado se encuentra en su parking. Se trata de una necrópolis romana, que data de los siglos IV y V después de Cristo, con tumbas construidas con ladrillo y “tegula” (teja). En total, aparecieron 37 enterramientos con ataúdes de madera de roble. También se hallaron 30 piezas de vidrio, jarras y vasos. El yacimiento fue encontrado en 1997, durante las primeras labores de construcción del centro comercial. Las labores de restauración de la necrópolis comenzaron en 2005. Antes, los elementos hallados en el yacimiento funerario fueron trasladados al Museo Arqueológico de Asturias, donde pueden verse.

Hace años, la necrópolis fue señalizada por el Principado, quien se encarga de su conservación, para facilitar la comprensión de la importancia de estos hallazgos a los visitantes.