DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De la Roza: “Vamos a una alimentación del animal de calidad y sostenible”

La investigadora del Serida destaca el papel de la espectroscopia del infrarrojo cercano (NIR) para determinar la calidad de la leche

Begoña de la Roza, durante la conferencia. | Luisma Murias

Begoña de la Roza, durante la conferencia. | Luisma Murias

La investigadora Begoña de la Roza, responsable del programa Valor Nutritivo del Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario de Asturias (Serida) impartió ayer una conferencia en el Real Instituto de Estudios Asturianos (Ridea) –dentro del ciclo sobre la evolución de la producción láctea hacia el Reto Circular 2030– sobre “la tecnología NIR como herramienta en agroalimentación para optimizar la utilización de recursos y productos disponibles y la calidad”. La investigadora lleva investigando en la tecnología de espectroscopia del infrarrojo cercano (NIR) desde los años 90, sobre todo aplicada a la producción de leche. Se trata de “una tecnología barata, no destructiva y no contaminante que permite obtener resultados in situ, y que en vez de llevar la muestra al laboratorio, lleva el laboratorio al campo o a la industria”, señaló.

Se ha aplicado, explicó, al análisis de forrajes tanto frescos como ensilados, de forma que permite una alimentación “más racional y adaptada a las necesidades del animal, evitando sobredimensionamientos de nutrientes, y reduciendo los residuos agroalimentarios”. Esta tecnología, añadió, puede detectar micotoxinas – tóxicos producidos por organismos del reino fungi, como setas, mohos y levaduras– como la aflatoxina que puede pasar a la leche y es cancerígena. También, añadió, si hay proteínas elaboradas en los piensos.

De la Roza presentó los resultados de una aplicación que permite determinar la calidad de la leche, y al ganadero o técnico asesor tomar decisiones sobre la alimentación, por ejemplo, para que llegue a un determinado contenido graso y evitar así multas de la UE. Y es que “vamos a una alimentación regulada, acorde a las necesidades reales del animal, para incrementar la calidad y la sostenibilidad”, sentenció.

Compartir el artículo

stats