DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El SESPA se niega a rectificar el pago por la televisión en los hospitales públicos

Podemos critica que se "haga negocio con el entretenimiento de las personas hospitalizadas"

Fachada del HUCA

Fachada del HUCA

El consejero de Salud del Principado de Asturias, Pablo Fernández, negó hoy que el SESPA vaya a volver a aprobar la gratuidad de la televisión en los hospitales públicos. "El sistema empezó a ser gratuito cuando la situación epidemiológica impedía las visitas. Ahora estamos dando pasos hacia la apertura y las personas enfermas cada vez pueden ver más a sus familiares. Tenemos que trabajar en esta meta para no volver atrás. Que se pase en los hospitales el menor tiempo posible", aseguró el máximo responsable del SESPA haciendo hincapié en que "cuando un centro sanitario quiere contratar un servicio de televisión puede optar por una adjudicación o una compra de equipos. El primero es el que suelen optar todos los hospitales públicos". En este sentido Fernández aseguró que convertir en público el servicio de televisión de los hospitales asturianos "detraería ingresos de otras partidas".

En este sentido la administración se compromete, eso sí, a que la televisión siga siendo gratis en las plantas Covid, en donde los pacientes pasan "largos períodos ingresados y solos".

La vuelta del pago por ver la televisión en los hospitales asturianos ha traído polémica. El servicio era gratuito desde que en noviembre del año pasado el Servicio de Salud del Principado de Asturias entendiera que el aislamiento de los pacientes como consecuencia del coronavirus y la prohibición de las visitas en los hospitales obligaban a dar a los enfermos un extra de entretenimiento gratuito. Ahora la vuelta a la normalidad en algunos centros de la región ha puesto sobre la mesa los costes y beneficios de este servicio. En una respuesta al grupo parlamentario de Podemos en la Junta General del Principado la consejería de Salud reconocía hace semanas que solo durante el año 2019 (el último del que se tienen datos sin distorsión pandémica), la empresa concesionaria del servicio recaudó más de 330.000 euros gracias a las televisión instaladas las diferentes habitaciones del Hospital Universitario Central de Asturias. "No es de recibo que un servicio básico para las personas hospitalizadas se convierta en un negocio", criticó hace semanas en un comunicado hecho público Daniel Ripa, portavoz de Podemos en la Junta General del Principado, quién hoy ha vuelto a criticar "que se haga negocio con el entretenimiento de las personas hospitalizadas". Las televisiones en los hospitales públicos funcionan de la siguiente manera: las empresas adjudicatarias del servicio cobran a los pacientes y luego pagan al Principado una cantidad determinada que varía en función de las camas hospitalarias.

Compartir el artículo

stats