Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Radiografía de un páramo juvenil: Asturias, la segunda provincia que más jóvenes autóctonos ha perdido en este siglo

La estadística focaliza la merma de población juvenil en el Noroeste: los peores datos están sin excepción en la Cornisa y Castilla y León

Una joven desplaza su maleta por las instalaciones de la T4 del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

Una joven desplaza su maleta por las instalaciones de la T4 del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

Las dos primeras décadas de este siglo han dejado a Asturias sin más de 136.000 jóvenes de 20 a 39 años, sin cuatro de cada diez residentes de estas edades, y sin prácticamente la mitad si se cuentan exclusivamente los nacidos en España. Mírese como se mire, la merma da idea de la pérdida de capital humano que arrastran la penuria endémica de la demografía asturiana y el oscurecimiento de las expectativas laborales para la juventud: el Principado es la segunda provincia española que más porcentaje de población autóctona de esta franja etaria básica se ha dejado en este siglo, más de 150.000 jóvenes españoles de nacimiento, una cifra que se mide pensando que daría para llenar el tercer municipio más poblado de Asturias. Solamente Vizcaya supera su 48,8 por ciento de pérdida, que se sitúa muy por encima del 35 del promedio nacional e incluso de los niveles de todo el eje interior de la “España vaciada”.

La geografía española de la juventud declinante queda fijada con toda crudeza en esta estadística que confirma que entre las dieciséis demarcaciones con un descenso más acusado en su nómina de veinteañeros y treintañeros nacidos en España están, además de Asturias, las nueve provincias de Castilla y León, las tres vascas y toda Galicia excepto Pontevedra. Todas ellas registran pérdidas por encima del cuarenta por ciento, igual que Cantabria, y el traslado de los datos al mapa dibuja claramente dos españas: menos próspera la del Norte, y mejor que la media nacional la meridional y mediterránea. Es la mengua de la población juvenil y su preocupante foco en el cuadrante Noroeste de la Península, que resalta en la estadística recién elaborada por el estudioso avilesino Alejandro Macarrón Larumbe, artífice y director de la Fundación Renacimiento Demográfico, creada para encender las alarmas sobre la crisis de la natalidad y el desinterés que despierta en las autoridades españolas. Su convicción sobre la “espeluznante merma del número de españoles jóvenes en los últimos veinte años” discurre paralela a la dolorosa certeza sobre “lo poco que ha importado e importa nuestro hundimiento demográfico al grueso de los políticos e intelectuales”.

Como casi siempre que se actualiza un recuento, Asturias figura a la cabeza del desastre. Aislando el segmento de los jóvenes españoles de cuna, que descuenta el efecto de la inmigración y deja bien a la vista los efectos de la aguda crisis de natalidad que el Principado arrastra desde hace un mínimo de cuarenta años y su ecosistema de oportunidades laborales, se observará un preocupante tránsito de los 308.654 jóvenes de esas edades que se contabilizaban en el amanecer del siglo a los cerca de 158.000 que adjudica al Principado la actualización a 1 de enero de 2021 del padrón del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Descenso de la población nacida

en España de 20 a 39 años

de 2001 a 2021

Por encima de la media

Por debajo de la media

Media de España

Cantabria

Vizcaya

Guipúzcoa

Asturias

34,8

40,1

49,4

46,6

La Coruña

48,8

Lugo

41,9

Navarra

Álava

43,4

Palencia

León

38,1

Pontevedra

44,7

Huesca

45,7

45,5

Gerona

Burgos

Lérida

39,2

La Rioja

Orense

38,4

31,6

44,5

38,8

38,3

Valladolid

43,3

Zamora

Zaragoza

Soria

Barcelona

45,8

47,1

39,4

44,8

40,6

Segovia

Tarragona

Salamanca

41,9

Guadalajara

30,1

Ávila

Teruel

43,8

13,6

Madrid

40,7

36,2

Castellón

34,5

Cuenca

33,9

Baleares

Toledo

Cáceres

38,0

22,7

13,4

34,9

Valencia

36,1

Ciudad Real

Albacete

Badajoz

29,2

32,4

Alicante

27,2

Córdoba

30,1

Jaén

Murcia

29,2

28,1

25,2

Huelva

Sevilla

28,4

Granada

Almería

Las Palmas

29,2

Santa Cruz

de Tenerife

25,4

Málaga

22,0

32,1

22,6

31,1

Cádiz

29,2

Descenso de la población nacida en España

de 20 a 39 años de 2001 a 2021

Por encima de la media

Por debajo de la media

Media de España

Cantabria

Vizcaya

Guipúzcoa

34,8

Asturias

40,1

49,4

46,6

La Coruña

48,8

41,9

Lugo

Navarra

Álava

Palencia

León

43,4

38,1

Pontevedra

44,7

45,7

45,5

Huesca

Burgos

39,2

Gerona

Orense

Lérida

La Rioja

38,4

44,5

31,6

43,3

38,8

38,3

Valladolid

Zamora

Zaragoza

Barcelona

Soria

45,8

47,1

39,4

40,6

44,8

Segovia

Tarragona

Salamanca

41,9

Guadalajara

30,1

Ávila

Teruel

43,8

13,6

Madrid

40,7

36,2

Castellón

34,5

Cuenca

33,9

Baleares

Toledo

Cáceres

38,0

22,7

13,4

34,9

Valencia

36,1

Ciudad Real

Albacete

Badajoz

29,2

32,4

Alicante

27,2

Córdoba

30,1

Jaén

Murcia

29,2

28,1

25,2

Huelva

Sevilla

28,4

Granada

Almería

29,2

Santa Cruz

de Tenerife

25,4

22,0

Málaga

Las Palmas

22,6

32,1

31,1

Cádiz

29,2

Si se busca en la misma fuente el dato total, el panorama no mejora demasiado: de 323.440 jóvenes en 2001 a 187.156 en la primera actualización de este año, más de 136.000 como resultado de una resta que permite calibrar el efecto que ha tenido sobre la pirámide demográfica asturiana la primera fase del más reciente desplome de la natalidad. Se aprecia en esa estadística la reducción de la remesa de los nacidos entre 1982 y 2000, la merma de brazos jóvenes para construir el futuro de la región de unas generaciones que se han visto disminuidas por la combinación de la profunda depresión de la natalidad, las sucesivas crisis económicas o el éxodo en pos de oportunidades.

La porción juvenil del censo ha enfilado ese descenso en este siglo invirtiendo la tendencia alcista de las dos últimas décadas del XX, cuando los jóvenes de las generaciones del “baby boom” hicieron engordar esa franja de veinteañeros y treintañeros de algo más de 306.000 en 1981 a cerca de 322.000 en 2000.

Compartir el artículo

stats