Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reordenar el mapa y descentralizar la Administración, estrategia contra el vacío

Los expertos piden en la Junta “un cambio colectivo de sistema” que pase de la fase de los estudios a la de la acción frente al despoblamiento

PUEBLOS ABANDONADOS

“Asturias ya está estudiada, hay que pasar a la acción”. Sobre la base que marca esta premisa de Jesús Arango, economista y exconsejero de Agricultura del Principado, varios especialistas tratan de aguijonear a la autoridad autonómica. En la comisión parlamentaria que vuelve a examinar el “reto demográfico”, Arango y el arquitecto Javier Calzadilla, atento estudioso de la depresión de la población asturiana, intercalaron advertencias con oportunidades y confluyeron entre otras en la oportunidad de abrir el melón del mapa administrativo asturiano, de redimensionar, comarcalizar, “desplegar la administración en el territorio” y de acometer una “reorganización territorial” que reclama Calzadilla y que debe tomar la parroquia como base y ámbito básico de la toma de decisiones contra el vaciado progresivo del territorio, sobre todo del rural.

“O nos convencemos de que Asturias es una región de base exportadora o no llegaremos a nada”

Jesús Arango - Economista

decoration

Como la enfermedad está enquistada y cuesta saber por dónde empezar, los expertos invitados al parlamento recuerdan que Asturias dispone, de resultas de su amplio autodiagnóstico, de una “excelente” base de datos de ámbito parroquial (una “como no existe en ningún otro lugar de España”, gracias a Sadei). He aquí un posible punto de partida.

Arango acometió el “gran problema” de la Asturias “dual y diversa” del 80-20 –el ochenta por ciento de la población en el veinte por ciento del territorio, y viceversa– acotando la cuestión con la certeza de que el despoblamiento “es un problema económico” y resumiendo lo que quiere para el futuro: “Una Asturias innovadora con un área central potente y unas zonas rurales renovadas y diversificadas”. Para lograrlo le hace falta “un empujón”, “un reinicio”, un “cambio de sistema colectivo” al que paradójicamente puede ayudar la pandemia, porque él está “convencido de que cuando pasemos la vacunación va a haber un renacimiento espectacular en el mundo”. Vendrá “una gran ola y podemos coger la tabla de surf y o que nos lleve por delante”, apunta. Para surfear habría que marcar “prioridades”, sigue, y “secuencias temporales e instrumentos para llevarlas a cabo” asumiendo ya como horizonte el largo plazo.

“Se han hecho algunas cosas, pero con resultados muy dudosos o negativos”

Javier Calzadilla - Arquitecto

decoration

“O nos convencemos que Asturias es una región de base exportadora o no llegaremos a ningún lado”, dice entrando en materia, y además de eso y del uso de la administración para hacer llegar mejor los servicios al territorio atender a la “productividad”. En todos los sentidos. Incluida una vuelta completa alrededor del turismo, entendida como la urgencia de “transformar en dinero y empleo” mucho recurso natural y cultural dormido, o algunas ideas muy concretas que van del “inventario de hórreos, paneras y cabazos” a la implantación de “fab labs”, pequeñas fábricas digitales de producción doméstica al alcance de cualquiera, con máquinas dirigidas por ordenadores y que en el rural asturiano bien podrían echar a andar, propone, en lo más castigado. Por qué no en Pesoz.

“Urge determinar qué inhibe internamente el desarrollo asturiano”

José Feito - Economista

decoration

Son grandes y pequeñas estrategias para apuntalar un edificio que poco a poco, alerta Javier Calzadilla, “pueden derribar las termitas” del despoblamiento. El arquitecto expuso ante los diputados los resultados de sus estudios demográficos, su advertencia con datos de que, extrapolando las tendencias recientes, siete municipios asturianos quedarán sin población en 33 años, 23 dentro de 55 y 45 en cien años. “Sólo 33 concejos tendrán algo de población dentro de un siglo, medio millón de habitantes en la tercera parte de superficie. En Asturias ya se podrá hablar con gran propiedad del área central”, ironizó. El estudioso aludió a los concienzudos y valiosos análisis elaborados en los últimos años y a la impericia o el desinterés para llevarlos al territorio. “Se han hecho algunas cosas, pero con resultados muy dudosos o negativos”, dijo, y lamentó entre lo más reciente la contumaz ausencia de informes de evaluación y seguimiento del plan demográfico 2017-2027 o los criterios utilizados por el Principado para asignar las deducciones fiscales por vivir en el medio rural incluidas en el presupuesto de este año, limitadas a los habitantes de una lista de 2.500 entidades confeccionada “con poco rigor”, dejando fuera a los concejos de más de 5.000 residentes o incluyendo entidades deshabitadas desde hace muchos años.

“Las estrategias de éxito dan un papel activo a los concejos o villas como agentes del cambio”

Carmen Castro - Economista

decoration

En la sesión de ayer, el economista José Feito, presidente del Consejo de Cultura Vaqueira, dejó su asentimiento respecto a la raíz económica del despoblamiento y puso algunos acentos en el “minifundio parcelado” y la improductividad del monte comunal como frenos para el desarrollo rural e invitó a “determinar qué inhibe internamente el desarrollo asturiano”. Su colega Carmen Castro aportó la perspectiva de género incidiendo asimismo en los alientos económicos y cargando contra las políticas de sentido “natalista”, las que tratan de “convencer a las mujeres de que tengan hijos, pero sin generar alternativas de empleo o de reparto de las responsabilidades y los tiempos de manera equilibrada”. También aludió a la aproximación de los servicios y a las experiencias de éxito que dan “un papel más activo a los municipios o las villas como agentes activos del cambio de modelo económico”.

Compartir el artículo

stats