UGT Asturias y la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) pusieron ayer sus condiciones para el reparto de los 107 millones de euros en ayudas del fondo covid estatal que próximamente han de llegar a Asturias. Las organizaciones reclamaron al Principado que amplíe el destino a todas las actividades y que su reparto sea “proporcional y ecuánime” en función de la pérdida de facturación provocada por la crisis. El secretario general de UGT de Asturias, Javier Fernández Lanero, y el de UPTA, Eduardo Abad, pidieron una agilización de los trámites entre los gobiernos central y regional para que el nuevo paquete de ayudas pueda llegar a partir de junio. UPTA propone destinar la mitad de las ayudas –53 millones– a los negocios con una pérdida de la facturación superior al 50 por ciento y repartir el resto en dos tramos, para empresas y autónomos que hayan perdido entre el 30 y el 40 y entre el 40 y el 50 por ciento de las ventas.

Según sus cálculos, unos 29.000 autónomos y pequeñas empresas en Asturias tienen intención de acogerse a las subvenciones, que forman parte del paquete de 7.000 millones aprobado por el Gobierno central.