El juicio por prevaricación contra el exgerente de Sogepsa, José María Quirós, ha quedado visto para sentencia este mediodía, después de que el ministerio público mantuviese su petición de condena de nueve años de inhabilitación para cargo o empleo público. El fiscal Alberto Rodríguez ha indicado que "Sogepsa no es una mercantil privada, sino una sociedad mixta en la que era aplicable la normativa de contratos públicos". A Quirós le imputan haber realizado contratos de informática por importe de unos 800.000 euros sin que se requiriesen ofertas y se aplicasen los principios de publicidad y libre concurrencia. La defensa, a cargo de la letrada Casilda Flórez, repuso por su parte que "Sogepsa era una sociedad mixta regida como una sociedad anónima", por lo que no debía contratar como una administración pública, sino como una sociedad de capital más. Quirós, añadió, fue contratado con la intención de aplicar principios de economía de mercado a la gestión de Sogepsa, y por tanto "no puede equipararse a un funcionario de la Administración".

En la segunda y última jornada de este juicio han declarado ante la magistrada María Elena González, titular del Juzgado de lo penal número 2 de Oviedo, el jefe de los servicios jurídicos de Sogepsa, Rafael González del Santo (condenado en su día, como recordó el fiscal, por intrusismo, esto es, por haber ejercido como abogado sin serlo), que trató de explicar por qué motivo Sogepsa no debería haber contratado como una administración pública. No debe perderse de vista que Quirós declaró que había actuado en todo momento siguiendo el consejo de sus servicios jurídicos. A preguntas de la defensa, González del Santo indicó que Sogepsa estaba obligada a licitar solo los contratos de obra, esto es, la mayoría, pero no el resto. Justificó la contratación a dedo de una empresa para dotar a la sociedad mixta de un nuevo sistema de gestión informática al concurrir una causa de exclusión, como era la confidencialidad, dado que iba a manejar datos sensibles para el funcionamiento de Sogepsa, como las expropiaciones. "No cabía en cabeza humana que saliese a concurso", dijo. González del Santo defendió la falta de concurrencia por el hecho de que Sogepsa no era un poder adjudicador. Y estimó que Sogepsa debía regirse por la ley de Sociedades de Capital, antes que la ley de Contratos Públicos. González del Peso explicó que todo el problema vino por la presión en la Junta General de Principado a la entonces consejera de Infraestructuras, Belén Fernández. "Era una guerra continua. Cada vez que preguntaban a la consejera en la Junta, nos pedían documentación", indicó.

Esta mañana también han declarado dos miembros del Consejo de Administración de Sogepsa en la época, la exalcaldesa de Gijón, Paz Fernández Felgueroso, y el vicepresidente de la patronal de la construcción, Ignacio Núñez Rodríguez-Arango, director general de la constructora Los Álamos. Los dos justificaron tanto el contrato con la empresa se informática, dado que Sogepsa estaba en plena transformación de su sistema de gestión, como el método utilizado para hacerlo, dado que la sociedad se gestionaba como una mercantil cualquiera. "No era una empresa del Principado. Si accedimos a que la sindicatura fiscalizase la sociedad fue para evitar un daño a la imagen pública", dijo Fernández Felgueroso. "No observamos nada que nos llevase a pensar que hubiese algo no acorde a la ley", añadió la exalcaldesa gijonesa. Núñez Rodríguez-Arango convino en lo mismo y añadió que Sogepsa funcionaba como cualquier otra gestora de suelo privada, como los Álamos. "No tengo conciencia de que el Consejo hubiésemos detectado alguna irregularidad. No había razón para adoptar decisiones ilegales, para hacerlo mal a sabiendo, salvo que hubiese intereses espurios", sentenció.

De haberlos habido, dijo el fiscal, Quirós habría sido acusado de malversación o negociaciones ilegales. Para él, "se ha incurrido en prevaricación continuada de forma consciente". Y añadió que "a Quirós le es aplicable la condición de funcionario". La defensa apeló a la Sindicatura, en su opinión la causante del desaguisado. "El síndico Antonio Arias dijo que Sogepsa venía 'operando como un particular'. Por tanto no ha habido ninguna vulneración y menos deliberada". Y añadió que "Quirós ha sido injustamente traído a este procedimiento y eso le ha causado un gran perjuicio personal."