Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El paso alternativo al argayón de Salas, para después del verano

“Es desastroso para toda la comarca”, admiten los alcaldes de Tineo, Allande y Salas, resignados porque “no queda otra”

7

El gran argayo de Salas, visto desde el aire T. B.

No les queda otra que ser pacientes y comprensivos a los vecinos, trabajadores y empresarios del occidente y suroccidente asturianos afectados por el “argayón” (más de 1.000 metros cúbicos de tierra) que cayó hace doce días sobre la carretera nacional 634 en Casazorrina (Salas). Porque no será hasta después del verano (en unos cinco meses más bien) cuando se pueda abrir un paso alternativo que, de forma temporal, permita retomar el tráfico por la vía afectada y evitar los desvíos ahora en vigor.

Paciencia y comprensión ya las exhibieron este martes, además de resignación, los alcaldes de los concejos más afectados (Salas, Allande y Tineo) por el desprendimiento. Los tres se reunieron en Oviedo con la delegada del Gobierno, Delia Losa, y el jefe de la Demarcación de Carreteras en Asturias, César Fernández Nespral, para conocer de primera mano qué va a pasar en la zona y qué se hará.

Los desvíos por el

argayo de Casazorrina

Tramo

cortado

Cornellana

Zona del

argayo

Salas

N-634

N-634

A-63

La Espina

AS-226

AS-359

Dóriga

Para turimos

Requejo

AS-216

AS-15

El Crucero

Soto de

los Infantes

Lorero

Para vehículos pesados

Oviñana

Tineo

AS-227

Rodical

AS-15

AS-215

Bebares

Soto de

la Barca

Los desvíos por el

argayo de Casazorrina

Tramo cortado

Zona del

argayo

Cornellana

Salas

N-634

N-634

A-63

La Espina

AS-226

Dóriga

AS-359

Para turimos

Requejo

AS-216

AS-15

Soto de

los Infantes

Lorero

Oviñana

El Crucero

Para vehículos pesados

Tineo

AS-227

Rodical

AS-15

AS-215

Soto de

la Barca

Bebares

Los tres regidores asumen que “no queda otra” y que “poco más se puede hacer” que pedir que los plazos se apuren lo máximo posible, tanto para evitar perjuicios económicos en sus municipios (hay un buen número de empresas afectadas, sobre todo, por el transporte de mercancía) como para que el tramo de la autovía en obras en el que originó el argayo (el Cornellana-Salas de la autovía A-63, de Oviedo a La Espina) no demore mucho su finalización.

“Pues contentos no es que lo estemos mucho, pero hay que asumir que esto es así, no se puede luchar”, explicó el regidor salense, Sergio Hidalgo, al término de la reunión. “Lo que ha pasado es desastroso para toda la comarca, pero debemos confiar en la labor de los técnicos y que todo se apure lo más posible para alcanzar la normalidad en la carretera nacional, además de que no afecte mucho a los plazos de la autovía”.

Sin embargo, esto último no será posible y se calcula que el tramo Cornellana-Salas sumará por lo menos un año de retraso, lo mismo que se tardará posiblemente en retirar el desprendimiento del todo. No había una fecha de conclusión fijada, pero se esperaba que la autovía estuviera lista a finales de 2022. El calendario ahora se verá de nuevo modificado para la A-63, que en principio tendría que haber entrado en servicio en su totalidad ya en 2010. César Fernández Nespral admitió que el argayo obligará a cambiar los plazos. “Estamos hablando de un desprendimiento complicado y claro que afectará al transcurso de los trabajos”, dijo.

Así las cosas, hasta después del verano, el tráfico por la zona deberá utilizar los desvíos alternativos recomendados, ya que la carretera nacional está cerrada entre la carretera de Cornellana y la de Casazorrina (solo se puede circular por la misma para ir a Collazo).

Los alcaldes de Tineo, José Ramón Feito; Salas, Sergio Hidalgo, y Allande, José Ramón Mesa; Delia Losa, César Fernández Nespral, el ingeniero José Luis Carreras y, de espaldas, el jefe del gabinete técnico. Luisma Murias

Los vehículos ligeros deben circular por el corredor del Narcea, la AS-15, y a la altura de Soto de los Infantes coger la AS- 226 que conduce a Salas. Los camiones tienen recomendado también el corredor, pero para ir a Salas o cualquier otra localidad de la zona deben hacerlo desde El Crucero por la AS-216. La delegada, Delia Losa, agradeció la comprensión de los alcaldes y se ofreció a informar y a colaborar con ellos lo máximo posible, algo que los tres agradecen.

La demora en hacer el paso alternativo, que llevará al menos cinco meses, se debe a que no es sencillo, ya que junto a la nacional discurre el río Nonaya y el argayo se ha producido en el peor de los sitios posibles. “En tres semanas estará listo el estudio de estabilidad de la ladera y se enviará al Ministerio de Fomento para que determine con carácter de emergencia qué hacer”, explicó Losa.

Se descarta que durante el verano las complicaciones puedan generar problemas de atascos. “Al haber muchas vías alternativas, los problemas son más bien que los viajes se alargan más en el tiempo y no tanto que puedan provocarse retenciones”, concluyó la delegada del Gobierno.

Compartir el artículo

stats