Eran casi las cinco de la tarde del 16 de diciembre de 2019 cuando un camionero circulaba por las calles del parque empresarial Mercasturias, en el polígono de Silvota (Llanera). Llovía, hacía frío y las lunas del camión estaban empañadas. El conductor, sostiene el fiscal, iba despistado, sin prestar atención y sin tomar las debidas precauciones. Al llegar a la esquina de la nave industrial número 1, donde hay un cruce en forma de T, inició un giro de noventa grados a la izquierda, invadiendo un paso de cebra. Desafortunadamente, por allí cruzaba una mujer de 61 años que resultó atropellada. Fueron tales las lesiones sufridas por la mujer que falleció posteriormente en el HUCA.

Imprudencia leve

La Fiscalía considera al camionero autor de un delito de homicidio por imprudencia menos grave y pide para él una pena de multa de 1.080 euros, así como la retirada del carné de conducir por un año y el pago de indemnizaciones por más de 300.000 euros, que deberá pagar el acusado, y como responsable civil directo y solidario, la compañía de seguros, y como responsable civil subsidiaria, la empresa de transportes.

De esos 300.000 euros, 189.110,35 serían para el marido de la víctima, otros 41.807,40 euros para su hijo de 39 años, y otros tantos para su hija de 33, así como 15.936,48 euros para cada una de las hermanas de la víctima. Todo ello, más los intereses legales correspondientes.