Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los ecologistas exigen a Ribera eliminar todos los planes autonómicos de gestión del lobo

Ascel subraya la “absoluta incompatibilidad” entre matar ejemplares y proteger la especie en toda España, como pretende la Ministra

Lobos en Robledo de Sanabria.

Lobos en Robledo de Sanabria. EP

Eliminar todas las normas que permiten matar lobos en España es el firme objetivo que se ha marcado la Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico (Ascel). A través de una carta dirigida a la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, a la que ha tenido acceso LA NUEVA ESPAÑA, el colectivo ha solicitado formalmente que se declare la “incompatibilidad” de la condición de especie protegida del lobo con “todas las normas autonómicas que habilitan la muerte del lobo por caza o controles” poblacionales.

Entre las normas a eliminar Ascel cita los planes de gestión del lobo de Galicia, Asturias, Cantabria y Álava; los aprovechamientos cinegéticos y autorizaciones de control de Castilla y León; los programas de control de la especie de Asturias, los cupos de extracción de Cantabria y las autorizaciones de caza y control de La Rioja.

Ascel sostiene que la anunciada orden ministerial que incorporará a todas la poblaciones españolas de lobos al Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespre), ha de incluir necesariamente la “absoluta incompatibilidad” de la caza y los actuales controles poblacionales con la protección de la especie.

El colectivo conservacionista subraya en el escrito que ya remitió anteriormente, desde octubre de 2019, otros tres escritos a la Ministra, el primero de los cuales reclamaba formalmente la inclusión del lobo en el Catálogo Español de Especies Amenazadas, en la categoría de “Vulnerable” para todo el territorio español y, subsidiariamente, su incorporación al Lespre. Ascel no ha recibido respuesta para ninguno de esos tres escritos.

El presidente de Ascel, Ignacio Martínez, señala en el escrito dirigido a la Ministra que la futura orden ministerial para proteger el lobo en toda España, y no solo al sur del río Duero como hasta ahora, debe “suspender automática y expresamente cualquier norma autonómica” que choque con el nuevo estatus del lobo. E insta al Ministerio a publicar la orden de inmediato “dado el goteo incesante de muertes de lobos” con el respaldo de los planes “mal llamados de gestión”.

Martínez resalta que algunos de los planes de gestión autonómicos han sido anulados por los tribunales de justicia tras ser recurridos por Ascel (por ejemplo, todos los aprobados por la Junta de Castilla y León). Y que también se están eliminando lobos al margen de planes de gestión, a través de resoluciones administrativas; por ejemplo, en la zona asturiana del parque nacional de los Picos de Europa.

El máximo dirigente de Ascel subraya asimismo la contradicción que supone proteger el lobo en toda España, incluyéndolo en el Lespre, y algunas “declaraciones gubernativas”, como las realizadas hace unas semanas por el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, que dio por segura “la pervivencia de la muerte organizada de lobos por controles”, al defender la continuidad, con modificaciones, del plan de gestión del lobo del Principado de Asturias.

El plan ministerial


  • Estatus actual. El lobo está estrictamente protegido al sur del Duero, mientras que al norte de este río es posible controlar legalmente sus poblaciones. El Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespre) incluye las poblaciones de Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura.
  • Propuesta de Ribera. Unificar la gestión de la especie, incluyendo al lobo en el Lespre en toda España para acabar con la actual dualidad en el nivel de protección.

Compartir el artículo

stats