Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuando el Gobierno de Felipe González rechazó la Variante: 34 años de un desaire a Asturias

El Plan del Transporte Ferroviario, aprobado el 30 de abril de 1987, incluyó todas las grandes obras proyectadas en España excepto la de Pajares

Concentración en Lena en favor de la variante de Pajares celebrada en los años ochenta, tras ser desechada por el Gobierno de Felipe González. | M. V.

Concentración en Lena en favor de la variante de Pajares celebrada en los años ochenta, tras ser desechada por el Gobierno de Felipe González. | M. V. Ramón DÍAZ

Asturias vivía tal día como hoy, hace 34 años, una gran decepción en relación con la variante de Pajares: el 30 de abril de 1987 el Gobierno de Felipe González aprobaba el Plan del Transporte Ferroviario (PTF), en el que buena parte de la sociedad asturiana había puesto sus esperanzas para lograr una nueva salida a la Meseta que sustituyera a la ya entonces obsoleta rampa de Pajares, construida en el siglo XIX. Aquel plan estatal incluía todas las grandes variantes previstas para modernizar la red ferroviaria española, excepto una: la de Pajares. Y eso que era la única de todas que ya contaba con un estudio informativo.

Era el segundo desaire a Asturias, porque el primero había llegado en diciembre de 1982, cuando el nuevo gobierno socialista, solo unos días después de tomar posesión, ordenaba paralizar la tramitación de la mejora del trazado ferroviario en Asturias, al considerar que la inversión, cifrada entonces en 38.400 millones de pesetas (más de 230 millones de euros), no se justificaba “por el volumen de tráficos existente”.

Trabajos geotécnicos para la variante de Pajares realizados en Lena entre 1999 y 2002. | Silveira

La exclusión de la variante de Pajares en el PTF, que provocó severas críticas al PSOE en Asturias, fue justificada por esa formación política con los mismos argumentos que esgrimiría en los años siguientes al votar cinco veces en contra del proyecto y abstenerse otras dos, en Asturias y en Madrid. El resumen de aquellos razonamientos era: “No está totalmente despejada la incógnita respecto a la urgencia de su necesidad”, ni tampoco “la dificultad relativa a su viabilidad técnica”. Unas consideraciones que se repetirían también para excusar la ausencia del proyecto en el Plan Director de Infraestructuras 1993-2007 (PDI), aprobado el 4 de marzo de 1994 para sustituir al PTF.

El PSOE votó en contra de impulsar o incluir la Variante en los planes estatales en cuatro ocasiones en la Junta General (26 de julio de 1988, 30 de noviembre de 1989, 2 de diciembre de 1993 y 26 de enero de 1995) y en una en el Congreso de los Diputados (25 de abril de 1991). Además, se abstuvo en una ocasión en la Cámara Baja (8 de abril de 1997) y en otra en el Senado (5 de noviembre de 1997).

Pero la cronología de la Variante incluye más sucedidos importantes en abril. El primero, en 1981, cuando el entonces presidente de Renfe, Alejandro Rebollo, de la Unión del Centro Democrático (UCD) de Alfonso Suárez, en el Gobierno, encargó a Renfe la redacción de un estudio preliminar para analizar la zona por la que podría discurrir la Variante entre La Robla (León) y Mieres.

Renfe, con la ayuda de la Universidad de Oviedo y de una empresa privada, estudió una amplia área de la Cordillera Cantábrica por la que podría discurrir la futura salida ferroviaria. Fueron los primeros estudios geológicos y geotécnicos de la zona, que servirían de base para los realizados posteriormente.

También en abril, en 1991, el día 25, se debatió en el Congreso una resolución aprobada por la Junta 18 meses antes en la que se reclamaba la inclusión de la Variante en el PTF. El resultado fue de 84 votos a favor y 149 en contra, los del Grupo Socialista. En la Junta había ocurrido exactamente lo mismo: apoyo de PP, CDS e IU, y rechazo del PSOE.

Seis años más tarde, el 8 de abril de 1997, nuevamente el Congreso de los Diputados celebró un debate sobre la variante de Pajares: la toma en consideración de una proposición de ley de IU para incluirla en el PDI, previa a la tramitación legislativa en las Cortes Generales. Fue aprobada con la abstención del Grupo Socialista. Este mismo asunto se votaría en noviembre de ese mismo año en el Senado. También se aprobó en esa ocasión con la abstención de los representantes del PSOE.

Obras de la variante de Pajares en Campomanes (Lena). | Miki López Ramón DÍAZ

El tiempo transcurrido desde que en 1981 se realizaron los primeros estudios geotécnicos de la Cordillera obligo al Gobierno a encargar nuevos análisis del terreno. Los trabajos comenzaron en abril de ese año y duraron tres años.

Aunque en un primer momento se había planeado que la alta velocidad llegara hasta Gijón y Avilés, el proyecto del trazado entre Pola de Lena y las tres principales ciudades asturianas había quedado aparcado por la enorme dificultad técnica que implicarían las obras. No obstante, el 9 de abril de 2015 el Ministerio de Fomento (ahora de Transportes) volvía a la carga y sometía a información pública el estudio informativo del tramo de Oviedo a Gijón y Avilés del AVE a Asturias.

La última efeméride destacada en el mes de abril ocurrió hace tres años, cuando Adif reveló en exclusiva a LA NUEVA ESPAÑA el coste actualizado de la variante de Pajares, 3.760 millones de euros, exactamente lo mismo que el acelerador de partículas de Ginebra. Posteriormente, tras las siguientes adjudicaciones, esa cifra fue revisada al alza, hasta situarse en los actuales 3.845 millones de euros. Tampoco es en este caso una cantidad definitiva, ya que aún restan obras por adjudicar.


Las principales efemérides del proyecto y las obras de la Variante del mes de abril son:


  • 15 de abril de 1981. Renfe, junto a la Universidad de Oviedo y una empresa privada, impulsa un estudio preliminar que analiza la zona por la que podría discurrir la Variante, entre La Robla y Ujo. Se estudia un área con una anchura de 24 kilómetros. Se realiza una descripción geológica de los terrenos y de su comportamiento geotécnico. El objetivo del estudio es encuadrar y optimizar el “Proyecto de paso por ferrocarril de la divisoria Astur-Leonesa”.
  • 30 de abril de 1987. El Gobierno de Felipe González aprueba el Plan del Transporte Ferroviario (PTF), que solo deja fuera una variante importante: la de Pajares, pese a que es la única de todas que cuenta con un estudio informativo.
  • 25 de abril de 1991. Debate en el Congreso sobre la Variante tras aprobar la Junta General del Principado, 18 meses antes, solicitar su inclusión en el PTF, con el apoyo de PP, CDS e IU y la oposición del PSOE. El resultado de la votación en Madrid fue de 84 votos a favor y 149 en contra, los del Grupo Socialista, que escudaron el sentido de su voto en que, pese al “indudable interés” del proyecto para Asturias, “no está totalmente despejada la incógnita respecto a la urgencia de su necesidad”, ni tampoco “la dificultad relativa a su viabilidad técnica”.
  • 8 de abril de 1997. El Congreso de los Diputados aprueba la toma en consideración de una proposición de ley de IU para incluir la Variante en el Plan Director de Infraestructuras (PDI), previa a la tramitación legislativa en las Cortes Generales. Se registraron 186 votos a favor, 129 abstenciones (entre ellas las del Grupo Socialista) y dos en contra.
  • 12 de abril de 1999. La Secretaría de Estado de Infraestructuras inicia los “Estudios Geotécnicos de la línea de alta velocidad León-Gijón. Variante Ferroviaria de Pajares. Fase A: Túnel de Base”, que se prolongarían hasta 2002.
  • 9 de abril de 2015. El Gobierno somete a información pública el estudio informativo del tramo Oviedo-Gijón/Avilés de la línea de alta velocidad Madrid-Asturias.
  • 8 de abril de 2018. Adif revela a LA NUEVA ESPAÑA que la variante de Pajares costará 3.760 millones de euros. Esa cifra se revisó posteriormente, hasta situarse en 3.845 millones.


Compartir el artículo

stats