El 12 por ciento de los hogares asturianos atendidos por Cáritas en 2020 tenían a algún miembro trabajando y su programa de empleo intervino con 614 personas. Además, se impartieron 14 cursos de formación, tanto presencial como online, con talleres prelaborales hasta certificados de profesionalidad en los que han participado 183 personas. Ramón Méndez-Navia, secretario general de Cáritas, y Myriam Gozalo, responsable del programa de empleo, fueron los encargados de presentar ayer la “Jornada por el Empleo” de Cáritas Asturias, durante la que reclamaron una mejora de las condiciones laborales y la erradicación del trabajo precario. Con esta iniciativa, la organización recuerda anualmente también “la falta de empleo de las personas en pobreza y exclusión social”, señalaron. Durante el acto explicaron que desde marzo del 2020, cuando se declaró la pandemia y se decretó el confinamiento, existe la sensación de que la situación laboral ha empeorado, pero para las personas en exclusión “la incertidumbre venía de antes”. Ya el informe FOESSA, publicado en 2019, señalaba “claros signos de agotamiento del sistema de bienestar que había caracterizado a la sociedad asturiana en términos de empleo y exclusión”. El área de intermediación laboral gestionó 164 ofertas, y 46 personas lograron un puesto de trabajo.