Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las nuevas restricciones sobre la hostelería en Asturias entrarán en vigor el viernes

El consejero de Salud explicará las nuevas medidas

Terrazas de hostelería, en otro de los laterales exteriores del recinto poleso. | P. T.

Terrazas de hostelería, en otro de los laterales exteriores del recinto poleso. | P. T.

Dentro de una semana, el 9 de mayo, el gobierno central pondrá punto final al Estado de Alarma que ha limitado a lo largo de los últimos meses los derechos de los españoles. Gracias a esta figura jurídica se pudo impedir la propagación del coronavirus limitando al máximo los movimientos de los ciudadanos con herramientas como el toque de queda o los cierres perimetrales. La gran pregunta ahora es qué va a pasar a partir del lunes 10 de mayo. Las incógnitas son muchas pero hay una cosa que parece clara en Asturias: el gobierno regional es consciente de que los buenos datos de contagios y de ocupación hospitalaria obligan a rebajar las restricciones para favorecer la tan ansiada recuperación económica.

El consejero de Salud del Principado, Pablo Fernández Muñiz, reconoció hoy durante la visita de la ministra Carolina Darias que mañana se explicarán en rueda de prensa las nuevas restricciones que entrarán en vigor el viernes y que supondrán un alivio para la hostelería.

“La pandemia está en una situación controlable y controlada, en un estado de meseta como consecuencia de las decisiones que se han ido adoptando y por el cumplimiento de las medidas por parte de la ciudadanía”, señaló ayer el vicepresidente del Principado, Juan Cofiño. La incidencia acumulada a siete días en el conjunto de la región es la más baja de todo 2021, según el Observatorio de Salud del Principado. Ya no preocupan ni los ingresos hospitalarios ni la ocupación de las UCI. Una buena señal que, unida al avance imparable de la vacunación (en unas semanas se tendrá ya inmunizada a toda la población mayor de 70 años), hacen que se tema menos al virus a pesar de que persisten amenazas como la variante india cuyos primeros casos se diagnosticaron ayer en Galicia. En este sentido las autoridades sanitarias llaman a no lanzar las campanas al vuelo. Que termine el estado de alarma no significa, ni mucho menos, que se vaya a volver a la normalidad.

Compartir el artículo

stats