Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La asturiana Carmen Hijosa, creadora de "piñatex", nominada al premio Inventor Europeo 2021

La salense es la única española finalista y ha sido selecciona por la Oficina de Patentes entre más de 400 ideas innovadoras - La empresaria hace un tejido sostenible a partir de las hojas de la piña que utilizan marcas como Hugo Boss o Chanel

Carmen Hijosa, con los tejidos de "piñatex", en su taller de Londres

Carmen Hijosa, con los tejidos de "piñatex", en su taller de Londres

La salense Carmen Hijosa, creadora de un tejido alternativo al cuero que sale de las hojas de la piña llamado “piñatex”, ha sido nominada por la Oficina Europea de Patentes al premio Inventor Europeo 2021 en la categoría de pymes. La emprendedora asturiana, la única española seleccionada en esta edición, competirá el próximo 17 de junio, día en el que se celebrará la ceremonia en formato online, con dos candidatos procedentes de Reino Unido y Suecia. “Hijosa ha demostrado cómo la innovación puede ofrecer alternativas sostenibles. La solicitud de patente la ha ayudado a proteger su invento y a llevarlo al mercado a través de una empresa que tiene un impacto social positivo, a la vez que un bajo impacto ambiental”, subrayó hoy Antonio Campinos, presidente del organismo europeo. 

Los premios Inventor Europeo son unos de los más prestigiosos en el campo de la innovación. La científica Margarita Salas ganó el galardón en 2019, antes de fallecer, en la categoría “Logro de toda una vida” por su patente de amplificación del ADN. En total, la Oficina Europea ha nombrado este año quince finalistas procedentes de Austria, China, Dinamarca, Francia, Alemania, India, Países Bahos, Noruega, Serbia, España, Suiza, Suecia, Reino Unido y Estados Unidos. Todos ellos fueron seleccionados por un jurado internacional entre un grupo de casi 400 inventores. Hay cinco categorías y en la de pequeñas y medianas empresas, además de la asturiana Carmen Hijosa, están Ben y Pete Kibel (Reino Unido) por su solución para la captura accidental de aves marinas en la pesca con palangre, y Henrik Lindström y Giovanni Fili (Suecia) por hacer células solares flexibles para dispositivos portátiles. El público también puede votar de forma online para que Hijosa se alce con el Premio Popular, a través del siguiente enlace: https://popular-prize.epo.org/i/i/carmen-hijosa-es/#inventor-carmen-hijosa-es.

Más de 3.000 clientes en todo el mundo

 La asturiana comercializa su tejido alternativo al cuero desde 2013 a través de una pyme (Ananas Anam) con sede en Londres. El crecimiento de su empresa ha sido exponencial, tal y como contó este domingo LA NUEVA ESPAÑA: tiene más de 3.000 clientes en todo el mundo, exporta a más de 80 países y produce 36.000 metros lineales al año. “Piñatex” lo emplean hoy en sus diseños grandes firmas como Chanel, Hugo Boss o H&M, y da trabajo a 130 personas, la mayoría de ellas en Filipinas, que es donde se recolectan las hojas de la piña, concebidas como un “desecho”. La asturiana ha logrado convertir montones de basura en un tesoro. Calcula que su tejido podría reemplazar más del 50% de la producción mundial del cuero, ya que los diez principales productores de piña del mundo crean hojas suficientes para ello. Para hacer un metro de “piñatex”, se necesitan 480 hojas. 

Carmen Hijosa, en el centro, con un grupo de mujeres que recolectan las hojas de la piña en Filipinas

La emprendedora salense explota por el momento solo las cosechas de Filipinas, pero ya está en contacto con otros países para ampliar su producción. En el país asiático, un centenar de familias recolectan las hojas de la piña e inician un proceso industrial sostenible que ella misma inventó. El tejido, similar al cuero por su rugosidad, se remata en España, y más concretamente en Cataluña, desde donde se exporta por todo el mundo. Hijosa presentó una solicitud de patentes para su tejido y producción en 2011, antes de fundar la tartup Ananas Anam, y se la concedieron en 2018. “La propiedad intelectual fue una parte fundamental para asegurar los fondos, así como el futuro del producto y su potencial de mercado”, afirma. Su trabajo pionero ha posicionado a su empresa como líder del mercado, en un momento en el que los consumidores demandan opciones más sostenibles. 

El viaje a Filipinas que le cambió la vida

Carmen Hijosa nació en Salas en 1975, aunque con 19 años se mudó a Irlanda para estudiar inglés. Allí cofundó la empresa de fabricación de cuero de lujo Chesneau Leather Goods, que vendía a clientes de alto nivel como Harrods. Después de 15 años, comenzó a trabajar como consultora textil para el Banco Mundial. En 1993 le pidieron que analizase la industria del cuero filipina. Ese viaje le cambió la vida. “Me propuse ver de dónde venía el cuero. Y me llevé un choque tan tremendo, que me prometí: ‘No trabajaré más con esta piel’. El proceso de producción es un desastre a nivel medioambiental y humano”, relató en LA NUEVA ESPAÑA. Y cumplió la promesa. 

Detalle de una cazadora hecha con "piñatex"

De 2009 a 2014, Hijosa completó un doctorado en textiles en el Royal College of Art de Londres y se especializó en fibras naturales. Antes de crear “piñatex”, se sumergió en un proceso de investigación de 12 años para replicar la malla de fibras de colágeno del cuero. Hasta que vio “la luz” con las hojas de la piña, que son “muy fuertes, finas y flexibles” y han sido utilizadas en las Filipinas durante 300 años para confeccionar tejidos hechos a mano. “Entonces, empecé a pensar: ‘¿Qué pasa si hago una malla con estas fibras de hojas de piña? ¿Será esta malla de fibras muy diferente al cuero?”, relata. Y el resultado fue “piñatex”.  

Compartir el artículo

stats