DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El peaje que planea el Gobierno: un euro entre Oviedo y Gijón y casi dos por ir a las alas

Pedro Sánchez, apoyado por las constructoras, pretende recaudar 12.000 millones al año a partir de 2024 para conservación de carreteras estatales | Oposición frontal del PP asturiano al peligrar 12.000 empleos

Peaje de La Magdalena, en la autopista del Huerna (AP-66). | Silveira

Peaje de La Magdalena, en la autopista del Huerna (AP-66). | Silveira

El Gobierno de Pedro Sánchez ha dado un paso más en su intención de cobrar peaje en las autovías españolas: se ha comprometido con la Comisión Europea a implantar un sistema de pago en todas las vías de alta capacidad de la red estatal. El objetivo es recaudar los 1.200 millones de euros al año que cuesta la conservación de las autopistas y autovías. Las grandes constructoras y concesionarias de vías de pago respaldan sin ambages la propuesta. Los transportistas, tiemblan: temen el “crack” del sector. Este periódico intentó sin éxito conocer la opinión del Gobierno del Principado.

Hasta ahora todo habían sido “globos sonda”, simples declaraciones públicas de dirigentes gubernamentales sobre la necesidad de reordenar los peajes y el déficit en la conservación de la red estatal de vías de alta capacidad, que la patronal de las constructoras (Seopan) cifra en unos 10.000 millones de euros. Ahora ya hay un plan, aunque no se implantarán tasas por el uso de autovías hasta 2024, según anunció el Ejecutivo. No hay vuelta atrás; entre otras razones, porque el Gobierno necesita justificar ingresos ante las autoridades comunitarias.

El Ejecutivo ha prometido consensuar las medidas a aplicar con el sector del transporte. Planea “pagos reducidos” y estudia la posibilidad de excluir al transporte de mercancías y viajeros, así como a aquellos particulares que se ven obligados a utilizar las autovías por motivos laborales. El principal problema es sortear las normas comunitarias, contrarias a este tipo de trato diferenciado.

¿A cuánto podría ascender el pago por el uso de autovías? Se han escuchado varias cifras. Seopan propuso el año pasado una tasa de 9 céntimos por kilómetro para los turismos y 19 céntimos para los vehículos pesados. Esta propuesta generó el frontal rechazo del sector del transporte.

Esos 0,09 euros por kilómetros obligarían a pagar, por ejemplo, 2,7 euros por cada viaje Oviedo-Gijón, 3,4 por recorridos como Avilés-Oviedo o Gijón-Mieres, 4,2 euros por Villaviciosa-Oviedo, casi 10 euros por Oviedo-Llanes, y 15,4 euros por Luarca-Llanes y 21,3 euros por cruzar Asturias por la autovía del Cantábrico, de Bustio al puente de Todos los Santos.

Ahora, Seopan ha rescatado su propuesta inicial: 3 céntimos para los coches y 14 céntimos para los camiones y autobuses, una media de lo que ya se cobra en la mayor parte de los países de la Unión Europea (UE). No obstante, Seopan propone aplicar bonificaciones horarias.

Los tres céntimos por kilómetro implicarían pagos de 0,9 euros por trayectos como Oviedo-Gijón y Pola de Lena-Oviedo, 1,8 euros por Ribadesella-Pola de Siero, 1,9 euros por Avilés-Luarca y 7 euros por viajar desde el límite con Cantabria hasta el límite con Galicia.

Los camioneros y el PP rechazan el plan

decoration

El PP ha criticado abiertamente la propuesta del Ministerio de Transportes. La presidenta regional del partido, Teresa Mallada, afeó al jefe del Ejecutivo autonómico, Adrián Barbón, que “nunca” se oponga “a nada” de lo que plantea el Gobierno central. Y menos a esta propuesta que ha hecho “saltar todas las alarmas”. “Eso no es defender Asturias”, añadió.

Mallada resaltó que los asturianos ya sufren uno de los tres peajes más caros por kilómetro de España para viajar a la Meseta, el del Huerna, y el más caro de la red estatal para viajar a Madrid, el Villalba-Adanero. “Lo que faltaba es que nos impongan más tasas, cuando lo que debería hacer el Principado es negociar una bonificación en el Huerna, como se ha hecho en Galicia, por ejemplo”.

La presidenta del PP asturiano manifestó su “oposición frontal” a que se apliquen más peajes y su “preocupación” por el sector del transporte, pues supone una “grave amenaza” para los 12.000 empleos que suma en Asturias. Mallada, en sintonía con lo manifestado por el sector asturiano del transporte, cree que lo que el Gobierno recauda por impuestos a los combustibles y por la adquisición de vehículos es “más que suficiente” para afrontar la conservación de las carreteras estatales.

El PP intentó presentar en la Junta una propuesta de declaración institucional contra el cobro de peajes en las autovías, pero desistió ante la falta de unanimidad. Ahora planea presentar una proposición no de ley en el mismo sentido. “Este es uno de esos temas que requiere de un frente común para ir todos de la mano en defensa de los intereses de Asturias”, subrayó Mallada.

También hay voces a favor de los peajes en las autovías. Por ejemplo, la del presidente de la Confederación Asturiana de la Construcción (CAC-Asprocon), Joel García, quien señaló que España tiene que ponerse en este asunto “al nivel de la Unión Europea, donde hay peajes para que las carreteras tengan un mantenimiento digno y que no se pierda su valor patrimonial”.

En su opinión, resulta “evidente” que los impuestos recaudados con los carburantes y la venta de vehículos se destina “a otras cosas, como la sanidad”. Y con lo que ahora se recauda “no llega” para mantener la red estatal de carreteras. Está a favor de que se cobren peajes “para que no haya baches”. Y han de ser peajes “sin ánimo de lucro, no disuasorios y que se destinen íntegramente a la conservación de esas carreteras”.

Ovidio de la Roza, presidente de la Asociación de Empresas de Transporte, Logística, Aparcamientos y Actividades Afines de Asturias (Asetra), resaltó que implantar peajes en todas las vías de alta capacidad supondría “un auténtico mazazo” para el sector, que perdería competitividad.

Recordó que el Gobierno lleva “mucho tiempo” intentando implantar peajes en las autovías, pero nunca con algo tan concreto como ahora. Un hecho que achaca a dos factores fundamentales: “La presión de Seopan, interesadísima en conseguir fondos para sus grandes obras, y un gobierno necesitado de recaudar dinero como sea. Es una fórmula fácil, que a ambos les viene bien”, añadió

De la Roza auguró una “oposición muy fuerte” del sector del transporte si se implantan finalmente peajes en toda la red estatal. Recordó que existe un compromiso firmado en julio del año pasado por el ministro José Luis Ábalos, en el que se comprometió a no elevar la fiscalidad y a no implantar peajes, salvo con el consenso del sector.

Sobre la posibilidad de que solo se cobre peaje a los vehículos particulares, De la Roza se mostró escéptico: “¿Excluir al sector del transporte? Todo lo contrario, es mucho más posible que sea al único al que se le imponga, y que se excluya a los particulares”. Y añadió: “No sabemos absolutamente nada sobre qué tipo de tasa pretenden implantar, si será una especie de viñeta o pagos por recorridos… Solo sabemos que las grandes constructoras están deseando que haya peajes; ya se atreven hasta a decir cuántos céntimos por kilómetro deberíamos pagar”.

Alejandro García Monjardín, presidente de la Central Empresarial de Servicios Internacionales y Nacionales del Transporte (Cesintra), manifestó la “frontal oposición” del sector a la medida. “Llevan años lanzando globos sonsa, pero cada vez van más en serio, nos preocupa especialmente que ahora se haya planteado la propuesta en Bruselas.

Subrayó también el compromiso del Gobierno de no implantar nuevas tasas al sector sin consensuarlo con el Comité Nacional del Transporte “pero como no cumple nada…” Monjardín resaltó que los impuestos a los combustibles de automoción le reportan al Gobierno unos ingresos de unos 11.000 millones anuales, más que suficientes para afrontar la conservación de las carreteras

“No estropeamos el asfalto de las carreteras por capricho, somos un servicio público, así que la conservación debe de ser asumida tanto por los consumidores como los que transportamos”, lo que a su juicio implica que debe sufragarse “a través de los Presupuestos Generales del Estado”.

Tampoco cree que se apliquen peajes solo a los particulares: “Llevan años intentando colarnos la euroviñeta, que es lo mismo. Ya lo dejó caer el anterior gobierno del PP, así que no nos van a excluir, seguro”. Los transportistas auguran movilizaciones si la idea del Gobierno sale adelante.

Compartir el artículo

stats