DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alivio para la sanidad: las enfermeras jubiladas salvarán las carencias del verano para seguir con las vacunas

Salud descarta tener que cerrar más plantas de las habituales para dar vacaciones y planifica la llegada de los nuevos graduados en Enfermería

La enfermera jubilada Pilar Díaz Vigil-Escalera aplica una vacuna anticovid en el autovac del HUCA. | Luisma Murias

La enfermera jubilada Pilar Díaz Vigil-Escalera aplica una vacuna anticovid en el autovac del HUCA. | Luisma Murias

Bombona de oxígeno para la sanidad asturiana: las enfermeras jubiladas que habían retornado a la actividad para reforzar los equipos de vacunación frente al coronavirus podrán continuar en estas tareas más allá del final del estado de alarma, que decae este próximo domingo. El Gobierno central ha prorrogado hasta el próximo 31 de diciembre el plazo en el que los médicos y enfermeras pueden percibir la pensión de jubilación y, al mismo tiempo, las retribuciones propias del personal estatutario de la sanidad pública. El Servicio de Salud del Principado (Sespa) ofrecerá seguir vacunando a las aproximadamente 150 enfermeras que desde principios del pasado marzo venían desarrollando estas tareas. Asimismo, ofrecerá trabajo, de manera casi automática, a los 170 jóvenes que en estas semanas concluyen el grado de Enfermería en las facultades de Oviedo y Gijón.

“Es muy buena noticia porque nos permite dar descanso a las enfermeras que han estado en primera línea en estos meses de pandemia”, explicaron ayer fuentes sanitarias. Entre las plantillas de enfermería, el ambiente se había tensionado en las últimas semanas ante las dificultades que se vislumbraban para cubrir las necesidades asistenciales en el verano sin dejar de dar los permisos y vacaciones que a cada trabajador le corresponden por ley.

Es bien sabido que las enfermeras son un bien escaso en toda España –también en Asturias–, y que la demanda de profesionales se ha incrementado aún más con la llegada de la pandemia de covid-19. En el momento actual, actividades como la atención de infectados por coronavirus en los hospitales y, de manera especial, los dispositivos de vacunación masiva están absorbiendo un elevado volumen de enfermeras.

Objetivo para el 9 de mayo

Buena parte de los enfermos

de alto riesgo (trasplantados, oncológicos, en diálisis, personas con síndrome de Down mayores de 40 años…).

Trabajadores sanitarios, sociosanitarios, docentes y de todos los colectivos esenciales.

Todos los mayores

de 70 años.

Buena parte del grupo de 60 a 69 años.

400.000 asturianos con la primera dosis

Objetivo para el 9 de mayo

400.000 asturianos con la primera dosis

Todos los mayores

de 70 años.

Buena parte del grupo de 60 a 69 años.

Trabajadores sanitarios, sociosanitarios, docentes y de todos los colectivos esenciales.

Buena parte de los enfermos

de alto riesgo (trasplantados, oncológicos, en diálisis, personas con síndrome de Down mayores de 40 años…).

Objetivo para el 9 de mayo

Buena parte de los enfermos

de alto riesgo (trasplantados, oncológicos, en diálisis, personas con síndrome de Down mayores de 40 años…).

Trabajadores sanitarios, sociosanitarios, docentes y de todos los colectivos esenciales.

Todos los mayores

de 70 años.

Buena parte del grupo de 60 a 69 años.

400.000 asturianos con la primera dosis

Según algunas estimaciones de los sindicatos, solo el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) tiene una plantilla de enfermeras que está “en unas 150 profesionales por debajo de las necesidades reales”. No resulta extraño, en consecuencia, que en algunos ambientes sanitarios llegara a barajarse la posibilidad de que este próximo verano el cierre de camas de hospital fuera superior al habitual ante la imposibilidad de contar con suficientes profesionales de enfermería.

Finalmente, parece que este riesgo queda conjurado, al menos sobre el papel. Los directivos del Sespa saben que no continuarán más allá del próximo domingo todas las enfermeras que llevan dos meses vacunando, pero confían en que una porción sustancial de esas 150 profesionales se avengan a seguir, al menos, unos meses más.

Por otra parte, está pendiente de concretarse cuántos de los 170 graduados que salen ahora de las facultades de Enfermería de la región están dispuestos a empezar a trabajar de inmediato. Es un secreto a voces que, ante la seguridad de que en su sector existe pleno empleo, no son pocos los que deciden demorar el acceso al mercado laboral, o los que, ya rodados en la actividad profesional, se toman algún respiro en el periodo veraniego y optan por autoexcluirse transitoriamente de las bolsas de demandantes de empleo.

La norma legal

La prórroga de la contratación de las enfermeras jubiladas se hace al amparo del real decreto-ley aprobado anteayer por el Consejo de Ministros. ¿Cómo la justifica el Gobierno? Subrayando que “la necesidad de personal sanitario continúa siendo una realidad mientras se prolongue la situación de crisis sanitaria, por lo que resulta imprescindible facilitar a las administraciones públicas la contratación de dicho personal”.

En consecuencia, “se considera necesario y urgente mantener la vigencia de la medida relativa a la posibilidad de que los profesionales sanitarios jubilados puedan incorporarse voluntariamente a los servicios de salud (...) permitiendo la compatibilidad de la jubilación y el desarrollo de profesiones sanitarias sin que se vea mermada la cuantía de la pensión a percibir”.

El artículo 14 establece que “podrán compatibilizar la percepción de la pensión de jubilación hasta el 31 de diciembre de 2021 las y los profesionales que ejercen la medicina y la enfermería y que en virtud de nombramiento estatutario o contrato laboral, presten servicios tanto en centros sanitarios públicos como privados, con el objeto de llevar a cabo tareas dirigidas a la lucha contra el covid, siempre que la incorporación al servicio activo derive de las autorizaciones acordadas por la autoridad sanitaria competente”. En el caso de Asturias, todos los contratos serán como estatutarios.


Cae la incidencia en la región: quinto día seguido por debajo de 100 casos


Asturias registró anteayer, martes, 51 casos nuevos de coronavirus. Se trata del quinto día consecutivo que la región salda por debajo del centenar de nuevos diagnósticos. En este caso, con la cifra más baja desde el 10 de septiembre de 2020 (44), con la única excepción de los 41 positivos registrados el pasado domingo. El martes se llevaron a cabo 3.125 pruebas de covid y la tasa de positividad se situó en el 3,14 por ciento.

Esta cifra de casos nuevos implica una nueva caída de la tasa de incidencia de los últimos siete días, y también desciende de manera muy especial la tasa a catorce días, situada ahora en 123 casos por cada 100.000 habitantes, lo que implica aproximarse a los mejores niveles de la Navidad, posteriores a la segunda ola y anteriores a la tercera. Entre tanto, la incidencia del conjunto de España es de 205 casos por 100.000 habitantes en dos semanas.

En cuanto a las hospitalizaciones, anteayer se produjeron 11 ingresos en planta y 4 en cuidados intensivos (UCI), así como 17 altas hospitalarias. Actualmente, hay 134 pacientes hospitalizados en planta con confirmación o sospecha de covid-19 y otros 53 permanecen en UCI. Esos 187 hospitalizados son la cifra más baja desde el 11 de octubre de 2020.

Además, ayer no se registró ningún deceso, con lo que la cifra de muertos por coronavirus en los últimos catorce días es de 11: la más baja desde el 7 de octubre del año pasado.

Compartir el artículo

stats