DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las claves de las colas para vacunarse en Gijón: un problema cultural que empeora con los récord

Las autoridades sanitarias han pedido que no se acuda con antelación a la cita

6

Otra jornada de colas para vacunarse en Gijón

Con más de una hora de antelación, como poco. Muchas de las personas citadas para vacunarse contra el coronavirus en el área V, vacunación que mayoritariamente se realiza en el Palacio de los Deportes de La Guía "Alfonso Suárez", no son puntuales con su cita. Pero lejos de serlo por defecto, lo son por exceso. O lo que es lo mismo, no llegan con retraso sino con antelación. Con mucha antelación.

Ese es uno de los grandes problemas que han detectado las autoridades sanitarias al respecto de la reiterada generación de colas que se producen en este punto de vacunación. Sólo en la última semana las largas, larguísimas colas, que se prolongaban desde la puerta del centro deportivo hasta las áreas de aparcamiento por detrás del Pueblo de Asturias, se han repetido casi todas las tardes, con la tensión que genera. Y eso tiene que ver con que esta semana, precisamente, Asturias va a completarla con el récord de vacunas puestas, según los datos del Sespa.

Hasta tal punto ocurre esa llegada adelantada que es habitual que se tengan que establecer dobles colas, e incluso triples, para que las personas que acuden a su hora no se vean perjudicadas por quienes llegan mucho antes. Hoy mismo, a primera hora de la mañana, ya había doble cola organizada.

Y teniendo en cuenta que las remesas de vacunas están llegando sin demoras al Principado y se va a intensificar el suministro en las próximas semanas, si los citados del área V no reconducen sus hábitos el problema de las colas puede seguir en los mimos términos que ha estado en las últimas semanas.

Así lo ha indicado hoy, en las inmediaciones del Palacio de Deportes de La Guía, Óscar Veiras, director de Salud Pública y Atención Sanitaria, quien descarta que se trate de un problema de organización o de citación saturada en las mismas horas. Veiras, que admitía que se ha interesado toda la semana por el problema, para que se detectara qué podía estar produciéndose, aseguraba que ha constatado que muchos citados llegan con demasiada antelación. De ahí que hiciera la petición expresa de que la población "acuda lo más puntual que pueda" a su hora de cita, para evitar el riesgo del contacto social que se puede generar en el tiempo de espera.

Y como apunte final, una constatación que hacen los sanitarios de la campaña de vacunas: el ansia del apresuramiento no es solo un hábito de la gente más mayor ya que esta semana, con mucha citación a población de 65 años y menos, se ha seguido dando la misma circunstancia.

"Será que con eso de que se puede llegar andando y dando un paseo, nadie calcula bien la hora", razonaba una perjudicada por la cola.

En lo que no está habiendo quejas en la rapidez de la vacunación, lo que al menos alivia la situación y no empeora las colas.

Compartir el artículo

stats