DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A 30 ya se anda el camino

Las villas y ciudades, muchas con trabajo adelantado ya hace años, aplican la reducción del límite de velocidad urbano que entró ayer en vigor: “Aquí ya estábamos acostumbrados”

Participantes en la bicicletada de Gijón para celebrar la nueva normativa, ayer, en la plaza de Europa. | Juan Plaza

Participantes en la bicicletada de Gijón para celebrar la nueva normativa, ayer, en la plaza de Europa. | Juan Plaza

Esta información ha sido elaborada por: Ch. NEIRA (Oviedo), I. PELÁEZ (Gijón), A. P. GION (Avilés), E. PELÁEZ (Langreo), S. ARIAS (Salas), A. FERNÁNDEZ (Cangas de Onís) y A. ILLESCAS (Siero)

Disminuir la siniestralidad en las vías urbanas asturianas, donde se registra el 39% de los accidentes de tráficos mortales, constituye el principal objetivo de la limitación a 30 kilómetros por hora en las calles con un solo carril por sentido que entró ayer en vigor. Las ciudades de la región ya llevan preparándose desde hace tiempo para echar el freno: “Muchas ya tenían extendidas las calles 30, algunas han tenido que cambiar alguna señalización o la modificarán, pero aquí ya estábamos acostumbrados a esta velocidad”, aseveró ayer la Jefa Provincial de Tráfico de Asturias, Raquel Casado, en el barrio avilesino de La Luz, el lugar elegido para la presentación de la nueva normativa.

En las vías donde no hay diferencia de altura entre la calzada y la acera, la velocidad máxima permitida es de 20 kilómetros por hora y, cuando hay dos o más carriles por sentido, 50 (en el caso de Avilés solo se mantendrá esta velocidad en las rondas de la ciudad y solo en las salidas, puesto que en los accesos ya estaba limitada a 30). “Se trata de conseguir ciudades más amables para los ciudadanos, en las que los peatones y los nuevos medios de movilidad sean realmente los dueños de la vía y los vehículos tengan su espacio pero respetando que todos debemos compartirlo en la ciudad”, añadió la responsable de Tráfico en Asturias. En 2019, el 53% de los accidentes con víctimas de Asturias se registró en vías urbanas.

Así se aplica el límite a 30 kilómetros hora en Asturias VÍDEO: Amor Domínguez/ FOTO: Luisma Murias

La modificación de la normativa de los límites en vía urbana llegó a Oviedo “con los deberes bastante hechos”. Así lo resumía ayer el inspector Emilio Alberto Fernández en el cruce de la calle Azcárraga a la altura del Campo de los Patos al recordar que buena parte de las calles ovetenses ya son zona 30 o 20 desde hace más de diez años. A lo largo de 2010 el Ayuntamiento puso en marcha un “Plan 30” que buscaba favorecer el uso de la bicicleta, estableciendo carriles limitados a 30 kilómetros por hora allí donde había más de un carril por sentido (aunque en este caso según la modificación podrían seguir a 50) y también en algunas calles de un único carril y sentido, como la próxima calle Postigo. Además, las zonas peatonales de Oviedo también están limitadas a 20 kilómetros por hora, y en uno y otro caso hay abundantes señales horizontales y verticales. El cruce desde el que hablaba el inspector Emilio Alberto Fernández sirvió ayer por la tarde para que 13 nuevos agentes que todavía no han jurado el cargo hicieran prácticas de regulación del tráfico e informaran también a los conductores de los nuevos límites.

En Gijón, donde también tenían muchos deberes hechos antes de la nueva norma, no todo fueron quejas y dudas. También hubo celebración de la nueva normativa de la mano de la plataforma Asturies con Bici, que se concentró en la plaza de Europa. Sus integrantes dieron unas pedaladas por la ciudad con una señal de 30 kilómetros dentro de un corazón rojo.

30 km/h. Desde el 11 de mayo es la velocidad máxima para las calles con un carril en cada sentido.

Nueva

normativa

de tráfico

50 km/h. Solo se mantiene el límite de velocidad de 50 kilómetros por hora en calles que cuenten con dos o más carriles por cada sentido.

20 km/h. Los coches no podrán ir a más de 20 kilómetros por hora en las calles en que la acera y la calzada estén a la misma altura.

Nueva normativa

de tráfico

30 km/h. Desde el 11 de mayo es la velocidad máxima para las calles con un carril en cada sentido.

50 km/h. Solo se mantiene el límite de velocidad de 50 kilómetros por hora en calles que cuenten con dos o más carriles por cada sentido.

20 km/h. Los coches no podrán ir a más de 20 kilómetros por hora en las calles en que la acera y la calzada estén a la misma altura.

30 km/h. Desde el 11 de mayo es la velocidad máxima para las calles con un carril en cada sentido.

Nueva

normativa

de tráfico

50 km/h. Solo se mantiene el límite de velocidad de 50 kilómetros por hora en calles que cuenten con dos o más carriles por cada sentido.

20 km/h. Los coches no podrán ir a más de 20 kilómetros por hora en las calles en que la acera y la calzada estén a la misma altura.

En Langreo, la Policía Local informará durante los próximos días de la entrada en vigor de los nuevos límites. En la primera jornada, los agentes se encontraron con que gran parte de los conductores conocen este cambio. También tienen previsto instalar algún control preventivo de velocidad. Ya se han instalado las señales de 30 kilómetros por hora en varios accesos a los distritos langreanos, como en la entrada en Ciaño desde El Entrego, en la salida del Corredor del Nalón hacia Les Pieces y en puntos de Lada, Barros y La Felguera. El resto se instalará en los próximos días. El Ayuntamiento de Mieres recurrió a las redes sociales para informar de la prohibición de superar los 30 kilómetros por hora en vías de un único carril por sentido de circulación. Esta limitación ya estaba en vigor en algunas calles. Ayer se acabó de señalizar en el municipio mierense y no se impuso ninguna sanción en las primeras horas.

Raquel Casado, ayer en el barrio avilesino de La Luz, entre los concejales Pelayo García y Raúl Marquínez. | M. V.

El cambio de normativa no tuvo ningún efecto en Noreña y Siero. Las placas que indican “velocidad máxima a 30 kilómetros/hora en el casco urbano” ya llevaban tiempo instaladas, puesto que ambos ayuntamientos ya habían optado por esta regulación.

En el caso de Cangas de Onís, donde hasta hace unos días el límite de velocidad estaba en 50 km/h, comenzaron ayer con los cambios. Operarios del ayuntamiento cangués fueron los encargados de instalar los indicadores. El resto de concejos del Oriente, y especialmente en sus localidades más pobladas, también se preparan para el cambio, aunque algunos ya tienen trabajo avanzado. En Llanes ya existe la limitación de velocidad en el casco urbano, con una calle adoquinada que cruza la localidad. El Ayuntamiento ha comenzado ya a cambiar la señalización en calles secundarias. Ribadesella ya dispone de los límites de 20 y 30 km/h en calles con aceras o compartidas por peatones y vehículos. Lo mismo ocurre en Colunga, donde la señalización indica los límites en el acceso a su capital, aunque desde el consistorio plantean ampliar las limitaciones antes del verano. En Parres también está en marcha el cambio de señalización tanto horizontal como vertical que se ejecutará en los próximos días.

Poco cambia el tráfico en la villa de Salas, cuyas calles del casco histórico, estrechas y con pavimento peatonal, ya obligan a circular a menos de 20 kilómetros por hora. Por si acaso, los agentes de la Policía Local hicieron ayer recordatorio a los conductores para advertir de los cambios a la espera de las señales que serán ubicadas en las entradas y salidas de las calles. “En el casco urbano, aunque aún no hemos recibido las nuevas señales, la gente pasa despacio por el propio adoquín”, explica la teniente de Alcalde, Ana Pérez Feito. En cuanto a las vías de doble sentido, como las circundantes al centro en el caso de Salas, tendrán la limitación de 30 kilómetros por hora que, también aseguran, ya se cumple en la práctica gracias a las bandas instaladas que obligan a frenar la marcha.

Compartir el artículo

stats