DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los pacientes claman por el fin de la telemedicina: "A mi yerno le dijeron que fuera apuntando sus dolencias en un papel"

El nuevo plan de funcionamiento de los centros de salud indica que cada médico atenderá a un máximo de 43 pacientes diarios, cifra que incluye los vistos en su domicilio

Los pacientes claman por la vuelta a la atención presencial en los centros de salud: "Hay más retrasos en las citas"

De aquí al 1 de junio comenzará el regreso a la presencialidad en los centros de Atención Primaria de Asturias, una vuelta paulatina y flexible para buscar el equilibrio entre la reapertura asistencial y las medidas de seguridad que impone el coronavirus. El nuevo plan de funcionamiento de los centros de salud indica que cada médico atenderá a un máximo de 43 pacientes diarios, cifra que incluye los vistos en su domicilio. El propósito es llegar a cumplir una media de ocho minutos de atención por persona pero todo lo que pueda resolverse por vía telemática seguirá haciéndose de la misma forma.

En este año de pandemia los usuarios de los centros de salud se han acostumbrado a la "telemedicina" pero ahora que el estado de alarma ha toca a su fin piden más flexibilidad en los centros de salud. "Llamé varias veces y siempre me atendieron bien pero eso no sustituye el cara a cara con el médico", apunta un paciente a las puertas del centro de salud de Otero. "Al final las citas se alargan porque primero te tienen que coger el teléfono y luego esperar la llamada para ver si puedes ir a consulta. Yo llevo más de una semana esperando para que miren una dureza que tengo en un pie", detalla otro usuario.

La demanda de información en la conversación con el médico ha llegado al punto de que algunos facultativos recomiendan a sus pacientes que apunten todo en un papel para que no se les olvide nada cuando tengan una cita. "A mi yerno en Gijón le dijeron que fuera anotando sus dolencias. Hoy irá con la lista al centro de salud", explica la ovetense Carmen Fernández.

José Juan García y su hijo Nicolás, ayer, en el exterior de las instalaciones del centro de salud Mieres Sur D.M.

División de valoraciones: del “llega tarde” de unos al “no hemos tenido queja” de otros

"Nunca se tenía que haber llegado a la teleconsulta. Que se recupere la atención presencial es una medida que llega tarde, y que no termina con la telemedicina. Pero bienvenida sea”, sentenció ayer Arístides Escudero, un vecino de Corvera que en septiembre del año pasado impulsó una campaña a través de redes sociales para urgir consultas presenciales en los centros de salud. Su iniciativa fue seguida por decenas de personas en diferentes centros de salud, especialmente en Las Vegas (Corvera) y La Luz (Avilés). Ahora aplaude que se incremente la atención y se favorezca la accesibilidad de la población a los centros, aunque reitera: “Llega tarde”.

En el área sanitaria avilesina son tantos los que claman por ver al médico cara a cara como los que están satisfechos con el modelo de atención actual: “Yo, por fortuna, vengo poco al médico, y no noto apenas diferencia con cómo era la atención antes de la pandemia”, decía el joven Adrián García, de 20, a la salida del centro de salud de Llano Ponte, donde recibió la vacuna para la picadura de avispa asiática. El padre de un crío, paciente de pediatría, apuntaba: “En estos meses hemos tenido que llamar muchas veces por cosas de niños. Siempre me cogieron el teléfono, tal vez no a la primera, pero me atendieron. Y cuando la pediatra consideró que tenía que verlo nos mandó venir, así que no tenemos queja”, dijo.

No sé si la intención es que todos nos vayamos a un especialista privado. Yo me lo estoy pensando

decoration

En Gijón, el nuevo plan de atención primaria llega en plena campaña de manifestaciones convocada por la federación vecinal para exigir, además de un incremento inmediato de la presencialidad, la reapertura de los siete centros de atención continuada –urgencias en horario de tarde– que se cerraron durante la pandemia para poder reagrupar al personal sanitario y establecer circuitos covid. Ayer, del céntrico ambulatorio de Puerta la Villa los pacientes entraban y salían por lento goteo. “Por un análisis de orina voy a tener que esperar al día 25. Tengo fibromialgia y cuesta mucho que te vean. No sé si la intención es que todos nos vayamos a un especialista privado. Yo me lo estoy pensando”, lamentaba a la salida una de las pacientes. “El contacto debería ser más directo, todos estamos con mascarilla y los sanitarios están vacunados. Yo estoy en rehabilitación y estoy deseando volver a lo de antes o a algo mejor, porque antes también había muchos retrasos en las citas”, señaló otro usuario.

El centro de salud Mieres Sur presta servicio de consulta en atención primaria a una población de casi 13.000 personas. La inmensa mayoría lleva más de un año sin visitar las instalaciones. Juan Álvarez pudo ayer pasar consulta presencial: “Se hace raro después de tanto tiempo, pero es un paso importante hacia la normalización”. El joven Nicolás García acudió también al centro para ser tratado de una quemadura en su pierna derecha que se hizo jugando al fútbol: “Llevo dos días sin apenas poder dormir y, al menos, me han podido vendar la zona para protegerla”, explica este delantero del Ujo en categoría cadete.

Compartir el artículo

stats