DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Me quedo en el pueblo

Somiedo también es cervecero

Kike Flores, que hace años llegó junto a su mujer a Asturias tras dejar atrás Barcelona para vivir en el medio rural, elaboró sus primeras cervezas artesanales en Las Regueras, local que dejaron cuando se le quedó pequeño al incrementarse la demanda de su producto

Somiedo también es cervecero | KIKE FLORES, EN EL FUTURO AGROBAR. 
A. PAREDES

Somiedo también es cervecero | KIKE FLORES, EN EL FUTURO AGROBAR. A. PAREDES

En la puerta acristalada de un bajo comercial, en Pola de Somiedo, se puede leer: “ ¿Esto que ye? Hoy un espacio siempre en construcción. En abril, una tiendina con productos de cercanía. En mayo, una escuelina con talleres (yoga, carpintería, costura y mucho más) y en junio, fábrica de cerveza artesana”. Y todo ello en un agrobar, un proyecto del que uno de sus tres socios es Daniel Suárez Sánchez, presidente de la startup (empresa emergente) Zapiens, quien el año pasado se trasladó a vivir definitivamente a Caunedo desde donde la dirige, además de ser el presidente de la Asociación de Emprendimiento Rural de Somiedo y director de Freehouse Somiedo, donde se fomenta el emprendimiento contra la despoblación rural, a través de la creación de empleo, la formación y el intercambio de conocimiento.

El espacio donde se abrirá, entre otras cosas, el agrobar y la fábrica de cerveza, en Pola de Somiedo. Ana Paz Paredes

Kike Flores, maestro cervecero, es una de las personas que optó por Somiedo motivado por esta oferta formativa y de experiencia emprendedora en el medio rural. Tal es así que el próximo mes de junio pondrá en marcha su fábrica de cerveza en la capital somedana. Este empezó a elaborar cerveza años atrás cuando junto a su mujer, Isabel Haro, dejaron Barcelona para instalarse en Las Regueras. Allí fue donde nació su marca de cerveza artesanal Dai. Desde entonces hasta hoy ya han elaborado 15 tipos diferentes de cerveza artesanal.

Kike Flores con sus cervezas en el futuro agrobar y fábrica. Ana Paz Paredes

“De Las Regueras nos fuimos en su día porque empezamos a elaborar y tuvimos tanta aceptación que se nos quedó pequeño”, señala Flores, quien añade que, si ahora están a las puerta de abrir su fábrica en Somiedo fue gracias a la llamada de Daniel Suárez para incorporarse al proyecto en Freehouse Somiedo. “Él nos conocía desde hace tiempo y nos habló del proyecto que tenía en mente. Nos encajó y aquí estamos. De momento estamos viviendo en Grado, pero en breve ya nos incorporaremos al coliving en la casa de Caudeno. Yo me seguiré dedicando, como hasta ahora, a la fabricación de la cerveza artesanal, mientras que Isabel quiere centrarse en la cría de gochu asturcelta, algo para lo que se está asesorando y aprendiendo con ganaderos especializados”, explicó Flores.

Kike Flores, en otro rincón del local que se está habilitando, entre otras actividades, para elaborar cerveza. Ana Paz Paredes

Desde que hace algo más de cuatro años se establecieron en el medio rural asturiano, dejando atrás la ciudad, se han mostrado satisfechos de la decisión tomada. Ya por aquel entonces Isabel lo explicaba con claridad meridiana: “Teníamos claras muchas cosas, que queríamos dejar Barcelona, que queríamos hacer cerveza y que queríamos vivir tranquilos en un pueblo de Asturias el resto de nuestra vida. Estamos ilusionados con la vida que llevamos”, dijo.

Flores es un enamorado de su profesión, así como de vivir en el medio rural y en contacto con la naturaleza. “Nosotros hacemos un producto lo más natural posible, una cerveza sin aditivos ni añadidos de ningún tipo. Nosotros no solo vendemos en Asturias, también distribuimos por el resto de España. En Madrid y en Extremadura tiene bastante demanda y, si todo sale bien, tal y como esperamos, contamos también con que nuestra cerveza se venda en Inglaterra”, comentó el maestro cervecero quien, cuando echa una mirada atrás y piensa en Barcelona, afirma que “lo único que echo de menos de allí es a mi hijo”.

Kike Flores, en el local que se está habilitando en Somiedo como agrobar, centro de actividades y fábrica de cerveza. Ana Paz Paredes

Para él la producción de cerveza artesanal en Asturias tiene, además de presente, futuro. En este sentido aclara, a la hora de pensar en emprender en el medio rural, que “existen muchos oficios hoy en día, con independencia de la ganadería y la agricultura, es decir, el sector primario, que se pueden ejercer en los pueblos. Lo que si es necesario es incorporarse al campo con un proyecto que te permita subsistir y conocer, previamente, un estudio de viabilidad”, señaló.

Compartir el artículo

stats